Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Radares de vigilancia marítima de Hensoldt. Referencia e innovación para el sector naval latinoamericano

El nombre Kelvin Hughes surgió en 1947 como empresa fabricante de radares electrónicos, pero la historia se remonta más de 200 años atrás, como productor de cronómetros e instrumentos de precisión marítimos. Se creó en 1947 por la fusión entre las firmas de fabricación de instrumentos científicos Henry Hughes & Son, de Londres, y Kelvin Bottomley & Baird, de Glasgow, con Marine Instruments actuando como agente regional en el Reino Unido. En septiembre del 2017, la alemana Hensoldt la compró aumentando su capacidad de desarrollo, fabricación y suministro de sistemas de radares de navegación y vigilancia marítima. Empezó a llamarse Hensoldt UK, a partir de septiembre 2019, durante la exhibición de defensa y seguridad DSEI, celebrada en Londres.

Siempre innovadora en el mercado para sensores y sistemas de radar, la compañía tiene una lista sin precedentes de novedades tecnológicas. En 1947 se instaló el radar Tipo 1 en el Rinovia, un  barco de vapor británico, que además fue uno de los primeros en equiparse con radar. En 2006, Kelvin Hughes confirmó su posición como líder tecnológico de la industria cuando lanzó Sharp­Eye, el primer transceptor de radar de estado sólido del mundo que se comercializa para la navegación marítima que no utiliza un magnetrón, sino amplificadores de estado sólido de baja potencia, eliminó todos los requisitos de mantenimiento regulares y transformó el rendimiento de detección, que lo hace hasta 10.000 veces más sensible que los radares convencionales.

foto: El nuevo radar SharpEye Mk5 (Hensoldt)

Sigue siendo el primer radar de banda X de estado sólido con un diseño que se puede instalar con la antena en la parte superior del mástil, obteniendo así un sensor más eficiente. El enfoque de estado sólido permite que técnicas como el procesamiento Doppler, las altas relaciones de compresión de pulso y la detección de objetivos móviles hayan sido factores determinantes para que unas 25 armadas del mundo, incluida la Royal Navy, usen esta tecnología. Lo emplean como algo más que una herramienta de navegación y para evitar colisiones, sino también como un sensor de detección avanzado que brinda capacidades tácticas y conciencia de la situación a través de la detección de objetivos pequeños en condiciones climáticas severas, algo que no es posible desde un radar de magnetrón.

Luis Gueren, director de Marketing de Hensoldt en Latinoamérica, nos explica: Nuestros sistemas de radares y específicamente nuestra tecnología patentada “SharpEye” han sido usados y aprobados por diversos clientes en el mundo.  Con más de setenta años en el mercado de radar y diseñando sistemas integrados de puentes de navegación durante más de tres décadas, contamos con una gran experiencia que nos permite cumplir con los exigentes requisitos de los puentes navales especializados en diferentes partes del mundo. Un buen ejemplo es el sistema de radar INBS, que aprovecha la tecnología del radar de estado sólido “Sharp­eye”,  brindando una conciencia situacional completa al puente.

Hensoldt en América Latina

Hensoldt ya tiene una historia larga en América Latina, entregando soluciones como radares navales, periscopios, guerra electrónica, radares terrestres y sistemas VTS para países como Brasil, Chile, México y Colombia. Con la adquisición de Kelvin Hughes, cuenta ahora con una mayor y mejor cartera. Hensoldt UK proporciona a autoridades portuarias de todo el mundo servicios de gestión de tráfico de embarcaciones (VTMS) con sistemas de radar de última generación para la gestión, seguridad y protección de rutas marítimas, puertos, vías fluviales y costas. En 2015, Kelvin Hughes ganó un contrato para suministrar 2 de sus sistemas de radar SBS-900-2 SharpEye para el puerto de Vitória (Brasil). Además, la empresa también ha estado presente en la región entregando soluciones que permiten a diferentes países controlar sus costas frente a pesca ilegal y tráfico de drogas.

Un ejemplo muy concreto son los radares costeros SBS-900, que serán incorporados al Sistema Integrado de Control de Tráfico entre 2019 y 2020 operado por la Armada Nacional de Colombia y la DIMAR (Dirección General Marítima Colombiana). La familia SBS-900 incorpora el transceptor digital SharpEye de alto rendimiento y está configurada para proporcionar un conjunto sellado ambientalmente y montado en el mástil. El sistema, de alta fiabilidad, está diseñado para proporcionar un sensor de radar completo para integradores de sistemas que cumplan con los requisitos de un sistema de vigilancia costera o un sensor de radar que forme parte de un sistema de Servicio de Tráfico de Buques (VTS).

foto: Sistema Xpeller antidrones de Hensoldt con Sharpeye

Otra solución destacada de Hensoldt UK para la región es el radar para pequeñas embarcaciones MK5. Brinda la capacidad Sharp­Eye a buques militares más pequeños, proporcionando una solución de esta clase más ligera en plataformas más compactas. El SharpEye ha estado en servicio durante más de diez años. Uno de los problemas de las versiones más grandes del radar venía por su peso. Para solucionarlo, los ingenieros de Kelvin Hughes tomaron una unidad del antiguo radar Mk5 de magnetrón ya probada, que ha estado funcionando durante mucho tiempo, sacaron los componentes electrónicos antiguos y le pusieron el nuevo transceptor SharpEye.

De esta forma ahora ofrecen un radar de última generación en un formato mucho más liviano para embarcaciones pequeñas, con un peso de sólo 47 kg. Debido a las limitaciones de espacio, el Mk5 utiliza antenas más reducidas, ya sea de 1,4 o 1,9 m., ofreciendo en torno al 80-85 por ciento de la capacidad de los radares más grandes. El SharpEye Mk5 es un radar de tipo array abierto de 80 W de potencia que, sin embargo, ofrece elevadas prestaciones frente a objetos de pequeño tamaño, incluso en ambientes de clutter (múltiples ecos de radar). Emplea tecnología de pulso Doppler, funciona en banda X e incorpora novedades recientes como los transistores de nitrito de galio (GaN).

Michael Gache, director Regional de Ventas de Hensoldt UK, explica que en el puente de cualquier barco, los radares de navegación son esenciales para la seguridad de la navegación de la vida a bordo. El “SharpEye” proporciona un sensor de radar avanzado que, a través del procesamiento “Doppler”, la compresión de pulso mejorada y el procesamiento de detección de objetivos en movimiento (MTD), proporciona una conciencia situacional sin precedentes, detectando objetivos pequeños en la superficie del mar y objetivos aéreos bajos, como helicópteros hacia el horizonte en condiciones climáticas severas. La combinación de estas técnicas permite filtrar el desorden del mar y la lluvia sin perder los objetivos de interés. Esto es especialmente importante cuando se protege el buque de amenazas como barcos pequeños, RHIB y otras de sección transversal de radar baja (RCS).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.