Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Fuerza Aérea Mexicana reubicará parte de su flota por la construcción del aeropuerto en Santa Lucía

El alto mando de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) ordenó el traslado de al menos 14 aeronaves de ala fija de la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía al Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT) para agilizar los trabajos de construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), que se edifica en la BAM.

Al mismo tiempo se dispuso que 200 militares de la FAM sean reubicados también en el Aeropuerto de Toluca, para hacerse cargo del mantenimiento y vigilancia de los aparatos, entre los que está el Escuadrón Aéreo 401 (EA-401) de los F-5E/F, del cual solo quedan tres aparatos operables.

En total, se ha ordenado que 14 aeronaves de ala fija sean trasladadas al AIT mientras los ingenieros militares continúan con la construcción de la pista principal y de la plataforma, que son esenciales para las operaciones de los jets del 401 y de los cinco Boeing que integran el Escuadrón Aéreo 502 (EA-502), las Orcas, de la FAM.

Sin embargo, las instrucciones giradas por el Comandante de la FAM, el general Manuel de Jesús Hernández, son de movilizar solamente a las tripulaciones, personal de apoyo, técnicos, personal de abastecimiento de armas, aerologistas y controladores de vuelo, no a sus familias.

La FAM está integrada de la siguiente manera:

- Una Comandancia de la F.A.M. 

- Un Estado Mayor de la F.A.M.

- 4 Regiones Aéreas.

- 2 alas aéreas.

- 6 grupos aéreos.

- 18 bases aéreas militares.

- 10 estaciones aéreas militares.

- 23 escuadrones aéreos.

De los 23 Escuadrones Aéreos con los que cuenta la FAM, 9 operan en Santa Lucía:

Escuadrón Aéreo 101, integrado por 11 helicópteros EC-725

Escuadrón Aéreo 112, integrado por 13 helicópteros MD-530

Escuadrón Aéreo 113, integrado por 6 helicópteros UH-60L y 3 helicópteros Bell-407 GX

Escuadrón Aéreo 301, integrado por 10 aviones CASA C-295

Escuadrón Aéreo 302, integrado por 1 avión Hércules C-130  y 4 C-27J Spartan

Escuadrón Aéreo 303, integrado por 18 helicópteros Mi-17

Escuadrón Aéreo 401, integrado por 8 aviones F-5E/F

Escuadrón Aéreo 502, integrado por 4 aviones Boeing 737-800  y 1 Boeing 737-200

Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA), integrado por 8 aviones  King Air-350

De entrada, el plan indica que solo se quedarán las flotas de helicópteros y eventualmente una parte de los aviones serían enviados a Toluca y quizá otros a Querétaro. En enero de este año los mandos de la FAM aseguraban que la flota aérea que opera en Santa Lucía permanecería ahí cumpliendo con normalidad sus misiones mientras se construía el AIFA.

El proyecto de la obra, que deberá estar terminada exactamente el 21 de marzo de 2022, indica que la BAM-1 de Santa Lucía es “la base aérea más importante del país” y en ella deberán ser reubicados 450 mil metros cuadrados de instalaciones militares para permitir que las operaciones de los escuadrones de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

De acuerdo con el informe “Un aeropuerto seguro, moderno y funcional…cerca de ti”, presentado por el general Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, director de la obra del AIFA, en la BAM-1 de Santa Lucía viven 10 mil militares con sus familias y allí se realizan anualmente, en promedio, 7 mil operaciones aéreas militares de todo tipo; desde operaciones de adiestramiento y prácticas de paracaidismo, hasta despegues y aterrizajes de aeronaves en operaciones de transporte, intercepción, intervención y apoyo en seguridad pública.

El documento elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) revela que en Santa Lucía operan 51 aeronaves de ala rotativa (helicópteros) y 36 aeronaves de ala fija (aviones), en 9 Escuadrones Aéreos en los que está incluido el de Vigilancia Aérea (EVA), dedicado a apoyar las Operaciones Contra el Narcotráfico (OCN) con material de vuelo especializado. (Jorge Alejandro Medellín, México)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.