Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Marina y Ejército mexicanos desarrollan un radar 3D para vigilancia e intercepción

Las Secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina-Armada de México (Semar) han puesto en marcha un ambicioso proyecto de colaboración conjunto para fortalecer sus estrategias de vigilancia del espacio aéreo, terrestre y marítimo y evitar, al mismo tiempo, la dependencia hacia el extranjero en materia de detección y alerta temprana. Para ello están desarrollando desde 2017 un proyecto para construir radares 2D y 3D que sean capaces de ubicar numerosos objetivos aéreos, marítimos y terrestres que amenacen la seguridad y soberanía del país.

De acuerdo con la Armada de México, el proyecto conjunto deberá traducirse en la construcción de un sistema de radares que “proporcione información de distancia, marcación y altitud de objetivos aéreos para protección de instalaciones estratégicas en el territorio nacional”

Al mismo tiempo, el sistema deberá “reducir la dependencia tecnológica del extranjero”, toda vez que la Sedena se ha visto en la necesidad de adquirir sistemas de cinco radares de largo alcance para intentar darle una máxima esperada del 72 por ciento al espacio aéreo mexicano, sobre todo en su frontera sur.

Actualmente la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) sigue tratando de resolver esta problemática, debido a que los recortes presupuestales y reajustes causados entre 2014 y 2016 han puesto en vilo la compra de los cinco radares. Informes de la Sedena señalan que una de las metas anuales que se buscaba cumplir en 2017 era la de “alcanzar un 60% de cobertura del espacio aéreo, con la adquisición de cinco radares de largo alcance”.

Sin embargo, sólo se logró llegar y mantener un 32% de cobertura nacional “debido a la insuficiencia presupuestaria”, admite la dependencia. Pese a la falta de recursos económicos para llevar a por lo menos el 60% la cobertura y vigilancia efectiva del espacio aéreo, marítimo y terrestre mexicano, la Sedena volvió colocar en su presupuesto de 2018 el proyecto para la compra de cinco radares de largo alcance, cuyo costo estimado es de más de 3 mil 400 millones de pesos.

El primer candidato que se mencionó para adquirir el sistema de radares fue el consorcio Thales Rytheon Systems, con el que el gobierno de México firmó un contrato en 2006 -con la Armada de México como operario principal- para colocar el sistema AN/MPQ-64 Sentinel Radar en el complejo de plataformas petroleras de la Sonda de Campeche, en una operación en la que la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) fue la contratante.

En tanto, la Marina ha incrementado la vigilancia aérea en alta mar y en la franja costera del país mediante sus sistemas aéreos no tripulados Arcturus T-20, de fabricación estadunidense.

En un reciente informe sobre los avances obtenidos en 2017 en diversas áreas de su desempeño, la Marina indicó que “como parte de las acciones para reducir la violencia en el país, realizó vuelos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR por sus siglas en inglés), mediante aeronaves tripuladas y no tripuladas con 581 y 2,780 horas de vuelo, respectivamente”. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en México)

Fotografía: UAV Arcturus T-20 / Secretaría de Marina-Armada de México


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.