Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las Fuerzas Armadas brasileñas permiten a la ciudadanía calibres policiales, aunque se impide el uso y compra de fusiles

El Ejército Brasileño vetó la compra de fusiles de asalto por parte de  ciudadanos comunes, permitiendo el acceso a armas que anteriormente estaban restringidas a las fuerzas de seguridad, como las pistolas de 9 mm y .45. Las reglas están contenidas en una ordenanza publicada este jueves  en el Boletín Oficial. El texto regula uno de los decretos sobre armas del presidente Jair Bolsonaro, que se publicó en junio.

La ordenanza define qué armas se clasifican para el uso permitido,las  que puede comprar cualquier persona que cumpla con los requisitos legales para tener un arma; y aquellos para uso restringido, que solo pueden ser utilizados por categorías específicas. Los fusiles de varios calibres, como 5,56 mm y 7,62 mm, se clasificaron como restringidos, es decir, no pueden ser adquiridos por el ciudadano promedio.

Ya las pistolas como la Parabellum de 9 mm y la 45 Glock Automatic se clasificaron como de uso permitido, es decir, pueden ser compradas por el ciudadano promedio. Ambas armas estaban anteriormente restringidas para su uso por parte de las fuerzas de seguridad. Para comprar un arma, el ciudadano necesita obtener una autorización de posesión, lo que le permite tenerla en su casa. Para transportarla fuera de casa debe tener otra autorización, el franqueo o porte.

En mayo, Bolsonaro emitió un decreto que aumentó el poder de las armas que podrían clasificarse como de uso permitido. El texto afirmaba que las armas y municiones estarían en esta categoría con una energía cinética de hasta 1.620 jules, un número cuatro veces mayor que el permitido anteriormente. El decreto, número 9.785, modificó una serie de otras reglas sobre posesión y posesión de armas, y finalmente fue derogado por el propio presidente, pero la expansión del poder se mantuvo a través del decreto 9.847, que está en vigor.

Sin embargo, los decretos establecieron que correspondería al Ejército definir qué armas y municiones se encuentran dentro de los nuevos límites establecidos por el presidente. La tarea fue asignada al Consejo de Supervisión de Productos Controlados. Luego, los militares llevaron a cabo una serie de pruebas reales y de simulador para verificar la energía cinética emitida en el cañón del arma, y así definieron las listas de armas permitidas y restringidas publicadas el jueves.

La lista de armas permitidas publicada el jueves incluye dos tipos de armas: aquellas como "pistolas", como pistolas y revólveres; y las "portátiles" como carabinas y escopetas. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.