Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Ciberguerra contra cárteles de la droga y seguridad fronteriza. Grandes retos de las Fuerzas Armadas Mexicanas

UAV (Unmanned Aerial Vehicle) que detectan UAV, los ubican, los siguen y los cazan con redes o con otros medios físicos. UAV como sistemas de comunicación para alertar sobre la presencia o movimientos de las tropas del Ejército, de la Marina o de la Guardia Nacional. Sistemas móviles que emplean radares y UAV avanzados, algoritmos, comunicaciones y recursos de última generación montados en vehículos o en aeronaves; equipos colocados en puntos estratégicos para operaciones de vigilancia, interdicción y seguimiento de desplazamientos específicos del crimen organizado.

Guerra electrónica, guerra sin disparos, guerra avanzada en el aire, en la tierra y en el mar. Así es como se libra desde hace unos años en México el combate al narcotráfico y a las organizaciones criminales, con un despliegue creciente de tecnología y recursos apenas imaginables. El problema es que este tipo de herramientas avanzadas no son de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas mexicanas. También las tiene, las explota y las mejora la delincuencia organizada en distintos frentes y niveles.

De ahí la urgencia de evolucionar y desarrollar las capacidades de guerra electrónica, de ciberguerra y de despliegue táctico anti UAV de las Fuerzas Armadas mexicanas, porque la delincuencia organizada ya está en eso, ya lo aplica y avanza en su uso, advierte Edgar Montes López, director en México de la alemana Hensoldt, especializada en el desarrollo de tecnología electrónica para seguridad y defensa. La presencia de esta firma en ese país no es nueva.

Trabajan con la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) desde 2002, de manera creciente en la aplicación de sistemas tácticos de guerra electrónica, que se pretende alcance cobertura nacional. También han estrechado lazos con la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR), con la cual afinan proyectos para incrementar la seguridad y la vigilancia a partir de instrumentos de detección, seguimiento e intercepción mucho más eficaces y seguros, capaces de ubicar blancos certeros a varios kilómetros de distancia. Con una fuerza laboral de 4.300 empleados, más de 1.000 patentes de alta tecnología registradas y más de 8.000 sensores de diversos rangos en su cartera de productos y más de 100 años de historia, Hensoldt trabaja con las Fuerzas Armadas mexicanas en áreas como optrónica, radares, data link, guerra electrónica y conciencia situacional, todo para contrarrestar amenazas emergentes en aire, mar y tierra.

El “Xpeller”

En México, la firma alemana trabaja en la aplicación de soluciones de alta tecnología, como el sistema Xpeller, que es una solución anti UAV, capaz de ser desplegada en equipos móviles, pero que también puede usarse de manera fija con las mismas prestaciones para contrarrestar amenazas de vehículos aéreos no tripulados. Montes explica que el Xpeller Geares la versión portátil, que puede ser manejada por un solo usuario que será capaz de efectuar los siguientes ataques electrónicos contra la aeronave no tripulada intrusa: inhibición de la comunicación y de la señal GPS del UAV. Con su antena omnidireccional, el Xpeller es capaz de proteger un área de 1,5 km., distancia que puede extenderse hasta los 7, si se usa la direccional. El Xpeller Rapid es la versión móvil del sistema, y puede desplegarse en un vehículo comercial. Se trata de una variante modular y escalable usada para dar protección a eventos. Cuenta con un mástil telescópico giratorio en el que se colocan sensores para cumplir las siguientes funciones:

-Detección: Se puede emplear una amplia variedad de radares de estado sólido capaces de detectar objetivos desde 15 hasta cientos de km., sin importar las condiciones climatológicas.  También se pueden usar sensores de radiofrecuencia que detectan el sitio desde el cual se están emitiendo las señales de radiocontrol del UAV intruso. Si hay con más de un sensor de estos (radiogoniómetro), es posible triangular con precisión la posición del radiocontrol y del UAV.

-Identificación: Cuenta con un rango amplio de cámaras terrestres diurnas y térmicas (refrigeradas y no) de optrónica de última generación. Esto es posible ya que Hensoldt compró hace poco Zeiss Optronics, con cuya tecnología es posible visualizar con toda claridad un objetivo hasta a 20 km. de distancia.

-Contramedidas: Con esta función es posible inhibir comunicaciones y señales del GPS del UAV, enviarle intruso señales y datos falsos para confundirlo y hacer que vuele mucho más bajo para que se estrelle; o bien se le puede indicar que está volando muy bajo para hacer que se eleve más, salga del alcance de control de su piloto y se pierda, se lo lleve el viento, caiga o sea sometido con una red por otro UAV. El Xpeller Rapid dispone de un UAV denominado Vader, con tecnología anti perturbación (jamming), que usa un piloto automático programado para perseguir al UAV intruso. Una vez colocado fuera del alcance de control de su piloto y/o anulados sus sistemas de navegación, el enemigo es capturado con un sistemas de redes y llevado a otro sitio.

-Interfaz de usuario: Esta aplicación puede centralizarla información del radar en un mapa, posicionando al UAV, a personas caminando e incluso a aves y vehículos que se desee proteger. Puede visualizar al objetivo mediante cámara diurna y térmica y es capaz de saber el modelo y el fabricante del enemigo en segundos de manera automática. Existe el Xpeller Guard, que es la versión fija del sistema, el cual tiene todas las aplicaciones y funciones de las versiones mencionadas. Se emplea en aeropuertos, instalaciones estratégicas, zonas restringidas y áreas críticas.

El director de Hensoldt en México, Edgar Montes López, advierte que los grupos criminales organizados más avanzados ya cuentan con tecnologías de vanguardia, capaces de acciones de guerra electrónica en zonas ya identificadas.

La permeabilidad de fronteras y los problemas de inmigración ilegal, sumados al narcotráfico, son grandes retos del Gobierno de México. ¿Qué soluciones ofrece en este campo su radar de vigilancia multimisión aerotransportado “PrecISR”?

Este es un radar para operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) de la nueva tecnología de GaN (nitruro de galio), que tiene un alcance efectivo de 200 millas náuticas, con una alta resolución de 0,15 m. El PrecISR puede ser de enorme aporte para atacar los problemas que México enfrenta con las organizaciones criminales, la migración ilegal y el narcotráfico. De inicio, gracias a nuestro radar PrecIRS con tecnología AESA que tiene un alcance efectivo de 200 millas náuticas, con alta resolución de 0,15, este sistema puede detectar múltiples objetos en el aire que vuelen por debajo del radar, ya sea en tierra on en mar abierto. Se instala en aviones y en helicópteros, así como enUAV, ya que se trata de un equipo que mide 75 cm. de ancho por 35 de alto y pesa cerca de 55 kg., lo que lo hace muy manejable. No obstante, los retos que enfrenta el Gobierno mexicano son muy complejos y demandan una combinación de medidas y respuestas para que la estrategia dé resultado.

 ¿Qué elementos se necesitan a la brevedad?

 Se requieren radares aerotransportados para detectar objetivos como los que he mencionado. Además, se necesitan radares marítimos capaces de detectar paquetes de droga, pequeñas embarcacione y personas flotando en la superficie del mar. Hensoldt, como empresa alemana y proveedora de soluciones para países de la OTAN, ha desarrollado por muchos años tecnología muy avanzada en el campo de los radares, optrónica y Spectum Dominance por lo que hemos logrado, por ejemplo, eliminar el ruido que producen las olas al chocar entre sí, aislando el que produce un paquete de droga al golpear en el agua o el de una persona nadando en cualquier condición de oleaje. Además, se necesitan también sistemas de guerra electrónica para detectar y descifrar comunicaciones de telefonía celular y de radio para poder inhibirlas cuando sea el momento adecuado.

También se requieren equipos capaces de localizar y triangular señales, para desplegar comandos que permitan capturar a quienes las producen. Con los sistemas de optrónica se puede visualizar al objetivo en cualquier condición de luz. Se necesitan sobre todo comunicaciones efectivas de data link, para enviar y recibir datos de video, voz e imágenes entre los centros de comando, las aeronaves, las unidades operativas en tierra y los buques.

¿Cómo puede Hensoldt aportar soluciones que apoyen a la SEDENA en la tarea que el Sistema Integral de Vigilancia Aérea (SIVA) mexicano está llevando a cabo contra el incremento de aeronaves de narcotraficantes?

 Esta parte de la lucha contra los cárteles de la droga mexicanos y foráneos, puede ser apuntalada con el radar PrecISR, por las características que hemos mencionado, pero también está nuestro Argos II, que es un sistema optrónico aerotransportado que puede identificar blancos a 60 km. de distancia y que utiliza cámara diurna, térmica, un spotter, un designador láser, un telémetro y fusión de espectro visible con el infrarrojo.

Esto es muy importante, porque permite detectar y visualizar con toda claridad a personas vestidas con camuflaje en zonas de vegetación muy densa, en donde la temperatura del cuerpo llega a igualarse a la del follaje y con sistemas simples resulta imposible distinguir el calor de la vegetación del que emite el humano. Nosotros tenemos tecnología que combina las aplicaciones de la cámara diurna con la nocturna y nos permite distinguir al objetivo de interés en todo momento. Además, Hensoldt ofrece el sistema radar pasivo Twinvis, el cual no emite energía como lo hace un radar tradicional, sino que utiliza las ondas de las señales de radio y televisión para detectar la altura y la posición de una aeronave ilegal, sin que sus ocupantes se enteren que están siendo rastreados. Con el sistema Twinvis se podría brindar un apoyo de enorme utilidad al SIVA de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) en sus misiones de vigilancia del espacio aéreo, al precisar que ahora los narcotraficantes y el crimen organizado en general utilizan alertadores para detectar radares que los estén siguiendo o traten de identificarlos. Lo que hacen los narcopilotos tras detectarlos es cambiar de ruta para evadir una posible persecución. Esto no es posible si se utiliza el Twinvis, porque los aviones ilegales jamás se enterarán de que están siendo rastreados y ubicados en el espacio aéreo con toda precisión.

 ¿Y con la SEMAR, para reforzar la vigilancia en plataformas y pozos petrolíferos, uno de los objetivos actuales?

Aquí proponemos usar varias tecnologías ya probadas en otros países. Contamos con radares de vigilancia (TRS-4D y Sharpeye) para diferentes tipos de embarcaciones que actualmente son usados por las fuerzas armadas de la OTAN en el mundo como Reino Unido, Estados Unidos, Alemania pero también en Latinoamérica como Brasil, Chile y Colombia. Se puede equipar a determinados buques de la Marina con nuestro sistema optrónico MEOS, que utiliza cámaras diurnas, térmicas y telemetro. También es posible combinar esto con sistemas optrónicos terrestres para vigilar zonas de gran extensión de hasta 20 km. por dispositivo instalado. Los sistemas de guerra electrónica pueden complementar toda una red de monitoreo de comunicaciones y enlaces del crimen organizado.

 ¿Cómo puede Hensoldt apoyar a las Fuerzas Armadas de México en los procesos de ampliación de la vida operativa de sus sistemas?

Nuestros productos nos permiten hacer un retrofit para extender la vida útil de los sistemas, mejorando al mismo tiempo todas sus capacidades. La tecnología que manejamos cumple con los estándares militares e internacionales y, sobre todo, no requiere los controles de exportación del Gobierno de los Estados Unidos.

 En el área de “Spectrum Dominance”, ¿cuáles son los productos y soluciones que esperan proveer en México? 

Ahora mismo estamos trabajando en varios escenarios para ofrecer a las Fuerzas Armadas mexicanas nuestra tecnología de última generación, especialmente y de acuerdo con el contexto que están viviendo de lucha contra el narcotráfico y seguridad fronteriza. Tenemos el sistema CUAV Xpeller, los inhibidores tácticos, los radiogoniómetros, los sistemas de intervención de comunicaciones, así como los sistemas de análisis de radio y los sistemas AntiRCIED, diseñados para prevenir la detonación de explosivos y de dispositivos  incendiarios operados remotamente.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.