Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Ya son 69 las aeronaves con cocaína interceptadas por la Fuerza Aérea Mexicana

La intensidad y número creciente de tormentas tropicales y huracanes en el mar Caribe obliga al narco a cambiar de sitio su “mercancía”. Si el mal tiempo impide la llegada de lanchas rápidas, siempre queda el recurso de los envíos por aire para que la droga llegue a su destino o lo más cerca posible y las costas mexicanas no han dejado de ser nunca objetivo de los cárteles sudamericanos para lograrlo.

No en balde las cifras de aseguramiento de cocaína registradas por el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador van al alza, con 69 intercepciones y decomisos en casi dos años de gobierno. En este periodo, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) ha contabilizado junto con las 69 intercepciones, el aseguramiento de 11.396 kilogramos de cocaína cargada en las aeronaves que han sido obligadas a descender o han sido halladas sin tripulación, pero con la droga abandonada. 

A esta numeralia se suman más de 2 toneladas de metanfetamina y casi 300 mil pastillas de fentanilo, la droga más cara de todas y la más buscada y peleada en el mercado del narcotráfico en México.  El pasado 24 de octubre soldados del Ejército Mexicano aseguraron un cargamento de poco más de 21 kilos de fentanilo que estaban ocultos en maletas deportivas. El decomiso, según cálculos de la SEDENA, dejó fuera de las calles droga que hubiera dejado ganancias por un monto de unos 7 millones de euros.  

Estos cálculos darían como resultado que un kilo de fentanilo ya procesado y listo para su venta y uso alcanza en México un precio de unos 8,2 millones de pesos (alrededor de 318 mil 983 euros). 

El 26 de octubre, la SEDENA aseguró la aeronave número 69 cargada con droga, procedente de Sudamérica. Un jet ejecutivo Hawker 800 con matrícula mexicana fue detectado por los radares del Sistema Integral de Vigilancia Aérea (SIVA) de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) uy obligado a descender en un aeropuerto civil. 

El aparato traías un cargamento de tonelada y media de cocaína, cuyo valor comercial hubiera rebasado los 390 millones de pesos (alrededor de 15 millones 208 mil 769 euros). 

La intercepción y aseguramiento ocurrieron en Chetumal, Quintana Roo, donde tropas de la 34 Zona Militar del Ejército Mexicano detuvieron al piloto de un jet Hawker 800 que fue obligado a aterrizar en el Aeropuerto Internacional de esa ciudad luego de ser identificado por los radares del SIVA de la Fuerza Aérea Mexicana. 

El Hawker 800, que llevaba matrícula mexicana –XB-RCF– fue detectado y perseguido por aviones T-6C Texan y por plataformas aéreas Embraer-145 que lograron obligarlo a descender en Chetumal, en donde las tropas ya habían ocupado y bloqueado las posibles pistas de aterrizaje del aparato. 

La droga decomisada hubiera alcanzado un valor de más de 390 millones de pesos si se hubiera comercializado, explicó la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en un comunicado. 

La secretaría informó sobre el aseguramiento del aparato Hawker matrícula XB-RCF (Extra Bravo-Romeo Coca Foxtrot) piloteado por un hombre de nacionalidad extranjera que se vio obligado a aterrizar en Chetumal, Quintana Roo, tras ser perseguido por aeronaves militares cuando se acercaba a las costas de la entidad. 

El Hawker fue identificado como aeronave sospechosa por los radares del Sistema Integral de Vigilancia aérea (SIVA) de la FAM, dando la alerta a las tropas de la 34 Zona Militar de Chetumal para ubicar el aterrizaje de la aeronave, que se vio obligada a bajar en el Aeropuerto Internacional de Chetumal, en donde su ocupante y el cargamento fueron asegurados por los soldados. 

La SEDENA explicó que como parte del procedimiento de vigilancia y protección del espacio aéreo, los radares del Sistema Integral de Vigilancia Aérea de la Secretaría detectaron un vuelo sospechoso procedente de Sudamérica, por lo que se activaron las unidades de interceptación aérea, las plataformas de vigilancia aérea y las fuerzas de reacción terrestres y aerotransportadas en la frontera sur de país.  

En el seguimiento se pudo establecer que la aeronave ilícita inició su descenso en el estado de Quintana Roo, por lo que tropas jurisdiccionadas a la 34/a. Zona Militar, activaron la ocupación de pistas y áreas de probable aterrizaje, lo que motivó que la aeronave realizara su descenso en el Aeropuerto Internacional de Chetumal, Q. Roo, lugar donde se aseguró lo siguiente:  

· Un civil con pasaporte extranjero, quien manifestó ser el piloto de la aeronave, quien cuenta con antecedentes delictivos.  

· Un avión Hawker Mat. XB-RCF, con No. de serie 258051 (estatus vigente).  

· 54 paquetes conteniendo una sustancia con características propias de la cocaína, con un peso aproximado de una tonelada y media. 

Lo asegurado, detalló la SEDENA, “tendría un precio estimado en el mercado norteamericano de 392, 8 millones de pesos. El detenido y lo asegurado fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes, quedando pendiente el dictamen químico y peso oficial.  

En la presente administración, mediante el Sistema Integral de Vigilancia Aérea de la SEDENA, se han logrado diversos aseguramientos entre los que destacan:  

· 69 Aeronaves ilícitas.  

· 11 Toneladas 395 kilogramos de cocaína.  

· 2,191 Kilogramos de metanfetamina.  

· 298,775 Pastillas de Fentanilo.  

Este es el quinto vuelo ilícito con droga que es interceptado y asegurado por las fuerzas armadas mexicanas en la Península de Yucatán en los últimos tres meses. Tres de los vuelos más recientes tenían matrícula mexicana y venían de Venezuela y Guatemala. (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.