¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Jueves, 23 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El Presidente de Colombia denuncia erróneamente faltantes de armamento y amenaza con una purga en las Fuerzas Militares

Acompañado por el Ministro de Defensa, Iván Velásquez, y el Comandante General de las Fuerzas Militares, General Helder Giraldo, el presidente de Colombia, Gustavo Petro denunció una alarmante faltante de municiones y explosivos en la Fuerte Militar de Tolemaida y en los polvorines de la Décima Brigada Blindada en La Guajira.

Además, aseguró existen redes clandestinas formadas por militares y civiles que supuestamente trafican armamento estratégico del Ejército Nacional, alimentando así a grupos armados tanto nacionales como extranjeros y anunciando una nueva purga de militares dentro de las Fuerzas Militares de Colombia. Sin embargo, las cifras presentadas para respaldar estas acusaciones, durante una declaración realizada en la tarde del 30 de abril, han resultado ser incorrectas.

Las cifras presentadas por Petro fueron impactantes: millones de municiones de fusiles, miles de municiones de artillería, y hasta avanzados misiles Spike y Nimrod fueron declarados como "robados" por el mandatario y su administración.

"Como ustedes pueden ver, solo entre municiones 5,56 hay más de 1 millón de municiones perdidas. Además, explosivos, granadas, armas como misiles, etcétera", afirmó con seguridad el presidente Petro.

No obstante, la realidad dista mucho de lo expuesto por Petro. Parece ser que las cifras fueron mal interpretadas, lo que llevó a exagerar la magnitud de los faltantes de armamento y, por ende, generar una reacción exagerada en la opinión pública.

Información confidencial publicada por el mismo mandatario en su cuenta de X (antes Twitter) tratando de justificar su discurso, contradice de manera contundente lo expuesto. En una revisión detallada del cuadro presentado por Petro, "Anexo B Misión Trabajo 0036/2024 Guajira-Cesar", se revela que los faltantes reales son mucho menores que los anunciados inicialmente. Este error en la interpretación y lectura de las cifras presentadas por Petro plantea serias interrogantes sobre la gestión de información sensible por parte del Gobierno colombiano y la necesidad de una mayor rigurosidad en la presentación de datos ante la opinión pública.

Según Gustavo Petro en su alocución, , en la inspección en Tolemaida que se realizó el día del 12 de febrero, se encontraron los siguientes faltantes:

  • 746 granadas calibre 81 milímetros
  • 3.712 granadas de mano M26
  • 2.880 granadas de 40 milímetros
  • 1.590 granadas de 60 milímetros 
  • 797 granadas de 40 milímetros eslabonadas
  • 8.203 municiones, calibre 7.62
  • 41.745 municiones, calibre 5.56 
  • 131.577 municiones, calibre 7.62 eslabonados
  • 626.614 municiones, calibre 5.56.

En la inspección realizada en La Guajira, el día 1 de abril se encontraron, aparentemente los siguientes faltantes:

  • 2 misiles Spike 
  • 37 misiles Nimrod 
  • 550 cohetes RPG
  • 22 granadas de 155 milímetros 
  • 621 granadas de 106 milímetros 
  • 1.077 granadas de 105 milímetros para obús 
  • 1.077 granadas de 90 milímetros 
  • 960 granadas de 81 milímetros
  • 1.218 granadas de 60 milímetros
  • 4.171 granadas de 40 milímetros
  • 24 cartuchos de 40 milímetros L 70HE 
  • 1.494 granadas de 40 milímetros eslabonadas
  • 3.694 granadas de mano M26 
  • 17.456 cargas antitanque 
  • 22.293 cargas antitanque punto 50 TAB
  • 330.419 municiones calibre 7.62 Eslabonadas
  • 9.829 municiones calibre 7.62 
  • 761.551 municiones 5.56 mm
  • 57.99​2 municiones 5.56 mm Eslabonadas
  • 1.262 municiones, calibre 0.38 Especial. 

Pero en el caso de la Décima Brigada en la Guajira, y analizando el cuadro "Anexo B Misión Trabajo 0036/2024 Guajira-Cesar", el verdadero material faltante es de tan solo:

  • 1 misil antitanque Spike.
  • 35 granadas para morteros de 81mm.
  • 72 granadas de 40mm.
  • 1.111 granadas de 40mm eslabonada.
  • 868 grandes de mano M-26.
  • 102.234 municiones calibre 5.56 mm
  • 8.974 municiones calibre 5.56 eslabonada
  • 31 municiones calibre 9mm

Aunque este inventario faltante no deja de ser preocupante, lo cierto es que en el caso de Colombia, debido a su conflicto interno, es mucha la munición que es disparada en operaciones reales de combate, sobre todo de los calibres 5.56 mm, munición estándar en los fusiles Galil usados por las FFMM, esta munición es muy difícil de justificar debido a lo complejo de recuperar las vainillas para tal fin, de igual manera esto puede suceder con las granadas eslabonadas de 40 mm y las del tipo personal M-26. También es importante reconocer que pude existir tráfico de munición de las FFMM de Colombia, pero no en los números exagerados anunciados por el presidente Gustavo Petro.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.