Jueves, 19 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Palabras del Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile al recibir en Madrid la Gran Cruz del Mérito aeronáutico con distintivo blanco

Reproducimos las palabras del general Arturo Merino, Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, agradeciendo la condecoración del Gran Cruz del Mérito aeronáutico con distintivo blanco recibida del Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire español, general Javier Salto.

“Sean mis primeras palabras para manifestar mi profundo y sincero agradecimiento por el honor que se me concede, al otorgarme en esta ceremonia la condecoración Gran Cruz del Mérito aeronáutico con distintivo blanco.

 

Hago propicia esta especial ocasión para expresar nuestro más afectuoso y fraterno saludo a nuestros apreciados amigos aviadores del Ejército del Aire de España, formulando los mejores deseos de éxito para que la brillante trayectoria de esta fuerza aérea amiga continúe en el rumbo de constante superación y éxito que la distingue.

 

Este gesto es una muestra de aprecio hacia mi persona y particularmente una demostración de afecto hacia la fuerza aérea que tengo el privilegio de comandar, simbolizándose de esta manera la franca amistad y los ideales compartidos que hemos sustentado permanentemente en el tiempo.

 

Como ciudadano chileno, como aviador militar y como persona, lo agradezco desde lo más profundo de mi corazón, ya que constituye un privilegio recibir esta distinción de una nación como España, nuestra madre patria, la que por siglos ha marcado rumbos en tantos aspectos de la cultura, las ciencias y las artes, y cuya impronta marcó profundamente la cultura y el destino de nuestra Latinoamérica y en particular a Chile.

 

Relación con España

 

Esta condecoración es aún más valorada, en especial por mi condición de aviador y atendiendo la prolongada y útil relación que han mantenido nuestros dos países en el campo de la aeronáutica.

 

No podemos olvidar que las alas chilenas y las alas de España se entrecruzan y encuentran en diferentes épocas de la historia, desde los inicios mismos de la actividad aeronáutica, dando origen a una relación que se ha mantenido en el tiempo hasta nuestros días.

 

Es así como en los albores de la aviación, los aviadores chilenos José Luis Sánchez Besa y Luis Omar Page se destacan volando sobre los cielos de España, en tanto en Chile, por esos mismos años, el piloto español Antonio Ruiz realiza uno de los primeros vuelos en nuestros cielos. A estos acontecimientos, sucedería años más tarde, en 1929, como hecho trascendente, la llegada al país del avión "Jesús del Gran Poder", en su raid que cruza el Atlántico, pilotado por los ciudadanos españoles Ignacio Jiménez y Francisco Iglesias.

 

Muchos años después, ya en la década de los años 70, se formalizan y generan los vínculos protocolares entre la Fuerza Aérea de Chile y el Ejército del Aire de España, impulsando así las actividades entre ambas fuerzas, acreditándose en 1976 nuestro primer agregado aéreo ante el Estado español, hecho al cual sucedería algunos años más tarde la adquisición de Casa C101 por parte de la Fuerza Aérea de Chile, material que aún se mantienen en servicio en nuestra Fuerza.

 

Como parte de la transacción comercial que involucró al material C101, el Ejército del Aire de España adquiere un lote de 41 Enaer E-26 Tamiz, material que pasa a ser parte de vuestra Academia General del Aire.

 

En la década de los 90 del siglo pasado, la presencia de material aeronáutico español en nuestra fuerza se incrementa con la adquisición de cuatro aeronaves C212 que potenciarían nuestra flota de transporte liviano, material que por esa época ya se encontraba en uso en nuestro Ejército y en nuestra Armada, como también en varios países de la región.

 

El empleo del avión de instrucción básica ENAER Tamiz T-26 / Pillan T-35 en ambas fuerzas, permitió llevar adelante un intercambio de pilotos instructores de este material que se prolongó por poco más de una década con resultados altamente satisfactorios, y para nosotros constituyó la forma amplia de conocer el proceso de formación de pilotos en el Ejército del Aire, como también en un potente elemento de motivación para nuestros oficiales.

 

La relación profesional y de amistad que nos une, se ha ido construyendo a lo largo de los años a partir de los hechos ya señalados, y se ha mantenido en el tiempo, ya que asignamos gran importancia a la generación de vínculos con el Ejército del Aire de España, con el cual tenemos gran  afinidad y múltiples temáticas en común, lo que ha quedado de manifiesto a través de las iniciativas de colaboración y de apoyo recíproco entre ambas instituciones, sentimos que esta relación es de franca amistad, altamente profesional y de cooperación mutua en beneficio de nuestras instituciones y de nuestros países.

 

En el plano personal y familiar, España y en especial Madrid, tienen un espacio en nuestros corazones como familia, ya que en los años 2002 y 2003 me correspondió  realizar el  curso de Estado Mayor Conjunto en el Centro de Estudios de Estado Mayor de la Defensa, ocasión en la cual tuve la oportunidad de recibir los conocimientos y las herramientas para planificar y conducir operaciones militares en el ámbito conjunto bajo estándares OTAN, a nivel estratégico y operacional, conocimiento que me ayudó con  posterioridad  desempeñar mandos conjuntos del más alto nivel en mi país.

 

En el plano personal, esta magnífica experiencia, nos dio la invaluable oportunidad de conocer un poco más a España y su gente, hacer amigos que aún conservo y llevarnos como familia maravillosos recuerdos de esta permanencia en la madre patria.

 

Adicionalmente, quisiera aprovechar esta oportunidad para agradecer al General del Aire Don Javier Salto Martínez - Avial, quien propusiera y apoyara mi nombramiento como miembro de mérito ante la fundación Carlos III, relevante reconocimiento que he recibido en el mes de junio del año pasado, como un honor hacia mi persona y gran orgullo.

 

Señor Jefe de Estado Mayor Del Ejército del Aire de España, General del Aire Don Javier Salto Martínez - Avial, distinguidas autoridades militares, camaradas y amigos.

 

Una relación construida sobre bases sólidas, como lo es la existente entre el Ejército del Aire y la Fuerza Aérea de Chile, nos llena de confianza para enfrentar el futuro, por ello como institución, seguiremos prestos a volar en formación cerrada de progreso y hermandad con el Ejército del Aire de España. 

 

Recibo esta condecoración con gran orgullo y respeto, es ella el mejor testimonio de la amistad, confianza y consideración mutua entre dos organizaciones que se han vinculado en la historia de la aeronáutica iberoamericana y que realizan su mejor esfuerzo para volar en apoyo de sus Estados, conscientes del beneficio que esto trae a sus respectivos pueblos.

 

Tengan ustedes la absoluta seguridad que investiré esta prestigiosa insignia con especial aprecio y deferencia, porque siento que además del inmenso honor que significa, está acompañada de las invaluables prendas de la amistad, la confianza y el respeto mutuo que tenemos con nuestros hermanos españoles”. (General Arturo Merino, Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile)

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.