Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Turbión VIII, gran despliegue de fuerzas del Ejército argentino en el desierto

Durante veinte días, más de 1.500 efectivos que conforman la Gran Unidad de Combate de la X Brigada Mecanizada se desplegaron por las tierras áridas de la Pampa utilizando vehículos de combate, de exploración, de comunicaciones, de transporte, de uso general y de empleo especial. La octava edición del ejercicio se basó en un conflicto entre dos naciones, diferenciadas por los colores rojo y azul. Una vez recibida la orden, el comandante de la Brigada, general de brigada Tomás Ramón Moyano, y su plana mayor planificaron un ataque en dos ejes (norte y sur) ejecutados por los Regimientos de Infantería Mecanizados 3 y 12.

El Regimiento de Caballería de Tanques 13 fue el encargado de explorar la zona de conflicto, instalando puestos de observación y escucha, y desplegando escuadrones de exploración ligera y pesada, para lo cual empleó vehículos de rueda 4x4 y tanques SK-105 KURASSIER. Asimismo, la Compañía de Ingenieros Mecanizada 10 montó un puente táctico flotante M4T6 para que los vehículos sobrepasaran un curso de agua. Además, auxilió al Regimiento de Infantería Mecanizado 3 con una sección de apertura de brechas, a fin de eliminar los obstáculos explosivos implantados por el enemigo.

El apoyo de fuego estuvo a cargo del Grupo de Artillería 10 con cañones Citer 155 milímetros y morteros de 120 milímetros. Al mismo tiempo, la Compañía de Inteligencia Mecanizada 10 mantuvo informado al comandante de los movimientos y situación del enemigo, utilizando motos todo terreno y vehículos ligeros de alta movilidad de estilo Polaris.

Además, la Compañía de Comunicaciones 10 se ocupó del tráfico radioeléctrico entre los distintos puntos comando y la Base de Apoyo Logístico Pigüé, responsable del transporte de los escalones Intendencia y Arsenales adonde se los necesitara. Culminando el ejercicio, el Regimiento de Infantería Mecanizado 6 efectuó un ataque relámpago sobre la posición del enemigo (previamente establecida) con el fin de consolidar el objetivo.

El comandante de Brigada manifestó la satisfacción de haber podido completar el adiestramiento del personal fuera de su “zona de confort”, en un terreno cuyas características agrestes obligaron a operar en forma absolutamente independiente. Finalmente, en agradecimiento a los habitantes de la localidad por haber alojado al personal del Ejército y haber cedido sus campos y estancias para el desarrollo de las ejercitaciones, la Brigada realizó un desfile sobre el bulevar Primeros Pobladores, con la participación de más de 1.500 efectivos y más de 100 vehículos de combate mecanizados, de exploración, de comunicaciones, de transporte, de uso general y de uso especial, además de motos todo terreno y vehículos logísticos. (Luis Piñeiro, corresponsal e Grupo Edefa en Argentina)

Fotografías:

·Centenares de vehiculos mecanizados estan disponibles y operativos pese a las penurias presupuestarias
·Los vehiculos portamorteros de 120 MM en chasis TAM apoyaron a las unidades intervinientes
·Mas de cien vehiculos a oruga participaron de la ejercitacion
·Oficiales de la plana mayor de la Brigada X analizando las alternativas de la maniobra
·Los tanques livianos SK-105 Kurassier maquinas robustas sencillas y plenamente operativamente pese a su antiguedad
·En zona de reunion los SK esperando una orden de avance
·Los cañones de 155 MM y morteros de 120 MM apoyaron los movimientos mecanizados


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.