Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Colombia busca paliar el efecto del gasto de personal sobre su presupuesto de adquisición en Defensa

El Ministerio de Defensa de Colombia decidió profesionalizar a sus soldados, dándoles un salario mensual y sobre todo garantizándoles una pensión después de 20 años de servicio, al ser catalogada como una profesión de alto riesgo, una solución para incentivar el ingreso de  personal dentro de las Fuerzas Armadas de Colombia y sobre todo para que no se perdiera el entrenamiento que los soldados rasos tenían, pues al durar su servicio militar obligatorio 2 años, su experiencia en combate era muy valiosa.

Esa decisión, que hoy permite al Ejército de Colombia contar con mas de 80.000 soldados profesionales, la mayoría con cursos de combate , se ha convertido en un problema dentro del presupuesto destinado a Defensa. Recién posicionado, el ministro de  esta cartera, Guillermo Botero, solicitó al Congreso de la Republica la aprobación de un incremento en el presupuesto de defensa de aproximadamente 630 millones de dólares, basando su petición en la necesidad de incrementar la inversión o compra de equipos nuevos, pues el actual presupuesto está destinado en su mayoría a gastos de funcionamiento, pago de primas  y sobre todo de pensiones.

Es recordado el caso del dinero que se tenia destinado para comprar un tanque de guerra ( Main Battle Tank - MBT) para el Ejército pero que finalmente fue desviado para cumplir con primas atrasadas del personal. En este marco,  el Ministerio de Defensa de Colombia dio luz verde a un nuevo proyecto que permitiría reducir el tiempo de servicio de los soldados profesionales, pasando de 20 a 5 años, al cumplirse este periodo el soldado tendría dos opciones, la primera seguir la carrera de suboficial, tras una revisión de su hoja de vida y capacidades académicas, o retirarse de la institución para continuar su vida como civil.

Es una propuesta lógica, que permitiría que cada año cientos de soldados no obtengan una pensión de por vida, reduciendo la carga pensional de la institución. Hoy un solado profesional sale pensionado con un promedio de 40 años de edad, pero el problema del nuevo proyecto, de ser aprobado, radicaría en esos soldados que después de 5 años de servicio en una profesión de alto riesgo saldrían a una vida civil solo con el conocimiento adquirido en combate, lo que dificultaría mucho su incorporación al mercado laboral.

Sería necesario que el Gobierno Nacional incentivará al sector empresarial en la contratación de este personal, pues a pesar tener solo conocimiento de las armas y cierto nivel de capacitación, su permanencia de 5 años dentro del Ejército les perfila como personas con sentido de pertenecía, disciplina y sacrificio. De lo contrario se corre el riesgo de que esa experiencia en combate sea valorada por otros países acostumbrados a contratar mercenarios, o que terminen  en grupos irregulares al margen de la ley, tentados por un salario y una supuesta calidad de vida dentro de estos. El Ministerio de Defensa de Colombia no lo tiene fácil, es necesario reducirlos gastos de personal, pero a su vez se debe garantizar que el soldado saliente tenga oportunidades dentro del sector empresarial en Colombia. (Carlos Vanegas, corresponsal Grupo Edefa en Colombia)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.