Martes, 28 de junio de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

La venta al narco de armas y uniformes por los propios marinos de la Armada de México

La Armada de México ha dado de baja inmediata a varios marinos  por haber vendido equipo militar a integrantes de cárteles del narcotráfico, material que incluye desde armas de fuego y cascos hasta chalecos tácticos, chalecos balísticos y uniformes completos.

El secretario de la Armada, el almirante Rafael Ojeda Durán, aceptó que esta problemática subsiste en las filas de la institución, aseguró que ha sido detectada y los responsables han sido dados de baja de inmediato pero reveló también que los responsables de estos delitos no han sido acusados penalmente ante las autoridades federales correspondientes (en este caso, la Fiscalía General de la República, FGR) porque “meterlos a la cárcel es muy difícil”. 

Así lo declaraba en la conferencia de prensa mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador en Santa María Huatulco, Oaxaca, a donde el mandatario fue a supervisar la aplicación del Plan DN-III-E y del Plan Marina para casos de desastre activados por el paso del huracán Agatha. 

Durante la conferencia un reportero preguntó al Presidente acerca de una nota publicada en su periódico en la que se abordaba el problema del aseguramiento creciente de chalecos antibala y chalecos tácticos en poder de cárteles de la droga que en muchas ocasiones llevan los logotipos del Ejército y la Armada de México.

Mercado libre de material militar

El primero en contestar fue el secretario de la Defensa Nacional (SEDENA), el general Luis Cresencio Sandoval, quien aceptó que el problema existe, porque es muy fácil acceder a todo ese material.  “Hay una facilidad de la delincuencia para adquirir los equipos tácticos. En la actualidad hay muchos lugares donde se venden, desde protección de rodillas, de codos, de espalda, de todo lo que en algún momento el personal militar o naval tiene la necesidad de protegerse, y eso está a la venta en muchas tiendas y eso también en algún momento puede llegar a ser empleado por la delincuencia organizada”, dijo.  

Explicó que hay un mercado de placas balísticas usadas por la delincuencia organizada, aunque precisó que no cumplen con las exigencias técnicas para proteger a quienes las portan.  

Ojeda tomó la palabra y habló sobre ese tema, pero lo hizo desde una perspectiva diferente: el robo de material bélico en la Armada  cometido por los propios integrantes de la institución para venderlo a narcotraficantes que lo han adquirido para hacerse pasar como elementos navales. 

“Por el lado de la Secretaría de Marina sí se ha detectado ese tipo de ventas de equipos militares, cascos, chalecos, inclusive armas a través de diferentes plataformas electrónicas, y de una u otra manera estamos viendo a través de la inteligencia naval de dónde vienen esas plataformas, porque muchas veces están ocultas…”  

Incluso, agregó, desde los Estados Unidos, se puede comprar a través de internet o a través de alguna plataforma ese tipo de equipamiento. 

“Y también, ¿por qué no decirlo?, al menos nos ha pasado dos o tres veces, dentro de nuestra institución hemos detectado elementos que sacan de nuestros pañoles sobre todo uniformesy los venden a la delincuencia organizada, pero afortunadamente nuestra contrainteligencia los ha detectado y los hemos dado de baja”.  No obstante, el almirante reconoció que en ninguno de los casos detectados y confirmados se ha procedido penalmente “porque, pues, meterlos a la cárcel es muy difícil por cuestiones jurídicas”. 

Causas de baja

 El Código de Justicia Militar aplicable a la Marina-Armada de México, establece en su Artículo 249 que quien cometa el delito de robo de valores o efectos pertenecientes al Ejército será castigado con penas que van de los cuatro meses de cárcel hasta más de un año y seis meses y deberá pagar el valor de lo robado. La pena corporal y económica aumentará en la medida en que lo haga el monto de lo robado. 

De acuerdo con mandos navales del Estado Mayor General de la Armada de México, solo se han registrado en esta administración tres casos de Infantes de Marina involucrados en el robo de uniformes, armas, chalecos, cascos y equipo diverso perteneciente a la SEMAR. Los tres marinos fueron llevados a Consejo de Honor y dados de baja en forma deshonrosa, señalaron los mandos navales. 

Datos de la SEMAR acerca de las bajas de su personal por diferentes motivos revelan cifras distintas a las de los mandos navales. En los casi cuatro años de gobierno de López Obrador han ocurrido 3.947 bajas en la SEMAR -cifra que va en aumento, según las estadísticas de la secretaría-. De las 579 bajas registradas en 2019, 8 fueron por Mala conducta, mientras que en 2020 hubo 821 bajas de las que 8 fueron por la misma causa.  

En 2021 se registraron 1.416 bajas, de las cuales 9 fueron por Mala conducta y entre enero y marzo de este año, ha habido 8 bajas por  esa causa.

La Armada de México no explica en que ha consistido la Mala conducta sancionada con la baja, solo se limita a señalar que en 2019 abandonaron la institución tres terceros maestres, 3 cabos y 2 marineros. En 2020 fueron dados de baja 1 tercer maestre, 2 cabos y 5 marineros. En 2021 fueron 1 tercer maestre, 3 cabos y 5 marineros y en este año van 1 tercer maestre, 3 cabos y 4 marineros. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal del Grupo Edefa en México)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.