Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

México decreta medidas de austeridad por la pandemia, Ejercito, Marina y Guardia Nacional, intocadas

El presidente Andrés Manuel López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un Decreto para determinar cuáles serán los programas de asistencia social que seguirán adelante mientras dura la contingencia sanitaria por el coronavirus, recortando el financiamiento a otras áreas consideradas no prioritarias durante la crisis pandémica.

Obrador dio a conocer cifras y dijo que para enfrentar la emergencia de salud y para seguir con la aplicación de una parte de los programas sociales que son pilar de su administración, se ejercerá un gasto controlado de 622.556 millones de pesos (alrededor de 23.777 millones de euros).

En este contexto de crisis sanitaria, el decreto deja fuera de cualquier afectación o recorte presupuestario a las fuerzas armadas mexicanas (incluyendo a la Guardia Nacional) y a la Secretaría de Salud, que quedarán blindadas y recibirán trato preferencial mientras dura la emergencia por el COVID-19. Programas como el de la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), la construcción de la Refinería de Dos Bocas, en Tabasco, y la construcción del Tren Maya, en los que participará la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) con sus ingenieros militares, quedan intocados en la larga lista de obras y acciones consideradas esenciales o prioritarias.

En este rubro entra también la Guardia Nacional (GN), cuyo despliegue se ha intensificado en las últimas dos semanas en todo el país y hoy se extiende al resguardo de las 184 instalaciones hospitalarias del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En este contexto, la SEDENA intensificado la contratación de médicos, enfermeras, intendentes, camilleros, administrativos y laboratoristas para llegar a 4.572 civiles y 27 mil elementos en total con los que se buscará contener y controlar el brote de COVID-19 en la Fase 3 –la más aguda y crítica– y en las subsecuentes de la pandemia.

En marzo, el presidente López Obrador anunció también el reclutamiento de 31 mil civiles para sumarlos a las filas de la SEDENA, de la Marina y de la Guardia Nacional, esto sin que hubiera entrado en vigor la Fase 3 de la pandemia, pero con el agravamiento de la crisis sanitaria como marco inevitable de la decisión.

Dinero estratégico

La parte medular del decreto presidencial establece el control sobre una serie de “gastos prioritarios” por un monto de 622.556 millones de pesos” y adelanta que “se otorgarán 3 millones de créditos a personas y a pequeñas empresas familiares, y se crearán 2 millones de empleos, lo cual hará posible proteger a 25 millones de familias mexicanas”.

El decreto enumera los 38 programas que se mantendrán sin que se afecten los recursos que los mantienen operando.

Estos son:

1.     Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores

2.     Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad

3.     Sembrando Vida

4.     Programa de apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras

5.     Becas para el Bienestar Benito Juárez

6.     Construcción de las 100 Universidades Públicas

7.     La Escuela es Nuestra

8.     Jóvenes Construyendo el Futuro

9.     Tandas para el Bienestar

10.   Banco del Bienestar

11.   Atención médica y medicamentos gratuitos

12.   Producción para el Bienestar

13.   Precios de Garantía

14.   Distribución de fertilizantes

15.   Apoyo a los pescadores

16.   Guardia Nacional

17.   Aeropuerto General Felipe Ángeles

18.   Producción petrolera;

19.   Rehabilitación de las seis refinerías;

20.   Construcción de la refinería de Dos Bocas

21.   Generación de energía eléctrica con la modernización de plantas e hidroeléctricas

22.   Mantenimiento y conservación de carreteras

23.   Caminos de mano de obra

24.   Caminos rurales

25.   Carreteras en construcción

26.   Sistema aeroportuario de la Ciudad de México

27.   Tren Interurbano México-Toluca

28.   Terminación de presas y canales

29.   Parque Ecológico Lago de Texcoco

30.   Programa de Mejoramiento Urbano

31.   Programa Nacional de Reconstrucción

32.   Tren Maya

33.   Tren de Guadalajara

34.   Internet para Todos

35.   Desarrollo del Istmo de Tehuantepec

36.   Zona libre de la Frontera Norte

37.   Espacio cultural de Los Pinos y Bosque de Chapultepec, y

38.   Defensa de los derechos humanos.

El decreto no solo va dirigido a señalar las prioridades en el gasto del gobierno federal; además, establece lineamientos de corte moral e ideológico para encarar el escenario de recesión que se avecina, explicando que las decisiones se basan en “los criterios que nos rigen de eficiencia, honestidad, austeridad y justicia, y ante la crisis mundial del modelo neoliberal, que sin duda nos afecta”.

Por ello, el presidente propuso (sic) “la aplicación urgente y categórica (sic)” de varias de control del gasto económico. El texto detalla que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dispondrá de los recursos necesarios para cumplir cabalmente con la entrega de participaciones federales a los estados, el pago de nómina, de pensiones y la amortización y servicio de la deuda pública. No se podrá utilizar sin autorización de SHCP recursos de fondos o fideicomisos creados por acuerdo o decreto del Poder Ejecutivo.

También señala, en el punto VII, que “tendrán trato excepcional la Secretaría de Salud, la Guardia Nacional, y las Secretarías de Marina y de la Defensa Nacional”, y agrega que “se aplicará la Ley Federal de Austeridad Republicana de manera rigurosa”. En el decreto, Obrador recalca que “la eficiencia, la honestidad y la austeridad nos permitirán aumentar el presupuesto para fortalecer el blindaje de los programas sociales y de los proyectos prioritarios”.

Todo esto, asegura, “sin aumentar el precio de los combustibles, sin aumentar impuestos o crear impuestos nuevos y sin endeudar al país”.

El presidente indica casi al final del decreto que con estas medidas “vamos a demostrar que hay otra forma de enfrentar la crisis sanitaria, económica o de cualquier otra índole, siempre y cuando no se permita la corrupción, se fortalezcan valores y principios como el humanismo y se gobierne para y con el pueblo”. (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.