Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Adjudican diseño para renovar infraestructura de la Base Carvajal de Fuerza Aérea de Chile en la Antártida

La Base Teniente Luis Carvajal Villarroel, de la Fuerza Aérea de Chile, que funciona en el verano como apoyo para el desplazamiento hacia el interior del territorio antártico, será una de las primeras en entrar en renovación dentro de un plan que contempla un proyecto de actualización de infraestructura antártica.

Se considera que las bases Yelcho, punto estratégico para el desarrollo de ciencia antártica chilena y administrada por el  INACH, y la mencionada Carvajal sean las dos primeras en renovar su infraestructura que ya data de más de 30 años aproximadamente. Las bases  “están construidas con tecnologías que están quedando obsoletas y por eso están requiriendo renovación urgente (…) Son de materiales que en los 80 se usaban y ya no, tanto por el riesgo de incendio como porque algunos contenían componentes que hoy son considerados tóxicos, como las pinturas… Hay varias cosas que han cambiado y está la búsqueda de la huella cero”, destacó a El Mercurio, Marcelo Leppe, director del Instituto Antártico Chileno (Inach), al explicar el ambicioso proyecto para mejorar infraestructura. Aclaró además que que la idea no es incrementar tanto las dimensiones, sino que “mejorar las condiciones”

Según detalló al medio, la nueva infraestructura debe responder a estándares de eficiencia energética, que sean plenamente funcionales para la investigación científica y que requieran menos mantenciones. Uno de los mayores problemas de las actuales instalaciones es enfrentar accidentes eléctricos, que generan incendios, “que afectan más comúnmente a bases antárticas y producen una destrucción bastante rápida”, dijo.

Es así que indicó que “adjudicamos la licitación para el diseño de las bases Yelcho y Carvajal, los que estarían listos a fin de año. Serían las primeras que entrarían en renovación y luego (la base) Escudero. La primera está a la mitad de la Península Antártica, en la zona costera, y la segunda, que es de la Fuerza Aérea de Chile (FACh), es una base muy al sur, en Bahía Margarita”, explicó Leppe, quien agregó que “esperamos que en los próximos años sea una Base Polar Conjunta, dentro del Círculo Polar”.

Las bases de licitación del nuevo diseño especifican  “la exigencia de uso de energías renovables, tratamiento de casi todos los residuos, incluidos los gaseosos, que sea huella de emisión cero y tratando de garantizar la producción limpia”, agregó.

Respecto de la Base Carvajal, Leppe destacó que “es un lugar muy importante por lo que está ocurriendo con el cambio climático y permitiría a Chile entrar al selecto grupo de países que tienen bases permanentes dentro del Círculo Polar”.

Buscan que el nuevo diseño le permita estar operativa todo el año, porque hoy es una base temporal '”y la idea es que sea una base permanente para unos 60 investigadores, pensando que en invierno tendría una dotación mínima de 12 a 15 personas”.

La base Carvajal fue inaugurada en 1985 y su nombre se origina en honor al teniente Luis Carvajal Villarroel, quien trágicamente fue el primer fallecido de la Fuerza Aérea en caer en servicio por actividades en la Antártica.

Chile mantiene presencia en la Antártica a través de sus bases, desde hace 71 años, por lo que dichas instalaciones deben ajustarse a los actuales principios medio ambientales que rigen la Antártica. En este contexto, el Protocolo sobre Protección Medio Ambiental Antártico dispone que tanto las bases antárticas, como las expediciones turísticas y demás actividades que allí se realicen, tengan un comportamiento que se ajuste a reducir a un mínimo el impacto medioambiental. (Pamela Squella)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.