Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Muere en Brasil el creador del Tucano, del T-25 y del TX-c, el ingeniero Joseph Kovács

Joseph Kovács se hizo conocido en todo el mundo tras el desarrollo de los aviones T-25 universal, utilizados por más de 40 años en la Academia de Formación de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) y la exitosa T-27 Tucano, con más de 630 unidades exportadas a 14 fuerzas. La exitosa carrera de Kovács en la aviación comenzó cuando llegó a Brasil en 1948, a la edad de 23 años, poco después de terminar su licenciatura en ingeniería mecánica y pasar brevemente por la Legión Extranjera francesa, donde se graduó como el mejor estudiante en la entonces Escuela Técnica Superior de Hungría.

El nuevo ingeniero pronto fue seleccionado por la comisión brasileña que convocó a trabajadores de Europa y buscó jóvenes técnicamente altamente calificados. El Instituto de Investigación Tecnológica (IPT) fue su primer trabajo, comenzó los proyectos de planeadores y aviones pequeños y también continuó con su pasatiempo favorito, el de los planeadores.

Cuando se enteró del lanzamiento del Instituto de Tecnología Aeronáutica (ITA) a principios de la década de 1950, se mudó a São José dos Campos, donde se unió al grupo liderado por el pionero de la aviación alemán Heinrich Focke para desarrollo del Convertiplano-
 Heliconair  HC-1- el primer avión de despegue y aterrizaje vertical del mundo.

El proyecto, diseñado para ser el más avanzado del mundo en su categoría, no siguió adelante debido a la falta de recursos. En la unidad de Construtora Aeronáutica Neiva, ahora una empresa del grupo Embraer en Botucatu, Kovács se convirtió en parte de la división de proyectos de la compañía en São José dos Campos. Con 57 aviones y planeadores en el plan de estudios, todas las ideas originales, aunque no todas producidas en serie, Kovács revolucionó el diseño de los aviones de la categoría Tucano, al proponer un entrenador al turbohélice, ya que los primeros estaban equipados con un motor de pistón.

La idea acerca de este tipo de avión, según Kovács, surgió durante el desarrollo del T-25, a principios de los años 60, antes de que incluso se inaugurara Embraer, y poco después de diseñar, junto al fabricante José Carlos Neiva, el L-42 Neiva Regente, una suerte de respuesta brasileña al Cessna T-41/172, utilizado por la FAB y algunos pocos ejemplares por la Fuerza Aérea de Zimbabwe. El T-27 Tucano, exportado a varias partes del mundo, y adoptado incluso por la Fuerza Aérea de Francia, también fue el primer entrenador de turbohélice básico en usar asientos eyectores con forma de tándem, además de la hélice de palanca única, lo que facilita el funcionamiento y pilotea de forma similar a un avión a reacción.

Aunque el Tucano ha tenido más éxito comercial, es el diseño de rendimiento extremadamente alto del T-25 Universal, que vuela hasta el día de hoy con la Academia de la Fuerza Aérea Brasileña, trayendo innovaciones al clásico avión de entrenamiento primario usado en Brasil, como el modelo utilizados en ese momento, el pesado T-6, que no podía volar invertido. El modelo también se utilizó en la Escuadrilha da Fumaça hasta la llegada del Tucano. Los tanques de combustible del T-25 se diseñaron en una placa de aluminio maleable, lo que aseguró una mayor resistencia a la rotura en caso de accidentes. En las pruebas estáticas realizadas para verificar la resistencia del material, el dispositivo de soporte de prueba se rompió antes de la pieza, que no se rompió y se cargó 50% por encima del mínimo requerido. Se fabricaron unos 190 T-25, que, además de Brasil, volaron en Chile, Paraguay y Bolivia, donde aún se mantienen tres ejemplares activos.

También desarrolló un entrenador civil experimental moderno, el K-51, equipado con un ala más avanzada y moderna, inclusive,  que el Tucano, lo cual llamó la atención del innovador ingeniero aeronáutico  Luiz Paulo Junqueira, fundador del grupo Novaer, con el que desarrolló el nuevo entrenador, civil. y militar, TX-c., presentado en los últimos años.

En 2014 fue condecorado con la Orden del Mérito Aeronáutico por parte de la FAB. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.