Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Tras accidente de uno de sus T-6C, la Fuerza Aérea Mexicana suspende espectáculo aéreo

El alto mando del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos ha ordenado la suspensión del 8° Espectáculo Aéreo que iba a celebrarse el 25 de agosto próximo en la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía, en el Estado de México. La decisión fue tomada tras el accidente sufrido el 17 de julio por un turbohélice T-6C Texan Matrícula 2048, que cayó a tierra minutos después de despegar de una base militar en el sureste del país. Los ocupantes del aparato -un capitán de apellido Reséndiz y un teniente de apellido Ortiz- lograron eyectarse y solo tuvieron golpes que no pusieron en riesgo sus vidas.

Además de suspender el festival aéreo en su octava edición, el secretario de la Defensa Nacional, (Sedena), el general Salvador Cienfuegos Zepeda, también ordenó en un mensaje oficial que se suspendieran de inmediato todos los vuelos acrobáticos de los aparatos que desarrollan tales maniobras. Sin embargo, el espectáculo no se ha cancelado en forma definitiva. Mandos del Ejército Mexicano dijeron a Defensa.com que se está trabajando en un nuevo montaje en el que seguramente se reducirá o quizá se eliminen los pases acrobáticos para seguridad de os pilotos y de quienes asistan al evento.

El Espectáculo Aéreo denominado “La Gran Fuerza de México”, se celebra desde agosto de 2011 en la BAM-1 y ha reunido a cientos de miles de personas que acuden cada año a ver las evoluciones de un número variable de aviones y helicópteros, así como de paracaidistas y material estático en la base militar.

En las últimas horas había trascendido la versión de la cancelación del evento y fue el mediodía del jueves 19 cuando se conoció el documento oficial, firmado por el general Cienfuegos y fechado el 18 de julio, en el que ordena a la FAM y a las instancias responsables (Subsecretaría, Estado Mayor, Sección Tercera, Operaciones, Fuerza Aérea) suspender “la totalidad de las operaciones acrobáticas de vuelo”. Asimismo, continúa el mensaje, “se les comunica que se suspende la materialización del 8/° Espectáculo Aéreo que se realizaría en la B.A.M. No.1 (Sta. Lucía, Edo Mex) el próximo 25 agosto de 2018”.

El accidente del T-6C es el número 58 sufrido por una aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, cuyo periodo ha sido el más difícil para esta arma integrada al Ejército Mexicano. En el periodo del presidente Vicente Fox (2000-2006), del Partido Acción Nacional (PAN), ocurrieron 34 accidentes en los que murieron 33 militares y 48 resultaron heridos. Con Felipe Calderón (2007-2012), también del PAN, hubo 38 accidentes en los que fallecieron 36 militares y 65 quedaron heridos.

Con Pena Nieto las cifras se dispararon: en su mandato han caído 58 aeronaves, han muerto 22 militares y 90 han resultado heridos. Además, con Peña como Comandante Supremo y con el general Cienfuegos al frente de la Sedena, la FAM ha visto pasar a tres comandantes (los generales de División Leonardo González, Carlos Antonio Rodríguez Munguía y Enrique Vallín Osuna) sin que se logre reducir la siniestralidad en la flota aérea militar.

El T-6C siniestrado formaba parte del Escuadrón Aéreo 402, perteneciente al Primer Grupo Aéreo, y era uno de los 403 aparatos de la FAM que está a punto de proteger con una póliza de seguros por la que compiten seis empresas.

El precio de los T-6C oscila entre los 7 y medio y los 9 millones de dólares por aparato, según documentos de la Sedena. Los Texan comenzaron a adquirirse a finales de 2011 y su compra se extendió hasta el 2016. La FAM contaba originalmente con 60 de estos turbohélices cuya adquisición se hizo para cubrir las necesidades de adiestramiento, reconocimiento aéreo, combate aire-tierra, escolta aérea y vuelo acrobático.

(Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.