Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Atrasos en la implementación del Sistema de Monitoreo de Fronteras en Brasil

La implantación del Sisfron comenzó en 2013 y abarca actualmente una franja de 650 kilómetros en Mato Grosso do Sul, vecino de Paraguay y Bolivia. Esto equivale a sólo el 4% de los 16.686 kilómetros de fronteras del país. Inicialmente, la previsión era que el sistema funcionara en toda la línea fronteriza brasileña a partir de 2022, pero actualmente la estimación es que esto suceda en 17 años, en 2035, dependiendo, según el Ministerio de Defensa, del "mantenimiento del flujo presupuesto".

Además de inferiores en comparación con el valor efectivamente gastado en el año anterior, los 42 millones de dólares invertidos en el Sisfron quedaron muy por debajo del importe reservado por el gobierno a principios de 2017, conocido como "dotación inicial". En aquel año, la administración Temer reservó 125,5 millones de dólares del Presupuesto  para la implantación del proyecto, pero desembolsó solamente los 42 millones ya citados, el equivalente al 29% de lo previsto. Cortes y contingencias por el gobierno llevaron a esta reducción.

En 2018, el valor reservado por el gobierno para el programa cayó a 110 millones, una reducción apreciable en comparación con lo inicialmente previsto el año pasado. Este año, el programa deberá ser llevado a 1.950 kilómetros de franja de frontera en los estados de Paraná y de Mato Grosso. El consorcio Tepro, formado por las empresas Savis y Bradar, controladas por Embraer, es responsable de la tarea.

El secretario de Justicia y Seguridad Pública de Mato Grosso del Sur, Antonio Carlos Videira, afirma que el Sisfron es un elemento importante en la lucha contra el tráfico. El año pasado, la policía sur-mato-grossense, que cuenta con informaciones del sistema de Ejército, aprehendió 427 toneladas de drogas, principalmente marihuana y cocaína, marca récord en el Estado,limítrofe con las complejas fronteras con Paraguay y Bolivia.

En cuanto al recorte de fondos en la ampliación del proyecto, Videira sugiere que el gobierno federal agilice las subastas de inmuebles confiscados a traficantes e invierta ya el dinero en el Sisfron. Respecto al retraso en la implantación del Sisfron, el Ministerio de Defensa afirma que el desarrollo tecnológico del sistema exige tiempo. "Cabe resaltar que las adquisiciones de materiales de defensa y tecnológicamente avanzados exigen evaluaciones específicas, a veces más prolongadas. Por esas razones, no hay como afirmar que hasta el presente momento eventuales retrasos estén invariablemente asociados a la reducción en el volumen de recursos ", se informa desde  el Ministerio de Defensa. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Río de Janeiro)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.