Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Marina de México cierra un sexenio muy positivo en construcción naval

La inestabilidad financiera que en la última década ha sacudido a todas las economías del planeta fue bien capoteada por la Marina-Armada de México en el finalizado gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, mandato en el que las fuerzas armadas del país recibieron el presupuesto más grande en su historia reciente.

En conjunto, el Ejército y la Fuerza Aérea (que en México no es un arma independiente) recibieron en los seis años de la administración peñista   578. 538.649 de pesos. De esta cifra, 420.001 millones fueron para la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y 158. 536 millones de pesos fueron para la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar). Con tales recursos la Marina construyó 16 unidades de superficie, entre las que sobresale la Patrulla Oceánica de Largo Alcance (POLA), ARM Reformador 101, en la que se invirtieron al menos 10.000 millones de pesos ( 457 millones de euros).

La sola inversión en la construcción de la POLA superó por mucho todo lo gastado en la construcción de las otras 13 unidades de superficie, en las que se emplearon recursos superiores a los 8.000 millones de pesos. En materia de construcción naval, la Marina logró cumplir casi todas las metas planteadas al inicio de la administración del almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, quien llevó como temas centrales la creación y fortalecimiento del esquema de inteligencia naval para apoyar el combate a la delincuencia y para cumplir con los retos de seguridad y defensa nacional, la proyección del poder marítimo del país mediante la integración de unidades de superficie, aeronavales y personal operativo en ejercicios multinacionales, así como la modernización de las capacidades operativas a partir del impulso de la construcción naval.

Esta agenda fue fundamental en la administración que acaba de concluir y en la que la joya de la corona fue, sin duda, la construcción de la Patrulla Oceánica de Largo Alcance (POLA) mediante un contrato multianual con la naviera holandesa Damen Shipyards, alcanzado en 2015 para iniciar la obra de una fragata clase Sigma 10514 (modificada al final a petición de la Marina de México). La POLA -bautizada oficialmente como ARM Reformador 101 y abanderada el 23 de noviembre (Día de la Marina-Armada de México) en el Astillero de Marina no. 20 en donde fue construida- forma parte de un proyecto más amplio enfocado en la construcción de cuatro buques similares durante el gobierno de Peña Nieto.

Sin embargo, pese a que por ley los presupuestos del Ejército, de la Fuerza Aérea, de la Marina, de la Procuraduría General de la República y de la Administración General de Aduanas del Servicio de Administración Tributaria, no pueden estar sujetos a reducciones en situaciones de emergencias, esto sí ocurrió en el ejercicio del 2017, cuando la Sedena y la Semar sufrieron recortes por tres mil millones de pesos. Esto obligó a la Marina a desechar la meta de contar con cuatro fragatas como la POLA para el final del sexenio. El alto mando naval convenció a la Secretaría de Hacienda de apoyar la inversión para construir una fragata y dejar las puertas abiertas para que en el siguiente gobierno se pudieran explorar esquemas para seguir adelante con el proyecto de las fragatas Sigma.

El costo inicial de la POLA era de 5.500 millones de pesos. Un año más tarde rebasó los 6.200 millones de pesos y finalmente, en 2017, se hizo público que el proyecto alcanzaría los 10. 412.746, 417 pesos. La ARM Reformador 101 fue posible porque el proyecto para su construcción se realizó mediante el mecanismo de Arrendamiento Financiero, por el cual el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) compra el bien, lo paga en el corto plazo y recibe de la dependencia solicitante los pagos que van cubriendo el total. Una vez saldada la cuenta, el bien es entregado a la secretaría que podrá disponer de él.

Este mecanismo no aplicó en la construcción de los 15 buques que fueron pagados con el dinero del presupuesto recibido cada año por la Marina y entregado a la Dirección General de Construcciones Navales, que en total recibió 8. 745 millones de pesos en todo el sexenio para cumplir sus funciones. De acuerdo con la Marina-Armada de México, en el gobierno de Peña Nieto se construyeron 16 buques: ocho Patrullas Costeras, tres Buques de Vigilancia Oceánica, dos Patrullas Interceptoras, dos Buques de Apoyo Logístico y una Patrulla Oceánica de Largo Alcance.

También se fortaleció la colaboración con la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex), mediante contrato específico abierto con Pemex Logística, con la construcción de ocho Remolcadores para la modernización de su flota menor. En detalle, la Marina indicó en su informe final de logros (actualizado al mes de junio de 2018) los siguientes puntos alcanzados:

Construcción naval

En los primeros cinco años de gobierno y a través del programa de sustitución de buques y construcción de unidades de superficie, se concluyó la construcción de siete patrullas costeras ARM: “Palenque” (PC-333), “Mitla” (PC-334), “Uxmal” (PC-335), “Tajín” (PC- 336), “Tulum” (PC-337); “Monte Albán” (PC-338) y “Bonampak” (PC-339) y en proceso de construcción la patrulla costera “Chichén Itzá” (PC-340), con un avance del 99.75%, en el Astillero de Marina No. 1 en Tampico, Tamaulipas. Este tipo de buque tiene como misión realizar operaciones de vigilancia, interdicción, disuasión, búsqueda, rescate y el combate a actividades ilícitas, así como salvaguardar la vida humana en las zonas marinas mexicanas. Se finalizó la construcción de dos Buque de Apoyo Logístico ARM: “Libertador” (BAL-02) y “Isla María Madre” BAL-II, en el Astillero de Marina No. 6 en Guaymas, Sonora.

Fue terminada la construcción de las dos Patrullas Interceptoras Clase Polaris II, ARM: “Circini” (PI-1416) y “Gienah” (PI-1417), en el Astillero de Marina No. 3, en Coatzacoalcos, Veracruz. Se terminó la construcción del Dique Autocarenante, en el Astillero de Marina No. 1 en Tampico, Tamaulipas. Inició el proceso de construcción cuatro Buques de Vigilancia Oceánica Clase Oaxaca, ARM: “CHIAPAS” (PO-165), “HIDALGO” (PO-166), “JALISCO” (PO-167), en el Astillero de Marina No. 20 en Salina Cruz, Oaxaca y “ESTADO DE MÉXICO” (PO-168) en el Astillero de Marina No. 1 en Tampico, Tamaulipas, con un avance al cierre de 2017 de 99.92%, 97.25%, 43.13% y 8.27%, respectivamente, las cuales serán empleadas para la vigilancia en el mar territorial y zona económica exclusiva de nuestro país.

En el periodo que comprende la segunda etapa de la rendición de cuentas (enero a junio de 2018), se llevaron a cabo las siguientes acciones:

Se concluyó la construcción de una patrulla costera ARM “Chichén Itzá” (PC-340), en el Astillero de Marina No. 1 en Tampico, Tamaulipas. Este tipo de buque tiene como misión realizar operaciones de vigilancia, interdicción, disuasión, búsqueda, rescate y el combate a actividades ilícitas, así como salvaguardar la vida humana en las zonas marinas mexicanas.

 Se finalizó la construcción de los Buques de Vigilancia Oceánica Clase Oaxaca, ARM “Chiapas” (PO-165) y ARM “Hidalgo” (PO-166). Y se encuentran en proceso de construcción los Buques de Vigilancia Oceánica, ARM “Jalisco” (PO-167) y ARM “Estado de México” (PO-168), en los Astilleros de Marina No. 20 en Salina Cruz, Oaxaca y No. 1 en Tampico, Tamaulipas, con un avance del 60,75%, y 40,23%, respectivamente, incrementando su porcentaje de avance a 89% y 57% en el periodo correspondiente a la tercera etapa de la rendición de cuentas. En el marco del convenio específico abierto celebrado con Petróleos Mexicanos-Logística, se realiza la construcción de remolcadores. El documento no incluía el dato final de la construcción de la POLA y de la Patrulla Oceánica PO-167 Jalisco como naves ya terminadas. Con estas dos unidades de superficie la Marina llegó a 16 buques construidos en el gobierno de Enrique Peña Nieto. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en México)

Fotografía: “Uxmal” (PC-335)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.