Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fiscalía ordena a la Armada reanudar la búsqueda del Hércules C-130 de la FaCh

El buque oceanográfico AGS-61 “Cabo de Hornos” de la Armada de Chile reanudará la búsqueda del del avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) siniestrado hace más de dos meses mientras viajaba a la Antártica con 38 personas a bordo.

Lo anterior, por orden de la Fiscalía de Chile a fin de contribuir a la investigación del hecho. "Hicimos presente a la autoridad de la Armada que consideramos relevante e indespensable para la tranquilidad de las familias y para el desarrollo de la investigación la búsqueda de restos del vuelo", explicó el fiscal regional de Magallanes, Eugenio Campos, quien lleva la investigación de oficio del accidente.

“Ayer tomé comunicación con personal de la Armada, vamos a tener reuniones en los próximos días para ver la operatividad. Para realizar una metodología diversa a la aplicada la vez anterior”, sostuvo.

En la Armada confirmaron el hecho, informando que el pasado miércoles 19 de febrero zarpó desde Valparaíso el Buque Oceanográfico AGS – 61 “Cabo de Hornos” de la Armada de Chile, el cual arribó el lunes 24 a la bahía de Punta Arenas.

“El programa de trabajo de las operaciones ha sido coordinado entre la Tercera Zona Naval con la IV Brigada Aérea y Fiscalía Regional, teniendo como objetivo realizar un barrido del fondo marino con el fin de encontrar algún registro y/o anomalía que contribuya a determinar la ubicación de elementos de mayor dimensión del siniestrado C-130 y que hayan quedado depositado en el suelo marino”, indicó la Institución.

Esta tecnología se basa en un grupo de haces que viajan al mismo tiempo a las profundidades del mar donde rebotan y, posteriormente, regresan conteniendo tanto la distancia existente como las características geomorfológicas del fondo marino en un área circular denominada “foot print” o “huella acústica”. Todo esto puede ser representado gráficamente y trabajado con sistemas de información geográficos para posteriores análisis e interpretaciones hidrográficas y geomorfológicas del fondo marino.

Aunque esta tecnología ha sido diseñada para el estudio del fondo marino, se pondrá nuevamente al servicio del esfuerzo realizado por la Armada de Chile en busca de partes u objetos del C-130 que después del accidente podrían haber quedado depositados en el fondo marino, complementando el trabajo realizado por esta misma nave en el mes de diciembre de 2019.

Esta tarea de rebusca del fondo marino se suma a la permanente búsqueda de objetos en superficie, que desde la caída del C-130 hasta ahora, se ha estado llevando a cabo tanto por las Unidades de la Armada de Chile, como también por naves mercantes, de pasajeros y operadores antárticos que navegan en tránsito en demanda del continente blanco o que cruzan transoceánicamente el Paso Drake.

“Las instrucciones en caso de posibles avistamientos, obtención de objetos y entrega a las autoridades competentes por parte de alguno de estos buques son, permanentemente, difundidas, monitoreadas y coordinadas por el Servicio de Búsqueda y Salvamento Marítimo (MRCC) de Punta Arenas, dando cumplimiento al apoyo de la Armada de Chile para contribuir al esfuerzo de búsqueda llevado a cabo por la Fuerza Aérea de Chile”, concluyó la Armada. (Pamela Squella)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.