Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Ejército Mexicano moviliza a 112 mil soldados por emergencia nacional (con galería fotográfica)

Las capacidades de respuesta del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos ante situaciones de desastre en las que tengan que movilizarse por todo el país les permiten desplazar a más de 110 mil elementos distribuidos en unidades operativas, vehículos terrestres y aéreos para atender sismos, inundaciones, tormentas tropicales, lluvias torrenciales y otros fenómenos que afecten a los civiles. 

 

Esta respuesta está estructurada a través de la Fuerza de Apoyo para Casos de Desastres (F.A.C.D.) de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y que se ha ido restructurando y puliendo durante décadas, en la medida en que los desastres naturales han golpeado a la población de México e incluso a las de otros países ya que las fuerzas armadas han asistido a otras naciones en casos de emergencia. 

Este año la F.A.C.D. opera con un potencial de112 mil 106 elementos, de los cuales 110 mil 606 son hombres y 1,500 son mujeres de la SEDENA. Esta fuerza ya se encuentra operando en todo el país, principalmente para aplicar el Plan DN-III-E (Plan Defensa Nacional fase III de Emergencia) en el combate al coronavirus y también a fenómenos naturales como ciclones y tormentas tropicales. 

Datos de la SEDENA actualizados a 2020 indican que las capacidades del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos en el Plan DN-III-E para enfrentar al COVID-19 y otras emergencias han activado una fuerza integrada en 259 Unidades Operativas, 31 Estaciones Meteorológicas –en apoyo a los desplazamientos de las fuerzas armadas en zonas de impacto de fenómenos hidrometeorológicos– 2 Centros de Análisis Meteorológico, 1 Fuerza de Apoyo para Casos de Desastre y 1 Equipo de Respuesta Inmediata a Emergencias o desastres (sismos). 

En el caso del COVID-19, la SEDENA controla y administra 98 unidades hospitalarias, entre instalaciones propias (clínicas, hospitales y cuarteles reconvertidos) y unidades civiles en 29 de los 32 estados del país.  El 1 de septiembre, junto con el Segundo Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Defensa Nacional dio a conocer su Segundo Informe de Labores en el que reveló que en sus instalaciones han sido atendidas “56,815 personas, entre civiles, militares en el activo y en situación de retiro, así como sus derechohabientes”. 

De esa cifra habían fallecido, hasta el mes de agosto “2.785 personas en los hospitales administrados por esta Dependencia”, indicaba el documento. 

Vinculado a lo anterior, la SEDENA señala que su Infraestructura Médica está integrada por 116 Instalaciones Hospitalarias, 4 mil 348 camas, 453 ambulancias, 1 Hospital Quirúrgico Móvil y 2 Consultorios Móviles. Estos recursos son utilizados para hacerle frente al COVID-19. 

Por tierra y aire 

La F.A.C.D. cuenta con un Componente Terrestre y un Componente Aéreo para atender diversas emergencias como las que se han presentado desde los meses de junio y julio, con lluvias torrenciales en el sureste y noreste del país.  

En el Componente Terrestre la SEDENA tiene 637 vehículos especializados y 14 semirremolques para apoyo de la aplicación del Plan DN-III-E. Cuenta también con 302 vehículos de carga completa, 16 embarcaciones pequeñas tipo Speedboat y 1,163 vehículos para transporte de materiales en apoyo a labores de auxilio a la población civil. 

En cuanto al Componente Aéreo, este recae en las capacidades de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) –hay que recordar que en México la FAM no es un arma independiente, está vinculada orgánicamente a la SEDENA– que pone a disposición de la F.A.C.D. 14 aeronaves de ala fija y 24 aeronaves de ala rotativa. 

En este caso operan los transportes pesados C-130 Hércules (la FAM solo cuenta con tres y de estos solo uno está operativo, mientras que los helicópteros rusos Mi-17 son la base para darle movilidad a las tropas que aplican el Plan DN-III-E). 

A esta estructura se suman los vehículos especializados que trasladan 29 plantas potabilizadoras de agua, 6 tortilladoras móviles, 8 cocinas comunitarias y 126 vehículos cisterna. 

El esquema operativo de la SEDENA y de la F.A.C.D. no termina aquí. Otra subestructura contempla la movilización de 1 Equipo de Respuesta Inmediata a Emergencias o Desastres (E.R.I.E.D.), además de un Grupo de Respuesta a Emergencias denominado QBR, 2 Equipos de Rescate de Alta Montaña, 5 Equipos de Rescate Vertical, 1 Equipo de Rescate Acuático y 277 Binomios Canófilos. A esta subestructura se suman 4 camiones de bomberos y 3 puentes militares metálicos desmontables. 

El Componente Terrestre de la F.A.C.D. cuenta con el apoyo de 293 sistemas de radiocomunicación y una amplia red integrada por 2,526 equipos Falcon y Harris II enlazados a 6 estaciones satelitales, 1 Centro de Comunicación Móvil y 2 Sitios de repetición truncking transportables. 

Apenas el pasado 18 de septiembre la SEDENA dio un reporte de su despliegue en aplicación del Plan DN-III-E junto con otras dependencias federales como la Marina, la Guardia Nacional y otras.  

Señaló entonces que “en apoyo y atención a familias, seguridad y vigilancia en áreas afectadas, establecimiento de albergues, desazolve de calles, alcantarillado y remoción de escombros, establecimiento de células de intendencia y cocinas comunitarias, auxilio durante accidentes aéreos y terrestres, atención a emergencias ante fenómenos geológicos e hidrometeorológicos, sofocación y extinción de incendios forestales y urbanos...” se ha desplegado una fuerza operativa de 3 mil 542 elementos (del Ejército, la Marina y la Guardia Nacional).  (Jorge Alejandro Medellín)   

          


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.