Sábado, 3 de diciembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Entrevistamos al comandante del Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE)

Conversamos con el General de brigada de Infantería de Marina Ángel Ramón Herrezuelo Pérez, comandante del Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE). En estos momentos, el Mando tiene como objetivo general estar preparados para afrontar cualquier situación relacionada con el ámbito de las operaciones especiales con las mejores garantías de éxito: planeamiento y seguimiento de operaciones, incluido el mando y conducción de aquéllas que se determinen, coordinación de actividades, impulso a la interoperabilidad de las Unidades de Operaciones Especiales (UOE), ejercer la representación ante los organismos internacionales, así como asesorar al nivel operacional y estratégico en todo lo referente a operaciones especiales.

¿En qué esfuerzos está inmerso para potenciar su operatividad y capacidades, son algunos de ellos consecuencia del conflicto que ahora se desarrolla en Ucrania?

El MCOE mantiene su calendario de actividades y ritmo de trabajo para seguir avanzando e incrementando su nivel de operatividad. Ese espíritu de mejora se centra en impulsar los sistemas de Mando y Control, tanto a nivel táctico como operacional y potenciar ciertas áreas como targeting, explotación táctica (TEO, Tactical Exploitation Operation) o la inteligencia, reconocimiento y vigilancia conjuntas (JISR, Joint Intelligence Surveillance and Reconnaissance) para poder constituirnos en un Mando Componente de Operaciones Especiales -SOCC, por sus siglas en inglés-, tanto para las necesidades nacionales como internacionales, con las mejores garantías de éxito. Ese calendario o programa de actividades es independiente de la crisis de Ucrania, aunque no cabe duda que ésta ha priorizado determinadas actividades.

En este sentido, podríamos identificar la relevancia de la preparación y actuación previa al inicio del conflicto, actuando en lo que hoy día se identifica como zona gris, favoreciendo una transición rápida y efectiva hacia el conflicto propiamente dicho.

Ese trabajo en zona gris exige un adiestramiento, una preparación específica, el trabajo con determinados actores y organismos, así como el empleo de medios ajustados a esa forma de participar.

¿Qué nos puede explicar de los escenarios y cometidos internacionales en los que están inmersas las unidades de Operaciones Especiales españolas? ¿Y cuáles serán a corto y medio plazo?

Dentro de las directrices fijadas por el EMAD (Estado Mayor de la Defensa), se mantiene la contribución en misiones de apoyo y asesoramiento a unidades iraquíes en su lucha contra el DAESH, todo ello dentro del marco de la Operación Inherent Resolve en Irak como parte de una coalición internacional. Es previsible que nuestra contribución en el área de operaciones especiales se ajustará a las directrices que provengan de dicha coalición internacional, así como a las necesidades y solicitudes iraquíes.

Dentro del área de Diplomacia de la Defensa, las actividades de Seguridad Cooperativa y los planes de colaboración bilateral establecidos entre España y determinados países, permiten que las UOE trabajen bajo la perspectiva de asistencia militar en aquellos escenarios tradicionales de Cabo Verde, Senegal, Mauritania y Túnez. Estas misiones son de especial relevancia, porque permiten colaborar en la lucha contra las organizaciones violentas extremistas y contra el terrorismo y la desestabilización en el Sahel, escenario de interés estratégico para España.

Asimismo, Iberoamérica es también otro escenario de interés en el área de las operaciones especiales. Se mantiene el compromiso por parte de España para colaborar con el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (CCOES) de Colombia en su objetivo de obtener la certificación OTAN en algunas de sus unidades y poder así integrarse en misiones, operaciones y ejercicios, junto con naciones de dicho entorno. Es un cometido que se encuadra en el Programa OCC E&F (Operation Capability Concept Evaluation and Feedback), liderado por el Cuartel General OTAN de Operaciones Especiales ó NSHQ.

En esta misma línea de colaboración, se ha participado en el ejercicio PANAMAX 22 en Panamá, ejercicio sintético de puestos de Mando, organizado por el Comando Sur de Estados Unidos y se ha coordinado la participación de UOE españolas en el ejercicio ESTRELLA AUSTRAL 22 que tuvo lugar en Chile el pasado mes de agosto, impulsando el intercambio de tácticas, técnicas y procedimientos, así como la interoperabilidad en un ambiente conjunto-combinado y zonas de adiestramiento distintos a los disponibles en territorio nacional.

El MCOE también lidera y coordina la participación en el ejercicio multinacional de operaciones especiales FLINTLOCK, de periodicidad anual y organizado por el Mando Estadounidense de Operaciones Especiales para África o SOCAFRICA, que se desarrolla en continente africano y donde las UOE de los Ejércitos y Armada trabajan conjuntamente con unidades homólogas de naciones africanas para mejorar sus capacidades y procedimientos.

También se ha coordinado y gestionado la participación en el ejercicio TROJAN FOOTPRINT 22, organizado por el Mando Estadounidense de Operaciones Especiales para Europa ó SOCEUR, con un señalado número de países participantes, dentro de un escenario supuesto de actuación en zona gris en países del este de Europa.

En el área nacional, también se sigue planificando y ejecutando el ejercicio nacional conjunto de Operaciones Especiales SOFEX.

Sobre los conflictos del futuro, ¿Qué relevancia van a tener las Operaciones Especiales en general en aquellos convencionales, híbridos o asimétricos que puedan surgir?

Como comentaba anteriormente, el escenario ucraniano nos muestra que la separación entre actuaciones en zona gris y la transición hacia un combate convencional puede realizarse de una manera rápida y en ocasiones sin solución de continuidad. Esa rapidez de acción necesita una preparación previa, así como la elaboración de un plan específico y escalable que, aún manteniendo el esquema propio de zona gris, permita pasar a la confrontación con las mayores garantías de éxito.

Estamos viendo en dicho escenario ucraniano que las acciones clásicas del combate, entendidas como aquellas que se realizan  en los escenarios o dominios tradicionales terrestre, marítimo y aeroespacial se visualizan de manera más o menos clara, no obstante existen otros escenario o dominios que pueden pasar más desapercibidos, con efectos transversales a los anteriores, como son las acciones en el ciberespacio y en el ámbito cognitivo o de la información, cuyos efectos son muy importantes y que pueden estar implementándose desde la zona gris.

Por otra parte, teniendo en cuenta que los efectos de las operaciones especiales pueden alcanzar todos los niveles del conflicto, táctico, operacional y estratégico, así como por su flexibilidad y capacidad de adaptación para efectuar una transición desde la zona gris a conflicto convencional de manera muy efectiva, las operaciones especiales se presentan como una herramienta que contribuye a disponer de indicadores de alerta temprana, facilitando la elaboración o desarrollo de ese plan de transición o contingencia con una gran eficacia y rentabilidad.

¿Están las unidades de Operaciones Especiales españolas capacitadas para enfrentarse a esos retos? ¿Qué nivel tienen comparadas con otras similares de nuestro entorno?

La formación y preparación de las UOE es una responsabilidad propia de los Ejércitos y la Armada que siguen unos programas rigurosos y exigentes en este sentido. Bajo esta perspectiva, el MCOE es un “empleador” de las fuerzas que se pongan bajo su Mando. Sin embargo, el seguimiento de las diferentes operaciones en las que participan las UOE, las enseñanzas de los ejercicios internacionales en las que toman parte compartiendo escenario con unidades de operaciones especiales, tanto de países OTAN como otros, así como la propia experiencia obtenida en los ejercicios nacionales SOFEX, permite obtener una visión general del grado de preparación e inquietud de las UOE, percibiéndose una gran iniciativa y capacidad para operar en dicho entorno.

No obstante, teniendo en cuenta el carácter perfeccionista e inquieto que caracteriza a las UOE, siempre existe espacio de mejora, como es el desarrollo de procedimientos específicos de actuación en zona gris con el adiestramiento inherente, así como estar preparado para reaccionar en aquellos casos donde se pueda perder una teórica capacidad o superioridad tecnológica.

Pasando al área del equipamiento y material, teniendo en cuenta el desarrollo tecnológico actual y la velocidad a la que avanza, se identifican algunas áreas donde sería muy beneficioso contar con los medios más avanzados, por ejemplo, todos aquellos relacionado con la obtención de información (ISR) y empleo de drones; más robustos sistemas de Mando y Control de unidades; capacidades relacionadas con la Inteligencia Artificial y Machine Learning para apoyar la toma de decisiones; sistemas de procesamiento del lenguaje natural (NLP) que ayuden a los operadores a entender mejor el campo de batalla y la interrelación con otros operadores, así como beneficiar las capacidades humanas del operador (Human performance enhance programs), son algunos aspectos, aunque no exclusivos, que identificamos como áreas a  desarrollar en el corto plazo y que realmente darían un salto cualitativo a las operaciones especiales.

Hace poco tuvo lugar SOFEX 2022 ¿que nos puede comentar del mismo en cuanto a objetivos y participación?

Entre los meses de septiembre y octubre de 2022 tuvo lugar el ejercicio SOFEX-22, único ejercicio nacional conjunto de operaciones especiales con fase LIVEX, es decir con participación de fuerzas y medios desplegados en el terreno, que se planifica y ejecuta con periodicidad anual.

Su finalidad ha sido el planeamiento, conducción y ejecución de Operaciones Especiales, limitadas en espacio y tiempo, conduciéndose desde el Puesto de Mando del SOCC-nacional -es decir, el MCOE se organiza como SOCC-n para el desarrollo de este ejercicio-, en el que se han integrado los Grupos de Operaciones Especiales -SOTG, por sus siglas en inglés- participantes con medios aéreos y apoyos de combate, además de otros apoyos necesarios para llevar a cabo el ejercicio.

Referente al escenario, ha estado ambientado en una zona ficticia inestable, donde surgían conflictos territoriales debido a la escasez de recursos. En cuanto a las unidades participantes, decir que se ha contado con equipos operativos (SOTU, por sus siglas en inglés) de las UOE de los Ejércitos y Armada, helicópteros, medios ISR, además de otras unidades de apoyo.

Es un ejercicio que ha sido exigente y de una gran importancia para este Mando ya que, por una parte, es una oportunidad única de operar de forma conjunta con las unidades de OE, tanto en lo que respecta a los beneficios para nosotros como Mando, como para las propias UOE en lo que implica potenciar la interoperabilidad. En segundo lugar, porque nos obliga a hacer una transición desde la estructura de MCOE -tiempo de paz- a la de constituirnos como Mando Componente de Operaciones Especiales -crisis-, con sus propios desafíos de personal, adiestramiento y procedimientos y, tercero, porque se implica a toda la cadena de Mando hasta el nivel estratégico -que ha participado en el ejercicio como célula de respuesta- y que nos ha ayudado a adiestrarnos en situaciones reales sobre el proceso de toma de decisiones y la evaluación de las consideraciones que pudieran tener los efectos producidos en el área de operaciones por las UOE.

¿Y de la previsión de que en 2023 haya una UOE española incluida en la Fuerza de Respuesta de la OTAN?

España participa en el SOCC -Mando Componente de OE, por sus siglas en inglés- de la NRF 23 de la OTAN con una serie de puestos en el Cuartel General del SOCC, liderado por Alemania, además de una serie de fuerzas, en concreto, un SOLTG (Special Operations Land Task Group), proporcionado por el E.T. y un SOATG (Special Operations Air Task Group) proporcionado por el Ejército del Aire y del Espacio.

Al igual que cuando el MCOE se activó como Mando Componente OE en la NRF 18 con todo el proceso de validación, preparación y certificación previo, este compromiso no es nuevo, si no que se lleva participando en los ejercicios de adiestramiento y certificación correspondientes, desde comienzos del 2021. Esto es importante porque muestra el compromiso de España con las naciones aliadas en el alistamiento de las Fuerzas de Respuesta de la OTAN, más concretamente en el área de las operaciones especiales y, además, porque permite a las UOE continuar adiestrándose en un ambiente conjunto combinado con fuerzas similares de naciones de nuestro entorno, lo que beneficia la interoperabilidad.

El MCOE lidera y dirige la participación española en este tipo de contribuciones (OTAN), ya sea en ejercicios de adiestramiento o evaluaciones de certificación. (Octavio Diez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.