Domingo, 29 de enero de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

La Armada de Chile enfrenta con fuerza el futuro

La fragata FF-19 Williams debiera ser la primera en la lista de reemplazo.

La Armada de Chile debe afrontar una serie de importantes requerimientos en lo que respecta unidades auxiliares, reemplazar 2 submarinos y formular el proyecto de construcción naval local más ambicioso para el reemplazo de las unidades de la Escuadra.

Los importantes requerimientos de la Armada de Chile se sitúan un escenario mundial en efervescencia e inestabilidad, donde diversos intereses geopolíticos y geoeconómicos han generado y aumentado situaciones conflictuales y de tensión aguda muy alta. Entre ellos, el teatro del mediterráneo, la zona del Indo-Pacifico con la sistemática expansión del poder naval chino y ahora uno no menor situación bélica en el Mar Negro.

Resulta inevitable observar con mucha atención la situación estratégica del área Asia-Pacífico, donde Chile ha impulsado su economía y, por ende, su dependencia, por cuanto China concentra casi un 30% del intercambio total, siendo el socio principal de Chile. Japón y Corea siguen manteniendo los lugares 4º y 5º siendo justamente estas dos naciones, económicamente aliadas a Chile, las potencias antagónicas al expansionismo chino.

El reemplazo de los 2 submarinos de la Clase 209 está sujeto a la aprobación de fondos por parte del Gobierno.

El tráfico marítimo y la dependencia económica resultan ser inevitablemente vitales y de ahí la necesidad de entender la necesidad de un poder naval efectivo, disuasivo, moderno y a la altura de la proyección que tiene hoy Chile y proyecta a futuro. Es en este contexto que su Armada dparticipa y se integra en diversos ejercicios navales, entre ellos, Unitas, Rimpac, Panamax, DESI y Team Work South, habiendo estrechado relaciones también con las armadas de Canadá y Australia, siendo el objetivo principal la interoperabilidad.

Nuevas Unidades auxiliares

Al momento, en la planta de ASMAR de Talcahuano se encuentra en avanzado estado de construcción el nuevo rompehielos, cuya fecha de lanzamiento será el 22 de diciembre del presente año. El denominado proyecto Antártica 1 contempla 1 unidad de aproximadamente 10,500 ton. de desplazamiento de 111 m. de eslora y una manga de 21 m., Ice Class PC5, fruto de la colaboración con Vard Marine (Grupo Fincantieri). El Almirante Viel tendrá una autonomía de 14.000 millas náuticas, pudiendo operar 60 días y alcanzar los 15 nudos de velocidad.

Dispone de un sistema de propulsión diésel eléctrico de GE Marine Solutions basado en 2 motores diésel de clasificación IMO Nivel 3. Una vez operativo, contará una dotación de 86 tripulantes y podrá transportar a 34 científicos. Tendrá la capacidad para transportar 19 contenedores de 20 pies, 400 m3. de combustible y 400 de carga paletizada. El rompehielos tiene un costo de 210 millones de dólares. Tan pronto la grada de construcción de ASMAR se encuentre liberada se dará inicio a la ejecución del proyecto Escotillón IV.

El transporte Aquiles será reemplazado por el primer ejemplar de navío multipropósito construido en Chile.

Este proyecto, también fruto de la cooperación con Vard Marine, contempla la construcción de 4 cascos multipropósito que irán a reemplazar paulatinamente las unidades del Comando Anfibio de Transportes Navales (COMANFITRAN). Las nuevas unidades tendrán un desplazamiento aproximado de 7,000 ton. y una eslora de 110 m., pudiendo embarcar una compañía de fusileros completamente equipada. Al disponer de un dique interior, habrá 1 barcaza para el movimiento de material motorizado hacia la playa.

Los 4 navíos reemplazarán a las 2 LST de la Clase Batral, el LSDH Sargento Aldea y el transporte Aquiles, siendo este el primero de la nueva clase. Considerando los tiempos de uso de la grada de construcción con el rompehielos (2018-22), se estima que cada unidad tendrá un tiempo de construcción de entre 4 y 5 años, lo que implica la finalización del programa en 2036. Las 4 unidades serán el centro gravitante en el transporte de la Brigada Anfibia Expedicionaria del Cuerpo de Infantería de Marina y tendrán un alto grado de flexibilidad en misiones de apoyo a la comunidad. Resulta relevante destacar que las 2 primeras unidades ya tienen su financiación autorizada.

Proyecto Fragata y submarinos

De mayor aliento y grado de complejidad resulta ser el Proyecto Fragata, que apunta a la construcción de 8 en Chile. La eventual puesta en marcha de este programa tendría inicio nunca antes del 2036, considerando la disponibilidad de la grada de construcción de ASMAR, ocupada hasta esa fecha por el proyecto Escotillón IV. La Armada claramente busca una plataforma probada que tenga las características adecuadas al amplio espectro de escenarios en el cual operan las unidades de la Escuadra. Resulta interesante rescatar que la Armada reconoce la necesidad de mantener 8 unidades en su Escuadra.

Gracias a un extenso proceso de modernización, las 3 fragatas Tipo 23 serán la punta de lanza de la Escuadra.

En lo que respecta las eventuales fechas de inicio, no es improbable la eventual adquisición de al menos una unidad usada para el reemplazo de la fragata Tipo 22, FF-19 Williams, que difícilmente podría operar hasta la puesta en servicio de las nuevas construcciones. Posteriormente debiera seguir el reemplazo de las 2 de la Clase M, FF-15 Almirante Blanco Encalada y FF-18 Almirante Riveros, para seguir con las 2 de la Adelaide, FFG-11 Capitán Prat y FFG-14 Almirante Latorre; y cerrar con las 3 ampliamente modernizadas Tipo 23, FF-05 Almirante Cochrane, FF-06 Almirante Condell y FF-07 Almirante Lynch.

Resulta evidente que la Armada de Chile buscará un astillero como socio estratégico y se tendrá que negociar a nivel de gobiernos para que dicho proyecto prospere. De la mano con lo anterior, habrá que generar las fórmulas adecuadas de financiamiento que, por la complejidad y extensión del proyecto deberán, cubrir plazos de al menos 15 años.  El Proyecto Fragata inevitablemente apunta hacia un socio de la industria naval europea, con una importante y significativa participación de empresas chilenas.

Siempre en lo que respecta unidades de superficie, y pese a continuos procesos de modernización y actualización, queda por definir qué pasará con las 3 Saar IV. Las misileras LM-31 Chipana, LM-34 Angamos y LM-30 Casma con base en Iquique y Punta Arenas constituyen una importante Fuerza de Teatro aún. La FUERSUB (Fuerza de Submarinos) está conformada hoy por 4 sumergibles, 2  ellos de la familia Scorpene, habiendo sido entregados en 2005 el SS 23 O’Higgins y el año siguiente el SS 22 Carrera.

Las 2 LST Clase Batral se darán de baja tras la incorporación de los nuevos buques multipropósito.

Disponen del sistema táctico de combate UDS SUBTICS (Submarine Tactical Integrated Combat System), que permite operar con una guardia de 9 hombres, de una tripulación de 31. El sonar es el Thales TSM2233 Mk 2, la última derivación de la familia Eledone; y el sistema de armas principal es el sofisticado torpedo italiano WASS Blackshark y los misiles SM39 Exocet, tras la baja de los torpedos AEG SUT Mod 1. A ellos se suman los 209/1400 encargados por la Armada de Chile en 1980.

Los SS 20 Thomson y SS 21 Simpson fueron comisionados en agosto y septiembre de 1984 y, gracias a una profunda modernización realizada en ASMAR, recibieron el sistema francés SUBTICS, permitiendo también operar el torpedo italiano WASS Blackshark, lográndose un alto nivel de estandarización de sistemas, armas y propulsores. Ambas unidades están “ad portas” de cumplir 4 décadas de servicio y, tras el último PID (Periodo Intermedio Dique), deberían extender su vida útil otra década más.

Aun así, ambas unidades por su edad, y considerando sus ciclos y vida operativa difícilmente pueden estar operando a pleno régimen e inevitablemente deben padecer restricciones. Una proyección optimista daba por sentado el reemplazo a partir del 2028. Sin embargo, la Armada tendrá que enfrentar complejas dificultades financieras para la concreción de este proyecto. Es sabido que diversos astilleros europeos (al menos 4) han recibido solicitudes RFI (Request for Information). Sin embargo, y más allá de los escollos financieros, no sería sorpresa si al menos un astillero asiático se hace presente con alternativas al requerimiento chileno.

En el mejor caso podría prosperar en 3 o 4 años más, considerando que dicho proyecto por 2 unidades requiere hoy aproximadamente 2.000 millones de USD. La familia alemana 212/214NFS, reemplazos naturales del 209; Naval Group con alguna versión más avanzada del Scorpene; la española Navantia con su S-80 Plus; y el A26 sueco son todos potenciales candidatos, a los que podría agregarse el KSS-III de Daewoo. De fructificar este proyecto la Armada podría estar recibiendo el primer ejemplar entre 2031 y 2033.

Los AS332 F1 Cougar merecen especial atención, tras más de 3 décadas en servicio.

Infantería de Marina y Aviación Naval

La Brigada Anfibia Expedicionaria sigue siendo el eje de la componente operativa del Cuerpo de Infantería de Marina (CIM) y, en menor grado, la continuidad de las capacidades de defensa de costa. En esto sentido resulta relevante el actuar de las unidades de Infantería de Marina desplegadas en misiones de seguridad interna en la zona Sur del país. La continua extensión del estado de excepción en la denominada Macrozona Sur ha requerido el despliegue de sus unidades y el obvio acelerado desgaste del material rodante, que incluye vehículos coreanos KM 500, KM 250, KM 451, KM 420 y estadounidenses M-998/M-1151A1 Hummer.

Como anticipamos hace años, la compra de 8x8 NZLAV se ha concretado. Un primer lote ya está entregado y en proceso de instrucción e integración. Sustituyen a los VCR Scorpion adquiridos usados al Tercio de la Armada español. El traspaso de los Panhard PVP a Carabineros y la creciente amenaza en la zona de despliegue en la Macrozona Sur generaron un requerimiento de 4x4 ligeros blindados. Kia, proveedor habitual del CIM, provee un número significativo de vehículos de la familia KLTV. Dado un innegable y obvio desgaste, las piezas KH-178 de 105 mm ,coreanas adquiridas en 1988 y los G4 de 155 comprados en Sudáfrica de 1976 requieren de un reemplazo. Estas últimas en función que el Cuerpo de Infantería de Marina mantenga su rol de Defensa de Costa.

La reincorporación de los 2 P-3ACh modernizados en Canadá por IMP Aerospace, ha revitalizado las capacidades de la exploración aeromarítima del Escuadrón Aeronaval VP-1. Los nuevos motores Allison T56-A14 y la implementación del programa MLU (Mid-Life Upgrade) desarrollado por Lockheed Martin, que consideró el montaje de nuevos conjuntos alares, que implica el reemplazo de la parte exterior y de la sección central inferior de las alas, además de los estabilizadores horizontales con componentes de diseño mejorado y de mayor resistencia a la corrosión prolongan en al menos 20 años su vida operativa.

Escotillón IV contempla la construcción en ASMAR de 4 unidades multipropósito.

También se incorporó el conjunto de aviónica integrado Fligh2 con equipos de comunicaciones, navegación y vigilancia fabricados por Rockwell Collins. Dispone de avanzadas pantallas y un sistema integrado de gestión militar/civil de vuelo y es capaz de operar la aviónica de nueva generación con sensores tradicionales, radios, piloto automático y sistemas de aeronaves. A ellos se suman los 3 Airbus C295 Persuader, que pronto deberán recibir una actualización en sus sistemas de gestión.

Aún sin definición se encuentra el reemplazo del reducido número de bimotores brasileños Embraer P-111, que, con 44 años de servicio requieren un sustituto, pese a que parte de sus misiones han sido suplidas por los P68 Observer 2 fabricados por la italiana Vulcanair. Estoshan demostrado con creces el amplio espectro de misiones que pueden desarrollar, incluyendo SAR, Vigilancia y observación además del control pesquero entre otros.

En lo que respecta la flota de helicópteros, el Proyecto Gaviota se encuentra en etapa avanzada, habiéndose recibido el 4° Airbus AS350B de 5 adquiridos para el Escuadrón HU-1. Mas complejo resulta ser el reemplazo de los AS332 F1 del Escuadrón HA-1, que pese a la modernización con el sonar calable DS-100 Helras, requieren definición de su reemplazo.Rresulta relevante considerar que el numero en servicio no cubre la cantidad de unidades con cubierta de vuelo, por lo que un reemplazo o nuevos ejemplares es necesario.

Resulta evidente que Chile no se puede marginar o pretender aislarse de los eventos globales. Su propia economía hoy depende fuertemente del área del Asia-Pacifico, donde la hegemonía está en juego, los actores aumentan sus presupuestos de defensa y las amenazas crecen. La necesidad de mantener un poder naval creíble es ineludible e inevitable y la Armada ha claramente definido sus necesidades, requerimientos y proyectos.

Entre las prioridades, resulta relevante destacar el esfuerzo en seguir incentivando, no sólo los astilleros, sino más bien toda aquella industria local que pueda aportar al desarrollo de sistemas y soluciones adaptables a la construcción naval. Los programas Danubio, Antártica 1 y proyectos Escotillón y Fragatas son fiel reflejo del curso que ha emprendido la Institución. Queda por definir si el actual y futuros gobiernos darán el necesario respaldo político y financiero para que los tan necesarios proyectos fructifiquen. (Cristián Marambio, Corresponsal de Grupo Edefa en Valparaíso)


 

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.