Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Ejército Mexicano analiza teñir los uniformes desgastados en lugar de comprar otros nuevos

La austeridad republicana decretada por el presidente Andrés Manuel López Obrador como uno de los rasgos distintivos de su gobierno –los otros son el combate a la corrupción y la atención a los más pobres– sigue marcando la pauta en las fuerzas armadas del país.

Ahora, algunos mandos del Ejército Mexicano han planteado como una solución al desgaste acelerado de los uniformes que sean los propios soldados quienes se den a la tarea de aplicar colorantes industriales para conservar el pixelado de las ropas, recobrar las tonalidades verdes que los caracterizan y mantenerlos utilizables en los próximos meses.

La idea es del director general del Arma de Infantería, el general Carlos César Gómez López, quien el pasado 17 de mayo le envió un mensaje al Comandante de la Primera Región Militar del país (I RM), el general Juan Arturo Cordero Gómez, para informarle sobre una posible solución al problema de los uniformes desgastados, la imagen que la tropa da ante la sociedad y la prensa y la cómo prolongar la vida útil de los mismos.

El general Gómez López propuso que los soldados compren de su bolsillo una pastilla colorante de la marca Mariposa, Color Verde Ultramar 667, la cual permitiría conservar el pixelado de los uniformes y devolverles el color verde que tenían originalmente. De paso, la medida, de ser aprobada, contribuiría a elevar de alguna forma la moral de la tropa, señala en su mensaje el general. 

El texto, de dos cuartillas y con la referencia “Teñido de uniforme”, expone brevemente la problemática y ofrece detalles de la probable solución hallada, señalando que esta deberá ser consultada con los soldados del arma de Infantería pertenecientes a las zonas militares que forman parte de la I RM, la cual comprende cinco Zonas Militares: 1ª ZM en Tacubaya, Ciudad de México; 18 ZM en Pachuca, Hidalgo; 24 ZM en Cuernavaca, Morelos; 22 ZM en Santa María Rayón, Estado de México, y 37ZM en Santa Lucía, también en el Estado de México.

Los militares de estas cinco zonas deberán responder antes del 25 de mayo si consideran viable y correcta la medida. El mando militar de Infantería sostiene en el mensaje que el gasto de 30 pesos para comprar el colorante no dañará en absoluto el bolsillo de los soldados.

En otros sexenios las y los militares mexicanos recibían dos y hasta tres ministraciones de uniformes de campaña para cumplir con todas las misiones encomendadas por el alto mando. Al final del sexenio de Enrique Peña Nieto, la tropa recibió, en 2017, tres ministraciones, y en 2018 una más para seguir cumpliendo sus funciones orgánicas que luego crecieron a más de 30 ya en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, gobierno en el que no han recibido ninguna.

La propuesta de solución invoca desde el principio lo ordenado por el Comandante Supremo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de “aplicar una política integral de austeridad y erradicación de la corrupción…”  Esta medida le será sugerida al general secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, siempre y cuando la tropa de Infantería de la I RM esté de acuerdo con ello. Lo fundamental de la medida tiene que ver no solo con el hecho de que el color verde ultramar del colorante Mariposa le dé más durabilidad a los uniformes pixelados, sino, sobre todo, que esto permitirá también elevar la moral de los soldados, según considera el general Gómez López.

En el comunicado el general plantea la solución de teñir los uniformes con colorante Mariposa, color Verde Ultramar 667”, para que la ropa militar recobre su color verde intenso, ya que se ha gastado rápidamente por las inclemencias climatológicas y esto ha hecho que los soldados y todo el personal castrense aparezcan ante los medios de comunicación “mostrando uniformes decolorados”.

Todo esto ha ido en detrimento de la imagen institucional, señala el general Gómez López, quien le comunica al general Cordero la idea de proponerle al Alto Mando (el general secretario Luis Cresencio Sandoval) “una solución inmediata para contrarrestar el efecto negativo provocado por el empleo de uniformes deteriorados por parte del personal militar”. 

Una “posible medida” hallada por el general Gómez López es la de teñir a mano los uniformes de campaña tipo selva, de tela pixelada Ripstop, “por medio de una pastilla colorante que se asemeja al color que presenta un uniforme nuevo (sic)…”, señala el texto dirigido desde el Campo Militar 1-D, en Tecamachalco, a la comandancia de la I RM en Chivatito.

A continuación, el mensaje del general César Gómez López explica en cuartilla y media los 9 pasos seguir para lograr un teñido óptimo con el colorante Verde Ultramar 667 de la marca Mariposa, explicando que primero se hizo una búsqueda en el mercado de diversas pastillas para dar con el teñido que se acercara al color original de reciente ministración. 

Lo más cercano fue el colorante de la marca Mariposa, color Verde Ultramar 667. Luego siguen los 9 pasos para obtener un uniforme verde ultramar que conserve el pixelado original o lo más parecido al que usan los 214 mil 517 militares, hombres y mujeres del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos que conforman hoy el estado de fuerza de la SEDENA en todo el país.

El general Gómez López concluye su mensaje pidiéndole al general Cordero Gómez su apoyo para que las unidades operativas de Infantería de la I RM se pronuncien al respecto de la propuesta a más tardar el 25 de mayo próximo para determinar lo siguiente: 

El procedimiento de teñido del uniforme para elevar la moral de las tropas 

El teñido no representa un gasto excesivo que impacte la economía del personal militar, ya que el costo de la pastilla colorante es de aproximadamente 30 pesos 

Se puede comprar en cualquier centro comercial o ferretería del país 

Este colorante permite prolongar su tiempo de vida útil sin perder el color y textura y contribuye a una mejor presentación del personal en las actividades operativas y administrativas

Lo anterior, añade el general Gómez López, con el fin de reunir los elementos de juicio necesarios para poner a consideración del Alto Mando el procedimiento señalado, para que, de autorizarse, se difunda en todo el país con la descripción gráfica correspondiente.

Minutos después de que comenzara a circular en redes sociales el mensaje sobre la propuesta para que los soldados tiñan sus uniformes, apareció el documento gráfico en el que se le enseña paso a paso a la tropa a aplicar el colorante Mariposa para obtener el Verde Ultramar 667, similar al original de sus uniformes. 

En 27 fotografías se muestra el procedimiento de preparación, lavado, teñido, secado y el final de lo que sería esta medida emergente nunca antes usada para revitalizar los uniformes del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.  (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.