Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Pasan a retiro a 11 oficiales del Ejército de Colombia por denuncias de irregularidades en labores de inteligencia

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, dio a conocer que fueron apartados del servicio activo diez oficiales del Ejército y un brigadier general solicitó su retiro voluntario. El motivo son las investigaciones que se vienen haciendo por denuncias sobre el presunto empleo irregular de las capacidades de inteligencia militar y con el fin de cumplir la política de no tener tolerancia con la ejecución de conductas al margen de la ley, pero ni esa cartera, ni el Comando de las Fuerzas Militares dieron a conocer cuáles eran las acusaciones concretas ni la identidad de los afectados.

La revista Semana había denunciado presuntos seguimientos ilegales desde el Ejército entre febrero y los primeros días de diciembre del 2019 a más de 130 líderes políticos, magistrados y periodistas desde dos guarniciones militares: el Batallón de Ciberinteligencia (BACIB) y el Batallón de Contrainteligencia de Seguridad de la Información (BACSI).

Trujillo, que asumió el cargo a finales del año anterior, puso en marcha procesos internos para fortalecer los controles del uso de las capacidades de inteligencia militar. El Comando General de las Fuerzas Militares tiene abierta una investigación disciplinaria y delegó en la Inspección General de las Fuerzas Militares que adelante las indagaciones. También se hicieron cambios en la estructura de mando del Ejército Nacional, en los estados mayores, direcciones y unidades operativas para dinamizar y mejorar las operaciones y los procesos de inteligencia. 

La Fuerza Pública tiene y tendrá el respaldo y respeto de los colombianos, en tanto siga actuando con transparencia, que es la fuente de su legitimidad y apoyo de la opinión pública, dijo el ministro. Los militares calificaron esas actuaciones como perfilaciones y trabajos especiales, realizando múltiples intercepciones de comunicaciones sin ningún tipo de orden, ni justificación legal.

Por medio de herramientas informáticas y de software, se  realizó la búsqueda y recolección de la información posible de sus objetivos para elaborar informes de inteligencia militar, reveló Semana. El general Luis Fernando Navarro, comandante de las Fuerzas  Militares, aseguró que la revisión estratégica que estaban haciendo se realizó desde enero hasta el 27 de marzo. Participaron más de 100 expertos en diferentes especialidades de la inteligencia militar, con el acompañamiento de validadores nacionales e internacionales. 

Se hizo una revisión de las capacidades de inteligencia militar, los procedimientos que están desarrollando, su organización, controles y protocolos de seguridad para el manejo de la información, con el fin de erradicar la ejecución de prácticas que pudiesen ser contrarias a la Ley de Inteligencia, vulnerar los derechos de personas naturales o jurídicas y lesionar el bueno nombre de la institución. El proceso se comunicó a la Procuraduría General. 

En esta actuación, además, se compulsaron copias a la Fiscalía General para que desarrolle la investigación penal a la que haya lugar. Según el Ministerio, ninguno de los cambios afecta el desarrollo de operaciones militares. Según la publicación, hubo seguimientos e investigaciones a la periodista María Alejandra Villamizar, de Noticias Caracol; Jorge Mario Eastman, ex viceministro de Defensa; Daniel Coronell, director de Univisión; Ignacio Gómez, subdirector de Noticias Uno y miembro de Liga Contra el Silencio, una iniciativa de la Fundación para La Libertad de Prensa (FLIP); Gina Morelo, editora de la Unidad de Datos de El Tiempo; Yolanda Ruíz, directora de noticias de RCN Radio; y el columnista independiente Daniel Coronell y los senadores Gustavo Bolívar, Angélica Lozano y Antonio Sanguino; .y también un militar retirado, Pedro Soto, quien fue candidato al concejo de Barranquilla por el Centro Democrático. 

También se habría hecho lo propio sobre abogados de víctimas de ejecuciones extrajudiciales y líderes sindicales como Humberto Correa, secretario de Derechos Humanos de la Confederación General de Trabajadores (CGT); José Alvear Restrepo, de la ONG el Colectivo de Abogados; Nick Casey y Linsey Addario, periodistas de The New York Times. Algunos coroneles y generales, han tratado de justificar los perfiles argumentando que se trata de datos obtenidos por fuentes abiertas y redes sociales. Los delegados del Gobierno en la negociación de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) denunciaron haber sido espiados.

La investigación comenzó en enero, después de que el general Nicacio de Jesús Martínez dejó el cargo de comandante del Ejército bajo acusaciones de la revista Semana de promover interceptaciones ilegales de espionaje desde cuarteles militares. Colombia ya se vio inmersa en un escándalo de espionaje hace casi una década por las escuchas telefónicas realizadas por el ya extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), durante el gobierno de Álvaro Uribe, a rivales políticos de todo tipo. La que fuera su jefa, María del Pilar Hurtado, fue condenada a 14 años de cárcel.

Fotografía: El ministro de Defensa colombiano, Carlos Holmes Trujillo.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.