Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

México usará materiales reciclados para construir el nuevo aeropuerto de Santa Lucía

Los materiales que no se utilizaron en la construcción del fallido Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) que se edificaba en Texcoco, cerca de la capital del país, serán aprovechados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para acelerar las obras del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), que se construye en terrenos de la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía.

La Sedena informó que desde el pasado 16 de diciembre se comenzó a trasladar desde Texcoco hacia las bodegas del AIFA el material de construcción que puede ser utilizable para continuar con la primera etapa de la terminal aérea civil-militar de Santa Lucía, cuyo inicio de obras fue encabezado el 17 de octubre por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El material que se está trasladando es piedra, basalto, acero y cableado eléctrico que quedó sin usarse ni instalarse en lo que fue el NAIM de Texcoco, proyecto transexenal que iba a ser la obra magna del ex presidente Enrique Peña Nieto, pero que fue cancelado por López Obrador cuando asumió la presidencia en diciembre de 2018 por ser una obra de costo es excesivo, plagada de irregularidades y que beneficiaría a un grupo selecto de inversionistas, según argumentó en su momento el ahora mandatario.

Fuentes militares consultadas al respecto indicaron que el volumen de material a trasladar será de cinco millones de metros cúbicos que se distribuirán en los 17 frentes de obra en los que está dividida la construcción del AIFA. En su comunicado, la Sedena señala que a partir del 16 de diciembre del presente año se inició el traslado de material pétreo, piedra basalto, acero y eléctrico del “Polígono de Texcoco” al “Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles” (A.I.F.A.), ubicado en Santa Lucía, Estado de México.

El traslado, señala la Sedena, se realiza con el objeto de beneficiar a la economía del pueblo de México, al generar ahorro reutilizando el material para reducir tiempos en la construcción de la obra y evitar la proliferación de minas clandestinas que dañen los ecosistemas locales. Por ello, indica la secretaría, se llevaron a cabo reuniones con representantes de transportistas, estableciéndose como punto de acuerdo que la Confederación de Sindicatos Unidos por la Transformación de México trasladarán dos terceras partes de los materiales y las organizaciones locales una tercera parte de los materiales de Texcoco a un depósito en el exterior del Campo Mil. No. 37-D, Santa Lucía, Estado de México y del depósito al lugar de la obra realizado por la Sedena, esto “como estrategia para salvaguardar las instalaciones por ser consideradas de seguridad nacional”.

La secretaría aclara que para evitar cobros sobrevaluados que afecten a los ciudadanos y en cumplimiento a las instrucciones de transparencia y optimización en el manejo de los recursos económicos que pertenecen al pueblo de México, asignados al proyecto, “en dichas reuniones se acordaron por parte de todos los participantes las tarifas a las que se sujetarán los acarreos, las cuales han sido verificadas por órganos de control internos y externos, y no pueden ser establecidas ni modificadas por terceros, siendo el libre mercado quien regule dichos precios de traslado”.

La Sedena añade que las obras seguirán siendo fiscalizadas en detalle mediante los Órganos de Fiscalización de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y su Órgano Interno de Control (OIC). Los mandos militares consultados agregaron que el traslado de los materiales desde Texcoco hasta Santa Lucía tomará cerca de año y medio y deberá concluir en tiempo, antes de que el fallido NAIM sea inundado. (Jorge Alejandro Medellín, Ciudad de México)

Fotografías: traslado de materiales de construcción desde Texcoco hacia el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.