Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Corrupción en la construcción del submarino nuclear brasileño

El Ministerio Público Federal brasileño denunció al ingeniero Renato Del Pozzo, miembro del Centro Tecnológico de la Armada, por cobrar y recibir sobornos de una empresa austriaca en compras para el desarrollo del submarino de propulsión nuclear brasileña (SN-BR). Entre 2009 y 2013, según la denuncia, Del Pozzo recibió más de 1,2 millones de euros para beneficiar al proveedor de componentes nucleares Bilfinger Maschinenbau GmbH & Co KG en contratos relacionados con el proyecto militar.

Además de la corrupción pasiva, el acusado también es responsable del lavado de dinero, un delito también atribuido al ingeniero privado Jairo João Mola, quien "actuó como testaferro de Del Pozzo al recibir parte de las sumas". Las irregularidades fueron investigadas bajo la "Operación Submarina", que la Fiscalía Federal lanzó en febrero de este año junto con la Policía Federal. Los sobornos corresponden al 6,7% del total pagado a Bilfinger de 2009 a 2014 por la ejecución de 15 contratos de suministro firmados con el Centro Tecnológico de la Marina en São Paulo, donde se desarrolla el proyecto del submarino.

Del Pozzo era el gerente del "circuito primario" del proyecto, el destino de la mayoría de los materiales comprados. La denuncia señala que negoció las ventajas inadecuadas directamente con el ejecutivo de Bilfinger Karl Mitterlehner, "solicitando pagos a través de contratos de consultoría ficticios con la empresa austriaca".

El dinero se depositó en una cuenta que Del Pozzo mantuvo en Suiza en nombre de una empresa de asesoría comercial. La simulación de los servicios de asesoramiento para ocultar el origen ilícito de las sumas también fue utilizada por Jairo João Mola, quien "a pedido del ingeniero de la Marina, actuó formalmente como representante de Bilfinger en algunos de los contratos".

Entonces recibió el dinero en cuentas nacionales, una personal y dos de las compañías que poseía. En una declaración al Fiscal Federal, admitió que una compañía se utilizó para mover 180.000 € con el objetivo de pasar la cantidad a Del Pozzo. El caso se descubrió a partir de los hallazgos realizados por una oficina alemana a solicitud del departamento de cumplimiento de Bilfinger entre 2014 y 2015. En agosto de 2017, la compañía celebró un acuerdo de clemencia con el Contralor General de la Unión y el Servicio Federal de Fiscalía, en virtud del cual se comprometió a entregar documentos y pagar más de 2,6 millones de euros en concepto de reembolsos y multas.

Según la Fiscalía, la acción  contra Del Pozzo y Mola 'se basa no solo en declaraciones y correos electrónicos proporcionados por la empresa, sino también en testimonios y pruebas obtenidas del levante  de la reserva en las declaraciones de impuestos y el secreto bancario ,así como el cumplimiento de las órdenes de arresto, búsqueda y aprensión . Desde el estallido de la Operación Submarino, Del Pozzo ha sido destituido de sus funciones por orden del Tribunal Federal. Tanto a él como a Mola se les prohibió acceder a las instalaciones de la unidad de la Marina y se les bloquearon sus cuentas bancarias.

La falta de disponibilidad de activos también se extiende a los miembros de la familia de ambos y tiene como objetivo garantizar los recursos para la devolución de las cantidades recibidas ilegalmente, si son declarados culpables al final del proceso. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.