Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Antonov pone de garantía de un préstamo todos los An-178, incluyendo el destinado a Perú, su única venta

La entidad financiera Ukrgasbank otorgó el 2 junio a la empresa estatal Antonov, integrada en la corporación Ukroboronprom, un crédito en el que el prototipo del An-178, los 5 aviones de este tipo que están en construcción (incluso el único vendido, que es el de la Policía Nacional del Perú) y en el único An-132D sin la garantía, de cara a proseguir los trabajos en ellos, que se definen como experimentales en la formalización de esa operación.

 

En concreto se trata del An-132D con número de serie 001, matriculado como UR-EXP y fabricado en 2015, con un valor de cara a la garantía de 25,7 millones de euros, que está en condición plenamente funcional, pudiendo volar; el An-178 con número de serie 001, matriculado como UR-EXK y fabricado en 2017, valorado en 28,3 millones de euros, que se encuentra en proceso de revisión y sustitución de los componentes rusos, por lo que se encuentra desmontado y no puede volar; y los An-178 con números de serie 006 al 010, con valor de la garantía de 4,41 millones (dado su escaso nivel de terminación), incluido el que se encuentran en construcción para Perú, que es el único ejemplar vendido, aunque del que no se ha cobrado nada del comprador, pues el vendedor ha sido incapaz hasta el momento de formalizar la pertinente carta de garantía con un banco peruano.

 

Todas esas cantidades con sin IVA y los correspondientes contratos son válidos hasta el 23 de enero de 2022. Esas siete aeronaves son objeto de prenda, definiéndolos como bienes en circulación, al ser objetos de obra en curso. Gracias a esta operación se ha sabido a qué afectan a  la sustitución de componentes rusos en los aviones con números de serie 006 a 010, información que desmiente que el 006, destinado a la Policía Nacional del Perú, fuera el sexto An-178 que se iba a producir. Se trata del segundo (el primero es el único prototipo), como hemos mantenido siempre, ya que los seriales 002 a 005 no están asignados a ningún aparato. Se reconoce así la falsedad de las afirmaciones del embajador de Ucrania en Perú, de un presunto extraño intermediario español en esa operación y de directivos de las empresas ucranianas involucradas en diversos medios de comunicación

 

También, por primera vez, se ha tenido conocimiento de un listado genérico de los principales sistemas y equipos rusos que se tienen que remplazar en los An-178, al no poder acceder a esas fuentes originales: de comunicaciones, de suministro de potencia, interiores de la cabina, registro y visualización, iluminación, de pilotos y navegación, visualización, contra incendios, de combustible, unidad de potencia auxiliar, gestión de motores; indicaciones de aceite y de arranque de los propulsores, control, diagnóstico, aire acondicionado, aire-oxígeno, preparación de aire, antihielo, puertas, escotillas, cristales, hidráulica y lo que definen como chasis, dando idea de la ardua y difícil tarea, cuya aeronavegabilidad debe ser validada a efectos de seguridad, sin que esté ni un solo ejemplar con todo esto integrado y con el único ejemplar vendido, el peruano que se acerca dramáticamente a la fecha contractual de entrega, encima con ese avión en construcción que figura como garantía de un préstamo al propio fabricante.

 

Ningún avión puede volar

Más sorprendente todavía es que se acuerda que durante el período de vigencia de la cobertura del seguro, hasta el 31 de marzo de 2021, el prototipo del An-178, no realizará ningún vuelo, ni siquiera rodaje, y no se moverán fuera del Taller n° 3 de Antonov en Kiev, con lo cual no se podrán realizar los ensayos en vuelo de cara a los cambios en los componentes rusos destinados al avión peruano, que suponen 21,069 millones de dólares en la actualización. Comprenden 1,212 millones de materias primas y materiales, 7,495 millones de piezas y componentes comprados y 3,081 millones de un fondo para nóminas.

 

En el otoño de 2018, Antonov ya había celebrado un acuerdo con Ukrgasbank para abrir una línea de crédito renovable por un período de 19,2 millones de euros, comprometiendo como garantía las aeronaves citadas. Las informaciones procedentes de Ucrania revelan que al 1 de junio el An-178 con número de serie 006 (destinado al único cliente existente, de un solo ejemplar) estaba al 39, 4 por ciento de avance en su construcción; el 007 al 30,6; el 008 al 25,1; el 009 al 19,2; y el 010 al 13,40.

 

Un aspecto derivado es que se reconoce que los otros 4 aviones que están en producción no tienen comprador, al reconocer que su terminación no está actualmente planificada, hasta que se alcancen nuevos contratos de suministro, reconociendo así que mintió ante la televisión peruana el español Jaime Abrisqueta que respondió como representante de Antonov (aunque su extraño papel en este negocio no ha podido ser confirmado) a las preguntas de un programa de máxima audiencia de la televisión peruana, generando su intervención en este asunto graves dudas; y del embajador ucraniano en Lima, así como la entrevista de carácter publicitario que publicó un medio ‘online’ español y que el intermediario de esta operación se encargó de difundir a otros medios.

 

Para complicar todavía más las cosas, el director de Aviación Policial, General Alfredo Vildoso Rojas, fue detenido por efectivos de la Dirección de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (DIVIAC) por disposición de la Fiscalía Anticorrupción del Callao, que viene investigando la irregular compra de 24.000 mascarillas y equipos de bioseguridad para combatir la pandemia. Se da la circunstancia de que Vildoso es uno de los firmantes de la adquisición del An-178. Además, fueron detenidos el jefe de la División de Seguridad Aérea, comandante Oscar Arones Canova; el de Logística, comandante Omar Romel Puente Auccapoma; y el de Contrataciones, alférez Pool Jhansen Olortegui Yauli, así como el ex jefe de Logística, teniente Leonardo  David  Oblitas  Bozovich  y  el  abogado  Miguel Eduardo Vásquez Neyra.

 

Trascendió que están pendientes las detenciones del jefe del Almacén General, mayor Jesús Ernesto Benancio Cisneros; la abogada Luisa Fabiola Carrillo Vásquez y de Patrick Alonzo Oblitas Bozovich. Las detenciones, de carácter preliminar y que regirán por quince días, estuvieron a cargo del fiscal provincial Francisco Alarcón Solís y forman parte de la investigación por la irregular adquisición y comprende cargos por delitos de organización criminal, colusión agravada, exposición al peligro de persona dependiente, obstrucción a la justicia y falsedad ideológica.

 

De acuerdo a la investigación fiscal, los implicados participaron en un plan orientado a favorecer a la empresa Ka’llison Perú, otorgándole contratos cifrado en poco más de 700.000 dólares para el suministro de mascarillas N-95, que no reunían las condiciones mínimas de protección, y equipos de bioseguridad. Las mascarillas habrían sido en realidad adquiridas a Bozovich y Asociados Safety, cuyos socios principales son el teniente Leonardo Oblitas Bozovich (actualmente detenido) y su hermano Patrick Oblitas.

 

Conflicto político y laboral

En este caluroso verano de cuarentena en Kiev, no solo en términos de indicadores climáticos, asomaron la cabeza elementos anarquistas que pusieron a prueba la vigilancia de la Policía Nacional, con explosiones de artefactos ​​en lugares concurridos y toma de rehenes. Un comentarista local afirmaba que estos casos extraordinarios parecen el prólogo de algo más serio y en este contexto la amenaza de destrucción de lo que queda de producción de alta tecnología en Ucrania pasó a un segundo plano.

 

Como ya informamos, se nombró un nuevo responsable de Antonov. El 9 de junio, el director de Ukroboronprom destituyó a Oleksandr Donets, presidente de la empresa, y nombró en funciones a Alexander Los, que era el vicepresidente de Diseño, como resultado de una auditoría que reveló una gestión ineficaz, uso indebido de bienes del Estado, abusos y violaciones que podrían generar pérdidas significativas y causar daños importantes a la reputación de la firma. En respuesta a esta decisión, la plantilla de Antonov se dirigió al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, acusando a la Dirección de Ukroboronprom de un intento de detener las actividades de la empresa.

 

Los empleados exigieron que se mantuviera a Donets en su puesto y retiraran a Antonov del control del director general de Ukroboronprom, Aivaras Abromavichus. El 15 de junio, abogados de Antonov informaron que el Tribunal Administrativo del Distrito de Kiev suspendió la decisión del responsable de Ukroboronprom de destituir al presidente, lo cual no impidió que Abromavichus volviera a firmar la orden de destituir a Donets de su cargo, citando la ausencia de una decisión judicial.

 

A su vez, el 22 de junio, el sindicato Antonov presentó una demanda para anular la resolución del Gabinete de Ministros de Arseniy Yatsenyuk de fecha 31 de marzo de 2015 sobre la transferencia de la empresa estatal a Ukroboronprom, al considerarla ilegal, pero la retiró al día siguiente; y Donets, publicó una carta en la que intentó explicar su posición, retirando la reclamación para invalidar su despido.

 

La decisión de destituirle se produjo tras un intercambio público de comunicados sobre la implementación del contrato para el suministro de la aeronave An-178 al Ministerio del Interior de Perú. El principal problema para cumplir con este contrato está en la falta de un modelo de producción en serie de la aeronave.  De hecho, al comprador se le vendió un proyecto que no pasó las pruebas y ni la certificación, ni se conoce el tiempo promedio entre fallos, o MTBF (Mean Time Between Failures), como ocirre con los primeros ejemplares de serie de nuevas tecnologías.

 

La Policía peruana, consciente de la situación

El Ministerio del Interior del Perú era muy consciente de este hecho, por lo que el contrato entre el comprador y el vendedor, representado por la empresa estatal Spetstechnoexport, contenía obligaciones del proveedor tales como asegurar la operación de unidades y sistemas durante varios miles de horas de vuelo. Spetstechnoexport se ha comprometido a eliminar de forma rápida y gratuita todos los fallos técnicos. No es difícil adivinar el desastre económico que esto va a suponer.

 

Desde principios de año, Antonov ha estado informando de diversas formas que no ha recibido pagos por adelantado de Perú pen relación al An-178, aunque sin mencionar que se debe a que la carta de garantía que exigen las autoridades de la nación sudamericana contractualmente quisieron formalizarla, extrañamente, a través de un pequeño banco español –de donde es ciudadano el presunto intermediario de la operación citado. También es insólito que se defina este negocio como un acuerdo de Gobierno a Gobierno, algo que se cae por su propio peso, pues el signatario por el lado ucraniano es una empresa estatal y no un Ministerio que avale ese tipo de operación.

 

Además, los gestores del consorcio estatal ucraniano Ukroboronprom esperaban al menos 1,5 millones de dólares millones de Antonov, como contribución anual a sus actividades. Tras los informes de los nuevos responsables del consorcio estatal en relación a los salarios, 5.000 a 8.000 dólares mensuales, las empresas que transfirieron parte de los beneficios para el mantenimiento de Ukroboronprom, naturalmente, ardían de deseos de mejorar aún más los ingresos. y la vida de 11 subdirectores generales del consorcio y de su personal. Así, Antonov rehusó transferir su contribución correspondiente a 2019, aludiendo a la necesidad de financiar los trabajos de investigación y desarrollo en relación al An-178, incluyendo el plan de sustitución de los componentes importados de Rusia. Como respuesta.

 

Ukroboronprom no aprobó el plan financiero de la empresa para 2020. A esto le siguieron decisiones personales sobre Donets, una clarificación pública de las relaciones y una negativa del presidente de Antonov de las reclamaciones contra la gestión de la empresa. El director general de Ukroboronprom, a su vez, obvió las violaciones financieras de Donets, que tenían signos de un delito y los pagos, que el jefe acumuló para sí mismo, siguiendo el ejemplo de cómo se hacía antiguamente. Por ejemplo, el monto de la prima por un año superó los 50.000 dólares. Mientras las partes se encontraban en esa fase candente de confrontación administrativa, el colectivo laboral de la empresa estatal participó activamente en la protección de las posiciones de Donets.

 

En particular, como mencionamos anteriormente, el sindicato de Antonov presentó una demanda para revocar la decisión del Gabinete de Ministros de Ucrania de transferir la empresa de propiedad estatal a Ukroboronprom. Un mensaje legal de este tipo, si se aplica con éxito, abre la puerta a la libertad para el resto del consorcio, que tampoco es probable que esté encantada con los directivos actuales y la política económica de Ukroboronprom. Además del citado, representantes del sindicato de trabajadores de la industria de la construcción de aviones formalizaron el requerimiento de que las empresas de fabrcación de aeronaves abandonaran el consorcio.

 

Permanente conflicto

El congreso se celebró en Kharkov y, como era de esperar, los representantes del grupo estatal no participaron, aunque fueron invitados. El resultado es que las demandas de los trabajadores de la industria no fueron escuchadas. La industria aeronáutica no saldrá de la órbita de Ukroboronprom por decisión judicial. Para eliminar la superestructura sobre las empresas, que, además de consumir los recursos que no ha ganado, no hace nada más, se necesita la voluntad, la independencia y la decisión política del poder supremo de Ucrania. Pero aún no se ha observado ni un solo signo de tal impulso. Más bien, por el contrario, se están destruyendo los centros de producción de alta tecnología. Un experto ucraniano pensó que Antonov todavía vive de fantasías –y más hoy con la crisis del 737 MAX y la pandemia- sobre contratos con Boeing, pero en realidad, de Ucrania cualquier fabricante global necesita en el mejor de los casos una docena de especialistas capacitados dispuestos a trabajar por poco dinero.

 

El resultado de la confrontación de junio fue el desarrollo de un proyecto de ley sobre los aspectos específicos de los integrantes en Ukroboronprom, lo que reduce el papel del Estado en la gestión de sus activos. En lugar de designar a los directivos del consorcio por decreto presidencial, los asuntos de personal serán decididos por el Conejo de Administración, junto con la Junta de Supervisión, en la que todos están representados, excepto los especialistas interesados en el desarrollo de la industria ucraniana. La venta de las empresas pertenecientes al consorcio se llevará a cabo sin tener en cuenta los intereses del Estado. El primer caso de lo que ocurrirá en un futuro cercano ya existe.

 

En junio, Ukroboronprom permitió la venta de las instalaciones de la planta de Radar de Kiev, ubicada en la zona central de la capital ucraniana. Junto con los planes de desarrollo, el comprador logrará una relación con los militares y los restos de la producción de equipos todavía únicos. Quizás no verá los equipos de cerca, ya que es posible que se envíen a un punto de recogida de chatarra. Antonov" probablemente necesita prepararse para repetir el destino de Rada". Una de las explicaciones por las que Abromavichus decidió despedir a Donets son las numerosas publicaciones sobre planes para trasladarla del prestigioso barrio dormitorio de la capital a la zona del aeródromo de Gostomel. La parcela a ser desocupada está tradicionalmente sujeta a desarrollos inmobiliarios de élite. Y en este proyecto, Abromavicius tiene su propio gran interés.

 

Por cierto, este ciudadano lituano no ocultó sus planes de desalojar los restos de la industria de defensa fuera de Kiev. En una de sus numerosas entrevistas hace más de un año, Abromavichus dijo que no es apropiado que los fabricantes de maquinaria se asienten en los distritos centrales de Kiev, si pueden hacer lo mismo en los suburbios de la capital. Y la empresa estatal Antonov siguió siendo una de las pocas empresas de ingeniería mecánica en funcionamiento ubicadas en terrenos muy costosos: grandes áreas en una zona prestigiosa de Kiev, evitando reubicarse.

 

Además, han pasado cinco años desde que la compañía dejó de producir nuevos aviones, debido a la falta de un esquema de sustitución de importaciones para componentes y ensamblajes de fabricación rusa. Este esquema, por cierto, fue prometido por Abromavicius, cuando era ministro de Desarrollo Económico y Comercio en 2014 y se suponía que sería creado por su mano derecha en el Departamento, Ruslan Korzh, que actualmente está en el consorcio. A juzgar por la falta de resultados, nadie pensó en crear un esquema, pero originalmente se planeó detener el trabajo de la empresa bajo la consigna de romper la cooperación con el agresor.

 

Aquellas áreas que aportan dinero a Antonov (apoyo al diseño de aviones y la operación de An-124 transportando cargas voluminosas) podrán resistir la situación y continuarán aportando dinero a todos los participantes de la cadena. Los nombres de los ejecutivos de Antonov no son importantes en este asunto, así como el lugar donde se llevará a cabo el mantenimiento de los aviones aún en vuelo de la famosa marca. Anteriormente se informó que Ukroboronprom espera que en 2021 el Ejército y la Policía ucranianos compren al menos 2 An-178.

 

Fotografía: El prototipo del An-178 está desmontado y necesita la sustitución de todos los equipos y componentes rusos.


El prototipo del An-178 deberá persmanecer en su hangar, sin volar ni rodar, como garantía de un crédito.


El presidente interrino de Antonov, celebró un sorprendente acto para mostrar el An-178 peruano, con un niivel escaso de equipamiento, lo que demuestra que queda mucho trabajo por delante, pruebas y certificaciones.


El único ejemplar del An.178 vendido en el mudno, a Perú, avanza lentamente en su construcción y todavía no ha recibido equipos, que tienen que ser integrados antes en el prototipo, verificar su funcionamiento y certificarlos. Le pusieron para mostrarlo a la opinión pública un adhesivo en blanco y negro de la Aviación Policial persuana.


El director de la Aviación Policial peruana, general Alfredo Vildoso Rojas, fue detenido en el ejercicio de su cargo por presunta corrupción.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.