Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

López Obrador venderá la flota de aeronaves del Estado Mayor Presidencial

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró su intención de poner en venta o en renta la flota de aeronaves que integran el Estado Mayor Presidencial (EMP), el cual desaparecerá el 1° de diciembre, cuando el nuevo mandatario asuma el poder para un periodo de seis años. Obrador retomó una de las promesas de su campaña presidencial en la que aseguró que de ganar las elecciones vendería el nuevo transporte presidencial -un Boeing 787-8 Dreamliner, cuyo costo fue de 218,7 millones de dólares, porque se trataba de una compra que demostraba los excesos del gobierno saliente.

El Boeing Dreamliner fue adquirido en 2012 mediante el esquema de arrendamiento financiero a través del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), una institución del Estado Mexicano que ha sido utilizada para la compra de armamento y equipo militar tanto para el Ejército como para la Marina y la Fuerza Aérea Mexicana (FAM). El avión presidencial fue adquirido desde la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que incluyó el proyecto de compra del aparato desde la última etapa del gobierno del anterior mandatario, Felipe Calderón. De acuerdo con la Presidencia de la República, el avión terminará de pagarse en 15 años, después de lo cual pasaría a formar parte de la flota de la FAM.

El proyecto de compra, el costo total estimado y el calendario de los pagos del Dreamliner aparecieron en cada uno de los Presupuestos de Egresos de la Federación (PEF) de la Sedena durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. En enero de 2016 la Presidencia recibió el Boeing 787-8 y le ordenó a la Secretaría de Hacienda realizar un estudio para evaluar los beneficios de la compra y los escenarios de riesgo si el aparato era vendido a otro gobierno o a una empresa comercial.

El estudio fue hecho por la firma británica ASCEND Flight Global Consultancy, la cual concluyó que, entre otros puntos, vender el avión presidencial a una aerolínea comercial implicaría una perdida del 58% de su valor total, para quedar aproximadamente en 128 millones de dólares (alrededor de 113 millones 802 mil 624 euros). Tal como está, el avión se vendería en un lapso de 12 a 24 meses en el mercado comercial, señalaban las conclusiones de la firma especializada, añadiendo que sin el equipo avanzado que se le agregó, el aparato costó 114 millones de dólares (101 millones 888 mil 911 euros).

Durante el sexenio que está por concluir, el gobierno de Enrique Peña Nieto siguió renovando la flota del EMP al comprar drones para vigilar y controlar espacios públicos durante actos del mandatario y adquirir un avión King ir 350 y cuatro helicópteros Agusta Westland AW 109SP. El EMP tiene una flota integrada por 24 aeronaves (13 aviones y 11 helicópteros): 4 jets Boeing (787-8, 757-225, 737-300 y 737-322), 3 aviones Gulfstream (G-III, G550 y G350), 2 aviones Beechcraft 350 King Air, 2 aviones Learjet (35A y 36A), y 1 avión Turbo Commander 695. Se suma a la lista un avión Gulfstream G-450 perteneciente a la Marina-Armada de México.

La flota de helicópteros esta integrada por 2 Airbus H-225 Súper Puma, 2 Eurocopter EC-225, 3 Aerospatiale AS-332 Súper Puma y 4 Agusta Westland AW 109 SP. La Marina de México reporta en su base de datos que dos helicópteros Súper Puma de su flota aeronaval están asignados a la Coordinación de Servicios Aéreos de la Presidencia de la República. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en México)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.