Domingo, 26 de junio de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Los Kfir de la Fuerza Aérea de Colombia no volarían mas allá del 2023, se descarta la opción de F-16 daneses

El Kfir, punta de lanza de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) será dado de baja antes del 2023. La decisión se habría tomado debido al alto costo para la institución de mantenerlos en vuelo, a pesar de contar un elementos electrónicos y armamento de ultima generación, la dificulta de encontrar repuestos certificados para sus motores sería la razón principal de esta decisión.

Además se suma la necesidad de destinar recursos para la adquisición de plataformas aéreas como los Cessna 172 y Texan T-6C, aeronaves que ha vendido adquiriendo la FAC de manera paulatina y ajustando al máximo sus gastos.

También hay que recordar la intención de la FAC de buscar en la brevedad el remplazo de los ya retirados del servicio A-37 Dragonfly, estando en la mira de la institución el M-346 de la italiana Leonardo y el coreano FA-50 de KAI, pudiéndose conocer que a la fecha la FAC no se ha decantado por alguno.

Frente a los recientes anuncios de negociaciones que la FAC estaría adelantando con Dinamarca por aviones F-16 MLU, defensa.com pudo establecer que, efectivamente, estas se adelantaron y que tras la visita realizada por los inspectores de la institución a estas aeronaves el interés habría cesado, desconociéndose la razón de este, siendo importante recordar que estos aviones ya tienen mas de 40 años de servicio con la Royal Danish Air Force (RDAF) y que a pesar de sus continuas modernizaciones, buen mantenimiento y aun horas de vuelo remanentes, la FAC sigue en su interés de adquirir  F-16 Block 70 nuevos.

También se ha podido establecer que el gobierno de los Estados Unidos adelanta la búsqueda de aviones F-16 Block 50 dentro de su inventario, para ser vendidos a Colombia junto con la modernización desarrollada por Lockheed Martin y que ya había sido ofrecida en el pasado por representantes de la empresa estadounidense, incluso dejándose la puerta abierta a modernizaciones de aviones de un tercer país, razón por la cual se habrían realizado acercamientos con Dinamarca para las adquisición de sus F-16 MLU.

Ante todo esto, el panorama no es alentador para la Fuerza Aérea Colombiana, pues la compra de aviones de superioridad aérea ha encontrado una fuerte oposición de partidos políticos de izquierda, quienes aducen que en este momento no es una prioridad, poniendo en peligro las capacidades de la FAC de contar mas allá del 2023 con un nuevo avión que remplace al ya imposible de mantener Kfir y dejando a Colombia sin una de las principales capacidades que debe tener cualquier país soberano: el control de su espacio aéreo. (Carlos Vanegas, Corresponsal en Colombia Grupo Edefa)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.