Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Tropas argentinas en Bolivia

Partiendo de la Agrupación de Ingenieros 601 de Campo de Mayo, donde  prepararon todos los equipos necesarios y se inició el despliegue de personal y material de las Unidades Ejecutoras de Apoyo a la Emergencia que, durante 20 días, colaboran en Bolivia para combatir el fuego que azota la Amazonia. La  primera columna de 19 camiones partió desde Campo de Mayo y, previa escala en Córdoba y Salta, llegó al departamento de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia.

El planeamiento y alistamiento, que comenzaron hace poco más de dos semanas, incluyeron aplicación de vacunas, registro, tareas administrativas propias de la organización de un elemento conjunto con efectivos que confluyen de distintos lugares y, al mismo tiempo, coordinación de todos los apoyos y requerimientos para facilitar el movimiento del personal y del material hacia la zona de empleo.

En total, se desplegaron 237 efectivos y 28 vehículos, entre los que se destacan camiones Mercedes Benz 1726 4x4, un camión taller, camiones cisterna, ómnibus, ambulancias, vehículos Hummer y camionetas Ford Ranger. Un 13 % del personal que participa de la operación son mujeres, distribuidas entre los grupos de apoyo, enfermeras, comunicaciones y plana mayor, para brindar asesoramiento y asistencia a la jefatura.

Los elementos que forman parte de la misión corresponden a distintas Unidades Militares de Respuesta ante la Emergencia (UMRE) de la Fuerza. Se destacan, entre ellos, el Batallón de Ingenieros 601 y la Compañía de Ingenieros de Agua 601, que dependen de la Agrupación de Ingenieros 601; el Batallón de Ingenieros 1, con asiento en Santo Tomé (Santa Fe); el Batallón de Ingenieros de Monte 12, de Goya (Corrientes), y efectivos de la Guarnición Ejército Córdoba. También proporcionan apoyo el Comando de la 2da División de Ejército, el Comando de la Vta Brigada de Montaña, la Dirección General de Salud, la Dirección General de Comunicaciones e Informática, el Comando de Aviación de Ejército, la Dirección de Transporte, la Dirección de Arsenales, la Dirección de Intendencia y la Compañía de Comunicaciones Conjunta, entre otros.De la actividad también participa personal de la Armada Argentina proveniente de las bases navales de Puerto Belgrano y Zárate, para conformar así la Unidad Ejecutora de Apoyo de carácter conjunto.

Entre el material que aportan las distintas UMRE y que fue transportado a Bolivia, se destacan los equipos viales (camiones, retroexcavadoras, etc.), que sirven  para realizar los movimientos de suelo necesarios para el despeje de zonas afectadas y para construir franjas cortafuegos, y equipos especiales de provisión en las distintas unidades del Arma de Ingenieros: equipamientos específicos de lucha contra el fuego y guardia de cenizas, como palas, picos, batefuegos, machetes, motosierras y mochilas hidrantes individuales; camiones cisterna y vehículos de transporte de uso general.

Cabe destacar, además, el apoyo de la Aviación de Ejército, que aporta dos helicópteros Bell Huey II, y el despliegue de plantas potabilizadoras y ensachetadoras de agua y de las nuevas cocinas Kârcher, en apoyo no solo al personal desplegado, sino también a las comunidades afectadas por este acontecimiento.Esta a cargo de la operación conjunta de protección civil el teniente coronel Julio Ithurrart, segundo jefe de la Agrupación de Ingenieros 601, quien expresó: “Es la primera vez que voy a comandar un elemento tan grande en una misión de ayuda humanitaria. Además, deberé integrar, organizar y nuclear efectivos de distintos elementos y requerir diferentes apoyos. Es una experiencia única el mover una columna tan grande de vehículos y de esta calidad, cuestión que se da en pocas oportunidades, y yo tengo esta suerte”.La comisión fue despedida formalmente por el jefe del Ejército, teniente general Claudio Pasqualini, y el comandante operacional de las Fuerzas Armadas, general de división Carlos Pérez Aquino, en la Agrupación de Ingenieros 601.

Es de destacar el trabajo que realizan  las instituciones castrenses  para ayudar a controlar y extinguir los incendios forestales en la Amazonia boliviana, un hecho que mantiene en vilo al mundo entero, debido a las posibles consecuencias ecológicas y medioambientales. No solamente esos 237 efectivos del Ejército y la Armada Argentina colaboran  en Bolivia, sino que ya se están preparando los relevos que reemplazarían al personal actual en caso de que la tarea se extienda por un período más prolongado, previéndose la rotación en turnos de 20 días.

Arribaron el 2 de septiembre a Bolivia con el objeto de sumarse al operativo de ayuda internacional desplegado para combatir los incendios en la Amazonia. A través del Paso Internacional Salvador Mazza-Yacuiba, las tropas cruzaron la frontera rápidamente con la colaboración del personal de Migraciones y Aduanas de ambos países. En Bolivia, fueron recibidos por autoridades estatales y del Ejército Boliviano. El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general de Ejército Williams Kaliman, cuyo video fue ampliamente viralizado en las redes sociales, dio la bienvenida a las tropas argentinas, agradeciendo la ayuda en nombre de Bolivia y de sus Fuerzas Armadas.

La unidad desplegada se encuentra bajo la coordinación de la Dirección Militar de Asistencia en Emergencias, dependiente del Comando Operacional de las Fuerzas Armadas, y tiene su base de operaciones en la localidad de Concepción. Desde allí, participa en el combate contra el fuego en los distintos focos de incendio en la zona de la Chiquitania.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.