Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército Mexicano comprará 42 blindados para fortalecer su despliegue estratégico

En el inicio del nuevo gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el Ejército Mexicano buscará fortalecer a su arma blindada de cara a las exigencias que traerá consigo el despliegue de la Guardia Nacional (GN), que estará formada por policías militares, policías navales, policías federales y civiles que se incorporarán una vez que hayan pasado los exámenes de admisión y hayan superado las pruebas para integrarse a la nueva fuerza.

Por ello busca comprar en este año un lote de 42 vehículos blindados para reforzar la plantilla de unidades destinadas a operaciones de patrullaje, resguardo de instalaciones estratégicas, transporte de personal y combate al crimen organizado. Para solventar estas nuevas tareas en las que el ejército deberá entrenar, equipar y dotar de movilidad en el mediano plazo a cerca de 35.000 elementos, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) solicitó y obtuvo un presupuesto de 93.670.187.410 de pesos (unos 4.200 millones de euros) a ejercer en este 2019.

 De esta cifra, más de 58.000 millones de pesos se destinarán a cubrir los salarios (haberes) de una plantilla inicial de 215. 243 elementos a los que se sumará una parte de los 50.000 efectivos que integrarán la GN. Con los recursos restantes -unos 35. 287 millones de pesos, (alrededor de 1.577 millones de euros), la Sedena intentará sacar adelante 65 Programas y Proyectos de Inversión (PPI), entre los que destacan 15 proyectos prioritarios que cuentan con asignación presupuestal.

 Entre los proyectos que no cuentan con asignación está el de “modernización del parque vehicular por fases”, el cual tiene como objetivo la “adquisición de 42 vehículos blindados para aumentar la capacidad operativa de un Regimiento Blindado de Reconocimiento (RBR)”. El monto solicitado para la compra de los blindados es de 1.998 millones de pesos (unos 89,3 millones de euros) que, de acuerdo con el cronograma de la Sedena, se pagará en una sola parte durante este año. Esto significa que la secretaría buscará hacerse del lote de blindados en el corto plazo.

 El Ejército Mexicano cuenta con 23 Regimientos de Caballería Motorizados (RCM), 9 Regimientos Blindado de Reconocimiento (RBR), 8 Regimientos Mecanizados (RM) y 9 Regimientos de Artillería de Campaña (RAC). En 2007, al inicio de la guerra contra las drogas desatada por el presidente Felipe Calderón, el entonces secretario de la Defensa, el general Guillermo Galván, reveló parte del estado de fuerza de las armas y servicios que entonces conformaban el poder militar de tierra y aire.

 Un documento interno del ejército indicaba que en esos años la Sedena contaba con 6. 210 vehículos de combate, de transporte de personal y de apoyo al combate. En vehículos administrativos la cifra era de 6.482 unidades operativas. En cuanto a blindados ligeros y medianos, se contaba con 119 de Reconocimiento y Combate, 2.664 de Reconocimiento, 2.843 de Transporte de Personal, 253 de Apoyo al Combate y 331 de Propósito Definido. El documento de la Defensa Nacional señalaba que los vehículos eran de fabricación francesa, estadunidense, alemana, suiza y mexicana (adaptaciones a blindados ligeros).

 El texto advertía también -hace 12 años- que las unidades tenían una antigüedad que iba de los 11 a los 65 años y señalaba que el 91 por ciento de los vehículos (5.637 blindados) ya habían cumplido su tiempo de servicio. “No obstante, a través de programas permanentes de mantenimiento, continúan en uso, presentando algunas limitaciones”, agregaba el documento para luego señalar que “otro 5% del material (307 vehículos) presenta marcado desgaste y fatiga, por lo que al final de la administración cumplirá su vida útil”.

 Los vehículos que pasaron a retiro fueron 258 Humvees para transporte de personal, 40 Humvees para exploración y 9 Carros Ligeros de Exploración. En realidad, el número de blindados ligeros y medianos dados de baja fue de al menos 420 unidades. Otro número similar se ha sumado en los últimos años a las bajas de vehículos blindados del Ejército Mexicano, mientras que otro tanto pasó a ser utilizado como unidades de entrenamiento y para prácticas de tiro enfocadas a preparar al personal contra ataques de la delincuencia organizada. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en México)

Fotografía: El ERC-90 “Lynx” es un blindado de apoyo a unidades de infantería que lleva un cañón de 90 mm., 2 ametralladoras de 7,62 y un sistema de tubos lanzagranadas. El Ejército dispone de 119 unidades en 4 RBR (foto Jorge A. Medellín).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.