Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Chile presenta el nuevo sistema satelital que reemplazará a Fasat-Charlie

El Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, anunció el desarrollo de un nuevo Sistema Nacional Satelital, que tiene como objetivo materializar un Programa Espacial que sea un aporte al desarrollo científico y tecnológico nacional, para la defensa y la sociedad civil.

Las iniciativas que conforman el programa entregan una hoja de ruta para un desarrollo espacial realista que permitirá a Chile tener, en un plazo de 10 años, capacidades satelitales propias y a la medida de las necesidades del país.  “En lugar de un satélite individual, anunciamos la puesta en marcha de un Sistema Nacional Satelital, que coordinará e integrará los esfuerzos del Ministerio de Defensa, la Fach y el Ministerio de Ciencias, en beneficio de nuestra defensa y seguridad, la ciencia, nuestra economía, el enfrentamiento de catástrofes naturales, las operaciones de búsqueda y rescate, la protección de nuestros recursos naturales, el 2 monitoreo del clima y la protección de nuestra naturaleza y medio ambiente", dijo el Mandatario, quien estuvo acompañado por los ministros de Defensa, Mario Desbordes; Ciencia, Andrés Couve y Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt.

El programa posibilitará contar con un satélite operacional que reemplazará en sus funciones al Fasat-Charlie, que ya cumplió su vida útil, y también contempla la fabricación, lanzamiento y puesta en servicio de dos nuevos satélites de alta resolución, uno de los cuales será construido en Chile.

Los tres satélites conformarán una constelación nacional para la observación de la Tierra, mejorando la capacidad del Fasat-Charlie. La información que entregarán se complementará con el acceso preferencial a otras constelaciones satelitales, lo que permitirá contar con una mayor gama de imágenes, recibidas con mayor frecuencia y a un menor costo.

A ello se sumará la habilitación de tres estaciones terrestres de control orbital, que se ubicarán en Santiago, Punta Arenas y Antofagasta, esta última será móvil. Estarán conectadas entre sí y permitirán un acceso descentralizado a imágenes satelitales y aumentarán las posibilidades de cooperación internacional en materias espaciales

“Con este nuevo Sistema Nacional Satelital, Chile da un gran salto adelante en su incorporación al mundo del espacio, la cuarta revolución industrial, el mundo digital y la sociedad del conocimiento y la información, en beneficio del bienestar y calidad de vida de todos los chilenos”, destacó el Mandatario.

Además se construirán 7 micro satélites con participación del sector de defensa, el mundo académico y la industria nacional, lo que ampliará el conocimiento nacional en materias espaciales y contribuirá al desarrollo tecnológico chileno. Se enfocarán, por ejemplo, en brindar alertas para los Sistemas de Búsqueda y Rescate (SAR), así como la vigilancia y monitoreo marítimo. 

Junto con el Proyecto del Sistema Nacional Satelital, se está avanzando en el modelo de gobernanza del sistema espacial chileno, que incorporará una nueva institucionalidad espacial que permita una coordinación e integración efectiva entre distintos servicios públicos y la participación activa del mundo académico y el emprendimiento nacional en materias espaciales.

Como ya informamos en exclusiva el pasado mes de septiembre de fuentes del Gobierno chileno, sólo dos ofertas habrían respondido plenamente a los requerimientos del concurso para suministrar un nuevo sistema satelital de observación de la tierra, que incluirá el satélite FASAT-D, del orden de 1 m. de resolución, que sustituirá al FASAT-C, de 1,5 m., que sigue funcionando, pese a estar cerca de superar en tres años su vida contractual, que era de cinco, desarrollado por Airbus Defense and Space, que en esta ocasión no se presentó al concurso, por no tener un producto adecuado a las limitaciones presupuestarias del país andino. Se ha pedido que formulen la BAFO (Best and Final Offer) de oferta definitiva a las industrias espaciales israelí y coreana. El sistema será operado por la Fuerza Aérea de Chile y tendrá múltiples aplicaciones civiles y militares. Se estima que una vez recibida la oferta definitiva la selección y el proceso de firma de contrato será de unos tres meses y que el plazo de construcción llegará a los dos años. (Pamela Squella)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.