Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El recinto ferial Riocentro de Río de Janeiro, sede de LAAD, convertido en un gigantesco hospital de campaña

En sus instalaciones se desarrollan importantes eventos como la LAAD y otras muestras de primer nivel.  Ahora, en el escenario de pandemia por el Covid-19, se ha convertido provisionalmente en un gran hospital  por la alcaldía carioca, con ayuda de las Fuerzas Armadas. Este recinto hospitalario de campaña es el más grande de la red pública en todo el estado, con 16.500 metros cuadrados de pabellón y 13.000 metros cuadrados de área construida. Hay 500 camas para pacientes con el nuevo coronavirus, 400 de las cuales provienen de clínicas médicas y 100 de UCI, incluyendo 15 con recursos para hemodiálisis.

También se estableció un centro quirúrgico en un área de 500 metros cuadrados, con dispositivos de autoclave y termo -desinfección, y tres salas para procedimientos, además de un centro de imágenes con tomografía y radiografía digital. El CTI, el centro de imágenes y la sala de operaciones tienen instalaciones de aire acondicionado independientes.

Por lo tanto, la red municipal de salud en Río tendrá más de 1.000 camas para atender a las personas infectadas con el virus chino. Desde el comienzo de la pandemia, el Departamento de Salud Municipal ha abierto 313 nuevas camas exclusivas en unidades de la red. De este total, 109 camas están en la UCI. Las camas se distribuyen en el Hospital Ronaldo Gazolla, una unidad de referencia para Covid-19, en el norte de la ciudad y otras nueve unidades de la cadena. Solo en el Hospital Ronaldo Gazolla, se abrieron 186 camas, 65 de las cuales estaban en la UCI, razón por la cual el Ejército va a establecer otro hospital de campaña en su vecindario.

El hospital Ronaldo Gazolla tendrá un total de 381 camas exclusivas, 201 de ellas para pacientes que necesitan cuidados intensivos. La expansión de las camas se está llevando a cabo gradualmente y concluirá con la llegada, prevista para los próximos 10 días, de nuevos respiradores y monitores, comprados por la Ciudad de Río antes de la pandemia para modernizar los hospitales de la ciudad. Cien de los respiradores se instalarán en el hospital de campaña, en Riocentro, donde la idea original era admitir pacientes menos graves.

Una oficina de crisis formada por las secretarías de Infraestructura y Orden Público, junto con la Secretaría Municipal de Salud, que organiza y mapea todas las necesidades de suministros y logística para la operación del hospital de campaña, ya está trabajando allí. Las agencias federales y estatales también brindan apoyo para el trabajo, así como las Fuerzas Armadas, que ayudaron a establecer el hospital.

Todas las camas en el hospital de campaña tienen salidas de gases médicos para respiradores, con oxígeno, aire comprimido y vacío para succión, distribuidas a través de 16 km de tuberías de cobre. Las camas también están equipadas con botones para comunicarse con las estaciones de enfermería, cuatro puntos de energía eléctrica para los dispositivos necesarios para monitorear los signos vitales de los pacientes y una mesita de noche, además de kits de higiene.

Se establecieron 13 puestos de enfermería en el espacio, uno por cada 30 camas. Hay 65 baños para mujeres, hombres y personas con discapacidad, que funcionarán junto a las estaciones de enfermería y están equipados con lavabos, inodoros y duchas. Habrá una farmacia, un centro de admisión de pacientes, una cocina industrial y una cafetería. A su llegada y salida, los profesionales de la salud realizarán la desinfección en el área externa del hospital, en contenedores con 18 duchas femeninas y 18 masculinas, así como un lugar para el almacenamiento de ropa sucia. Todo el flujo de desinfección se preparó con el apoyo de técnicos de la Secretaría de Vigilancia Sanitaria.

De los cuatro entrepisos existentes, tres funcionarán como sala de descanso para médicos y enfermeras. El 27, un avión de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) sale de China con un nuevo lote de equipos y materiales para el hospital de campaña Riocentro. El pronóstico de llegada es entre 29 y 30 del corriente.

Además, el Ejército ayudará con el apoyo en la descontaminación de refugios para personas necesitadas y personas sin hogar, tanto en la entrada como en la salida. Tres espacios que funcionaban como escuelas en el sector 13 del Sambódromo estaban preparados para recibir personas sin hogar. Allí se ofrecerán un total de 392 plazas, 128 para hombres, 144 para mujeres, mujeres embarazadas y madres con hijos, y 120 para personas mayores, con la participación del Ejército. No se excluye utilizar alguna dependencia deportiva o cultural adicional.  No obstante, la celeridad en equipar los nuevos centros habría resultado en posibles compras de equipo fraudulentas, por lo cual el propio gobernador Wilson Witzel- él mismo infectado por coronavirus- ha radicado las correspondientes denuncias policiales y administrativas. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Río de Janeiro)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.