¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Jueves, 13 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

La compra de vehículos blindados y antidisturbios del ministerio del Interior del Perú en la recta final

En los próximos días, el Ministerio del Interior del Perú, a través de la  Oficina General de Administración y Finanzas, deberá definir que empresas suministraran los 56 Vehículos Blindados Multipropósito (4x4) y 43 Motobombas Antidisturbios (4x4 y 6x4) que se prevé adquirir para la Policía Nacional.

El plazo de la presentación de las propuestas técnico-económicas, las denominadas como “expresiones de interés”, venció el pasado  7 de noviembre. La adquisición, que se cifra en unos 40 millones de dólares, se realiza en la modalidad “Estado a Estado”, definida por la Directiva N° 05-2018 “Procedimiento para las Contrataciones del Sector Interior” del 27 de diciembre de 2018. De acuerdo al cronograma, las propuestas técnico-económicas deberán ser evaluadas y calificadas, designando un ganador en el más breve plazo, a fin de iniciar las negociaciones y suscribir el contrato antes de finalizar el año.

Los postulantes

Información recabada por defensa.com da cuenta que al proceso de adquisición de los 56 Vehículos Blindados Multipropósito (4x4) presentaron sus “expresiones de interés” las empresas Armor International (Colombia) con el Hunter TR12, Daejei Precision & Industries Ltd. (Corea del Sur) con el Promoter DAPC-2, Gaia Behri Ltd. (Israel) con el Thunder, Plasan Sasa Ltd. (Israel) con el Sandcat y Streit Group (Emiratos Árabes) con el Spartan-MAV.

Por su parte al proceso de adquisición de los 43 Motobombas Antidisturbios (4x4 y 6x4) se presentaron únicamente Beit Alfa Technologies Ltd. y Shladot Ltd. de Israel y Streit Group. No faltaron, como era de esperar, comentarios  cuestionando la participación de las empresas israelíes aduciendo que de ganar no podrían cumplir con el contrato debido a situación de Conflicto en Israel. Al respecto, transcendió que la Embajada Israelí en Lima habría informado oficialmente que a pesar de esa situación, el gobierno israelí respalda a las empresas participantes, garantizando la entrega de los vehículos.

El “Programa de Mejoramiento del Servicio de Control de Disturbios Civiles a Nivel Nacional”, código N° 2251056, iniciado en 2019, no ha estado exento de controversia debido no solo a deficientes estudios de mercado por parte de la Policía Nacional y de la OGA sino al reformulamiento, no se sabe con qué criterio,  de los Requerimientos Técnicos Mínimos (RTM) en al menos tres ocasiones. Los RTM, especialmente los de los Vehículos Blindados Multipropósito (4x4),  presentan, como advertimos previamente, múltiples modificaciones e incongruencias.

Así por ejemplo, se cambió – sin sustento técnico alguno -  la potencia del motor, reduciéndola de “mayor a 300 HP” a un “mínimo de 280 HP”, y la capacidad de transporte de personal, elevándola de 10 a 12 efectivos, algo poco práctico que requeriría de un vehículo reconfigurado o de mayores dimensiones.

Otro aspecto controversial se refería al Sistema de Video Vigilancia NVR (Network Video Record), que dotará tanto a los blindados (4x4) como a las motobombas (4x4 y 6x4) - y al software de gestión (VMS), así como a su integración, vía internet, a la Central de Emergencia 105, Centros de Monitoreo de la Policía Nacional y al Sistema de Emergencias, pues se exigía que se configurado y probado en fabrica, cuando debería ser realizado a nivel local considerando las capacidades de la red de datos de la Policía Nacional y del servicio de internet.

Finalmente, se cuestionó seriamente la inclusión en las RTM de un Programa de Compensaciones Sociales e Industriales (Offset), que exige la instalación de una planta de ensamblaje en Lima, sin considerar que su construcción, puesta en funcionamiento y adecuación tomará demasiado tiempo, afectando los plazos de entrega, y más importante aún, encarecerá los costos finales de los vehículos.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.