Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Colombia planifica el futuro de su defensa aérea

Según declaraciones  del Brigadier General José Mauricio Mancera Castaño, Subjefe de Estado Mayor de Planeación Estratégica de la Fuerza Aérea Colombiana, en una entrevista con la local W Radio y que recoge la agencia francesa AFP, Colombia requiere dotarse de un sistema de defensa antiaérea. En el actual escenario de tensión creciente con Venezuela, el general Mancera recalcó que dicha necesidad responde a una "política netamente defensiva" y no busca desatar ningún tipo de "carrera armamentista".

Mancera afirmaba que Colombia solo requiere lo mínimo para defender nuestra nación, sin referirse a la amenaza que pueda suponer en la actualidad Venezuela, reconociendo además que se trata de un asunto que está “tratándose hace varios años”.

También se está planificando con la debida antelación la renovación de la flota de superioridad aérea, que aunque tiene muy buenas capacidades, deberá ser renovada a medio plazo por la veteranía de los sistemas. En este sentido, el general reconocía dicho trabajo “lo estamos haciendo con el debido tiempo para que el país tenga los tiempos para planear este tipo de adquisiciones”.

Para Vicente Torrijos, experto en conflicto y seguridad de la Universidad del Rosario, Colombia no dispone ni de una fuerza aérea ni de una defensa antiaérea creíble, por lo que es necesaria la renovación de ambas. Para Torrijos, cuyas declaraciones también recoge AFP, “Colombia tiene una clara superioridad aérea” frente a Venezuela, sin embargo el temor a una posible escaramuza en Venezuela orquestada por el presidente Maduro contra Colombia, para consolidarse en el poder, no debe descartarse. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·El Spyder de la israelí Rafael, uno de los sistemas considerados en Colombia (Rafael)

·Aviones de combate Kfir colombianos (FAC)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.