Sábado, 3 de diciembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Brasil: ¿interés real en el P-8 Poseidon y el T-7 Red Hawk o desafío a la industria?

Si bien es verdad que el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Brasil  acaba de recibir a una comitiva de Boeing y Saab, manifestando una legítima expectativa por el Boeing P-8 Poseidon y el avión entrenador avanzado T-7 Red Hawk, originalmente conocido como Boeing T-X, desarrollado por Boeing en asociación con Saab, hay dudas respecto hasta dónde puede ser real o beneficiosa la posibilidad de esta adquisición.

Los Lockheed P-3 Orion incorporados por administraciones anteriores tendrán una corta vida por delante y existe, por otro lado, un debate interno acerca de si procede incorporar un avión de entrenamiento avanzado y ataque ligero para la transición desde el Súper Tucano al Gripen NG, en lugar de apostar por una versión potenciada del propio A-29.

Como es sabido, Embraer ha comprometido seriamente la posibilidad de desarrollar una versión navalizada del  E-190, que ya presentó a una licitación neozelandesa, y cuya autonomía aumenta, si se partiese de la serie E2, a un nivel acorde a las grandes áreas marítimas que Brasil quiere proteger, colocando al fabricante brasileño en una posición de destaque para futuras exportaciones en la materia a antiguos clientes del P-3 y similares. Incluso partiendo del  P-99 (derivado del os Embraer 145), no sería imposible pensar en Praetors navalizados.

En el caso del avión entrenador avanzado T-7 Red Hawk, es público y notorio que hay otras opciones, desde las últimas versiones del Bae Hawk hasta el KAI FA-50, sobresaliendo clara e inequívocamente  el Leonardo M-346, por amplio abanico de clientes y las variables ofrecidas. Además, las buenas relaciones aeronáuticas entre Brasil e Italia tienen casi un siglo de trayectoria, desde los Savoia S-55 navales, y se consolidaron desde hace más de 50 años, tras los acuerdos para fabricar localmente,en la entonces joven Embraer, el MB 326, reexportado a algunos países sudamericanos y a Togo, así como décadas después se ensambló y luego moderniza localmente el AMX. También la República Checa,cuya industria es proveedora del carguero de Embraer, promociona su entrenador avanzado L-39NG.

Ya sea optando por potenciar un eventual nuevo Súper Tucano o una opción europea habria diferentes opciones al entrenador T-7 Red Hawk, evitando, además, una excesiva dependencia de Saab, compleja en caso de que el Gripen NG no obtenga más clientes extranjeros.  (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.