Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Bolivia: De país exitoso a nación convulsionada con infiltración de agitadores cubanos y venezolanos

Bolivia camina al borde del precipicio con riesgo de caída en una guerra civil por los acontecimientos que se han ido suscitando desde el pasado 20 de octubre, cuando se evidenció elecciones fraudulentas propiciadas por el partido de gobierno, el MAS. Tras conocer el manipuleo del conteo de votos que aseguraban una segunda vuelta en las elecciones en Bolivia, cesaron la emisión de datos y se entregó, 18 horas después, un nuevo resultado que daba ganador al MAS con un mínimo porcentaje, menos del 1 por ciento, frente al partido del ex presidente Carlos Mesa.

El movimiento cívico de Santa Cruz, encabezado por su líder, Fernando Camacho, convocó tras este hecho un paro nacional pacífico que se mantuvo 21 días, hasta lograr la renuncia del presidente Morales. El viernes 8 de noviembre se iniciaba un motín policial contra el gobierno, que se consolida en toda Bolivia. Un día después, el sábado 9, el comandante de las Fuerzas Armadas sugiere que por la paz del país Evo Morales debe renunciar al gobierno.

El paro nacional se pone más duro, el gobierno es acorralado por las protestas en todo el país y el domingo 12 de noviembre Evo Morales renuncia junto a su Vicepresidente y otras autoridades, saliendo de Bolivia asilado a México por un Golpe de Estado Cívico Policial. La OEA a través de un comunicado oficial indica: “En Bolivia no hubo golpe de Estado, hubo fraude electoral que manipuló el voto ciudadano”.

Con la salida de Morales su militancia iniciaba una campaña de actos vandálicos, quemando centros policiales, destruyendo propiedad pública y privada, asolando calles,  enfrentándose con los ciudadanos y amedrentando a los barrios populares con amenazas de quemar sus casas. En estos actos se han incendiado, entre otros,  los domicilios del Presidente del CONADE, Consejo Nacional de Defensa de la Democracia, Waldo Albarracín, de la Periodista y Jefe de Prensa de la Televisión Universitaria, Casimira Lema.

Los actos se desbordan y el pasado lunes, día 13, una fuerza conjunta de protección a los ciudadanos se unía a las Fuerzas Armadas y Policía para controlar a las turbas furibundas.  De la infiltración de radicales de izquierda de otros países, a fin de echar combustible a esta hoguera, da prueba un herido en la población de Yapacani, en el oriente de Bolivia, un guerrillero de las FARC que cae en enfrentamientos con las fuerzas del orden, Facundo Moreno Schonfeld, de nacionalidad argentina, alias Camilo, que es operador del grupo guerrillero en Bolivia.

Pero es en las protestas del lunes 13 cuando son detenidos, ciudadanos cubanos, destinados en la Embajada de Cuba en Bolivia, en posesión de 700 mil bolivianos, (100 mil dólares aproximadamente), integrantes del grupo de protesta del MAS y que no saben explicar el origen de esos fondos. Se trata de Ramón Emilio Álvarez Cepeda, que es responsable de la Brigada de médicos cubanos en Bolivia, Idalberto Delgado Bravo, responsable técnico de la brigada de médicos cubanos y Amparo Lourdes García Buchaca, responsable de la brigada de médicos cubanos.

La fuerza conjunta indica que en los grupos de protestas hay ciudadanos cubanos, colombianos y venezolanos que han sido arrestados en posesión de dinamita, armas artesanales que han sido puestos a la disposición de la justicia ordinaria. Las protestas se han cobrado hasta el momento la vida de 10 ciudadanos, tres miembros de la resistencia pacífica, el comandante de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales y manifestantes.

El nuevo gobierno ha informado que demandará a las embajadas de Cuba y Venezuela por el accionar de sus miembros que tienen rango diplomático. (Aldo Eyzaguirre, corresponsal GRUPO EDEFA en Bolivia)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*