Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

López Obrador quiere ofrecerle a Trump el avión presidencial a cambio de equipo médico

El  presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene una nueva propuesta para deshacerse del avión presidencial que heredara de sus antecesores, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto,: cambiárselo al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, por insumos de salud y medicina de alta calidad.

Obrador, que ha intentado en vano deshacerse del Boeing 787-8 Dreamliner comprado al final del sexenio de Calderón en 6.797 millones de pesos (315,7 millones de euros), ha pasado en cinco días de proponer una “rifa”,  en la que se generarían seis millones de boletos para venderlos a 500 pesos cada uno, a un trueque con el gobierno de los Estados Unidos para obtener equipo médico de alta calidad.

El presidente mexicano, sometido a toda clase de críticas y burlas de la oposición por haber propuesto una rifa entre la ciudadanía, ha pensado ahora en un intercambio con el mandatario Donald Trump para deshacerse del Transporte Presidencial-01 (TP-01) José María Morelos y Pavón, y obtener  a cambio material médico por un monto de unos  2.500 millones de pesos (unos 116 millones de euros).

A cambio del TP-01 López Obrador quiere camillas, ambulancias, tomógrafos, angiógrafos, equipos de rayos x, equipos avanzados para mastrografía, así como mesas y lámparas quirúrgicas avanzadas. El gobierno de México ha difundido al menos dos listados en los que se señala el detalle de lo que busca obtener el presidente al entregarle a Trump el TP-01. Sin embargo, en los listados hay pequeñas diferencias que llaman la atención.
El primero, elaborado por entidades del sector salud (Secretaría de Salud, Instituto Mexicano del Seguro Social-IMSS y el instituto Nacional de Salud para el Bienestar-INSABI, menciona la misma cantidad que se espera obtener y describe los equipos requeridos.

El pasado viernes, 17 de enero, López Obrador anunció que para deshacerse del avión presidencial habría posibilidad de hacer una rifa entre todos los mexicanos que quisieran participar, comprando seis millones de cachitos de la Lotería Nacional a 500 pesos cada uno cachito, para reunir 3 mil millones de pesos. La propuesta le ganó críticas y una inusitada ola de memes o burlas en redes sociales que él mismo se encargó de frenar en medio de risas y comentarios sobre el ingenio de quienes las difundieron.

Antes, el 14 de enero, el presidente había anunciado que el jet regresaría a las instalaciones de la Fuerza Aérea Mexicana para unirse a un lote de 33 aviones y 39 helicópteros que serán subastados para seguir obteniendo recursos para apoyar obras y programas sociales.  El mandatario presentó tres alternativas para la venta del avión presidencial: venderlo a un solo comprador, venderlo en copropiedad y rentarlo, “pero, de que se va, se va”, insistió. (Jorge Alejandro Medellín, Ciudad de México)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.