Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Cómo ha frenado la Fuerza Aérea Mexicana la ola de accidentes que la sacudió en el anterior gobierno

El sexenio del presidente Enrique Peña Nieto fue, con mucho, el más desastroso para la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), que en al menos 61 accidentes e incidentes sufrió la muerte de 22 elementos y perdió aeronaves tripuladas y no tripuladas, en la etapa más oscura para la aviación militar mexicana.

Con Peña Nieto como Comandante Supremo y con el general Salvador Cienfuegos Zepeda como secretario de la Defensa Nacional (Sedena), la FAM vio pasar a tres comandantes que no pudieron evitar la tragedia en que se convirtió el sexenio de las águilas de acero caídas. Fue de tal magnitud la situación vivida en la Fuerza Aérea en esos años que los índices de siniestralidad registrados por una de las compañías que aseguraron el material de vuelo de ala fija (aviones) y ala móvil (helicópteros) llegó a ubicar hasta en un 418 por ciento el índice de siniestralidad de la flota militar en 2014.

A raíz de lo ocurrido, la FAM instrumentó 13 acciones urgentes para resolver los índices de siniestralidad en sus aeronaves. Dichas medidas, al parecer comienzan a dar los resultados buscados. Entre las medidas aplicadas destacan la suspensión temporal de los vuelos de toda la flota de helicópteros para enviar a tripulaciones y equipos de apoyo en tierra a cursos y pláticas de concientización en seguridad aérea, el reforzamiento de los cursos de ingeniería y mecánica aérea y uso de simuladores de vuelo, la realización de congresos y seminarios de seguridad aérea para tripulaciones, equipos de apoyo en tierra y mandos, así como conferencias y cursos con mandos experimentados en seguridad del material aéreo, entre otras actividades.

El mando aéreo ordenó también que cada base de operaciones elabore un Atlas de Riesgos con datos precisos para que las tripulaciones conozcan a detalle las características de las zonas y regiones en donde se les ordene desplegarse para reducir la incidencia de accidentes e incidentes. Entre las medidas destaca la que se refiere a que el mando de la aeronave y las decisiones que se tomen para su operación durante el vuelo, corresponderán exclusivamente a su comandante y no al mando o mandos territoriales que transporte el aparato en turno.

Precisamente, a partir de estos escenarios y del vencimiento de la Póliza de Seguros para darle cobertura a las 374 aeronaves de ala fija, de ala móvil y no tripuladas –la póliza vence cada 25 de agosto– con las que cuenta la Fuerza Aérea Mexicana, su comandante ordenó renovar los contratos de protección a través de una firma especializada en el reaseguramiento de bienes. El pasado 21 de junio la Sedena notificó a las compañías del mercado de seguros que a partir de la fecha nombraba a TBS Intermediario de Reaseguro, S.A de C.V., como única y exclusiva intermediaria para la colocación de la PÓLIZA DE SEGURO PARA LA FLOTA AÉREA de la FAM.

Esta medida se tomó debido a que la FAM canceló en dos ocasiones la licitación para asegurar sus aeronaves ya que las compañías interesadas presentaban propuestas que rebasaban el presupuesto proyectado. Durante ese proceso varias de las aseguradoras le hicieron preguntas a los representantes de la Fuerza Aérea acerca de los niveles de siniestralidad y las medidas que la comandancia había tomado para controlar esta situación que inquietó a los aseguradores.

En una de las juntas de aclaraciones del proceso de licitación, Miguel Ángel Mellado, representante del Grupo Mexicano de Seguros (GMX), hizo referencia a una pregunta del representante del Grupo Nacional Provincial (GNP) sobre las medidas de control y prevención de la FAM para evitar accidentes. Los oficiales de la Fuerza Aérea contestaron citando al menos 14 medidas adoptadas para controlar la siniestralidad en el arma del aire, detallando las siguientes acciones:

-Se suspendieron temporalmente las operaciones de toda la flota de helicópteros para llevar a cabo pláticas de concienciación de la importancia que reviste el operar de acuerdo a las normas establecidas a fin de evitar accidentes.

-Se coordinó con los mandos territoriales para precisar que cuando se transporten como pasajeros a bordo de las aeronaves, corresponde al comandante de la aeronave la toma de decisiones en vuelo.

-Se enviaron a las tripulaciones a cursos recurrentes de ingeniería, simulador y repaso de maniobras en vuelo real, principalmente emergencias.

-Se giraron órdenes a los comandantes de unidades para que verifiquen el grado de capacitación de cada tripulación antes de realizar una misión.

-Se ordenó a los comandantes de bases aéreas, escuadrones aéreos, así como de bases de operaciones aéreas, que recuerden la obligación que tienen los comandantes de nave de apegarse a lo establecido en los planes de vuelo referentes a la ruta a seguir, altitudes mínimas y vuelos por instrumentos.

-Del 13 al 17 de noviembre de 2017 se llevó a cabo un congreso de seguridad aérea, en el cual participó personal de los diversos organismos de es esta Fuerza Aérea,  a fin de intercambiar experiencias para alcanzar la unificación doctrinaria en la materia que permitan prevenir la ocurrencia de accidentes e incidentes aéreos.

-El Comandante de la Fuerza Aérea Mexicana llevó a cabo pláticas con el personal de tripulaciones de vuelo en las diferentes regiones aéreas, con el fin de ratificar las diferentes disposiciones que este CG FAM ha girado en materia de seguridad aérea, a fin de disminuir el índice de incidentes y accidentes aéreos.

-El General de División Piloto Aviador Diplomado de Estado Mayor Aéreo (retirado) Misael Orrostieta Díaz, impartió conferencias al personal de las unidades de vuelo, respecto a salud mental, vínculo con la seguridad aérea y valorar los riesgos para mitigar accidentes e incidentes.

-El Coronel de la Fuerza Aérea Meteorologista, Francisco García Valverde, impartió conferencias de biometeorología, clima y enfermedades al personal de las unidades de vuelo a fin de disminuir los accidentes e incidentes aéreos.

-Se giraron directivas a fin de que las aeronaves de ala rotativa de esta Fuerza Armada operen con márgenes de seguridad dentro de ambientes de obstrucciones y riesgos cerca del terreno (edificaciones, cables, etc).

-Cada base aérea elaboró un atlas de riesgos operacionales a fin de identificar de manera preventiva los peligros existentes y potenciales dentro de su jurisdicción en el desarrollo de las operaciones aéreas.

-De manera periódica los comandantes de todos los niveles (región aérea, base aérea, alas y grupos aéreos) realizan visitas de supervisión a los organismos jurisdiccionados y/o adscritos, en los cuales se llevan a cabo pláticas en materia de seguridad aérea y procedimientos respectivos.

-En diversas instituciones civiles (tanto nacionales como en el extranjero) el personal de esta Fuerza Armada continuamente recibe adiestramiento en los siguientes temas de seguridad aérea: investigador de incidentes y accidentes aéreos, CFIT, ALAR, ADM, y CRM, dichas instituciones educativas comprende, entre otras, a la Universidad Politécnica de Madrid, Colegio de Pilotos Aviadores de México, Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de México, etc (sic).

Al momento, la FAM no registra ningún accidente desde el 16 de septiembre de 2018. En el primer año de gobierno de Peña Nieto ocurrieron tres accidentes aéreos, en el segundo año fueron 14, en el tercero ocurrieron 8, mientras que en el cuarto año fueron 17, en el quinto año hubo 11 y en el último año de su mandato fueron 8 los accidentes.

En tanto, la FAM sigue adelante con la tramitación de la Póliza de Seguros para su flota aérea en un sexenio en el que la política de austeridad dejará sin recursos a las fuerzas armadas para hacerse de nuevas aeronaves, como lo ha anunciado el general Manuel de Jesús Hernández González, comandante de la Fuerza Aérea. ( Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en Mexico)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.