Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Expropiará el Ejército Mexicano terrenos para ampliar el futuro Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles

La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) dio a conocer que expropiará a particulares un conjunto de terrenos aledaños a la Base Aérea Militar Número 1 de Santa Lucía (BAM-1) en donde se construye el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), para darle más espacio a la terminal aérea y facilitar  también las operaciones aéreas militares de su principal instalación estratégica.

Mediante una Declaratoria de Expropiación publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF), la SEDENA detalló que enajenará poco más de 109 hectáreas comprendidas en 21 parcelas de terrenos ejidales y tres superficies ubicadas en zonas aledañas a la BAM-1, ya que se trata de extensiones con las que se asegurará la operatividad y funcionalidad del AIFA. 

El AIFA, que se construye sobre una superficie original de 2.331 hectáreas, incorporará por la vía de la expropiación un total de 109.671 hectáreas para extender sus operaciones y con miras a la construcción de una tercera pista de aterrizaje de uso civil. 

El razonamiento central para la declaratoria de expropiación indica que con esas hectáreas será posible “contar con un espacio de terreno para el amortiguamiento acústico, de seguridad, infraestructura aeroportuaria, servicios complementarios y de interconexión de dicho aeropuerto, así como para su futuro crecimiento y expansión, además de las instalaciones militares y aéreas que se requieran para las funciones que tiene encomendadas el Instituto Armado”. 

A estas determinaciones técnicas se llegó desde el 16 de noviembre de 2020, cuando la Dirección General de Ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional, recibió la solicitud del Comandante del Agrupamiento de Ingenieros “Santa Lucía” para que en su calidad de Responsable Inmobiliario de la SEDENA integrara el expediente para expropiar la superficie, señala la secretaría en la Declaratoria. 

La SEDENA indica también que el AIFA “permitirá realizar aproximadamente 190 mil operaciones aéreas anuales y se atenderán a unos 20 millones de pasajeros cada año”, y cita argumentos vinculados a la estrategia de seguridad pública del para apuntalar su decisión. 

El portal del AIFA señala que la Base Aérea Militar No. 1 Santa Lucía, Estado de México, cuenta con un terreno de 2.331 hectáreas, destinando 1.531 de ellas para dicho aeropuerto y el resto para la reubicación de las instalaciones del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos que actualmente se encuentran en esta Base Aérea Militar. 

“Se prevé construir este aeropuerto en dos fases. La primera se estima que esté en operación dentro de un periodo de tres años atendiendo una demanda de 20 millones de pasajeros anuales, así como 350 mil ton/año de carga, con la ampliación de la pista existente y la construcción de dos pistas más, destinando una de estas para uso militar, así como calles de rodaje, plataformas, torre de control, terminal de pasajeros e instalaciones para servicios complementarios y comerciales. 

“La segunda fase, con la cual se alcanzará una capacidad de 80 millones de pasajeros anuales, contempla la ampliación de la terminal de pasajeros, calles de rodaje, plataformas, zona de carga para lograr el movimiento de 700 mil toneladas al año e instalaciones de servicios complementarios y comerciales. 

“En colaboración con diversas empresas, dependencias y organismos nacionales e internacionales, se dará cumplimiento a la normativa internacional de la Organización de Aviación Civil (OACI), de la cual nuestro país es un estado miembro, para la autorización y certificación del aeropuerto por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Al cumplir con esta normativa, se garantiza la seguridad de los pasajeros y habitantes de la zona, además del cumplimiento de estándares, normas y legislación nacional en materia ambiental, de seguridad y jurídica, entre otras”. (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.