Martes, 29 de noviembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Recuperación de capacidades en la Fuerza Aérea Argentina

A-4AR C-911 de la Fuerza Aérea Argentina en pleno proceso de una inspección menor de 250 h.

Por iniciativa del jefe de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), brigadier general Xavier Isaac, visitamos el Área de Material Río Cuarto (ARMACUAR) y la V Brigada Aérea, unidad que aloja a los O/A-4AR Fightinghawk. 

A nuestro arribo, fuimos recibidos por la plana mayor del ARMACUAR, encabezada por el jefe de unidad, comodoro Armando Chialvo, el responsable del Grupo Mantenimiento, comodoro Juan Edmundo Perot, y el del Grupo Base, comodoro Miguel Pent. Chialvo fue el encargado de darnos un completo briefing sobre esta unidad, ubicada al Sur de la provincia de Córdoba, en la localidad de las Higueras, distante unos 8 km. de la ciudad de Río Cuarto.

Con sus 78 años de antigüedad, tiene como misión ejecutar el mantenimiento, la determinación de requerimientos, el almacenaje, la distribución y destino final de los materiales que sean puestos bajo su responsabilidad, intervenir en el desarrollo y las fabricaciones que le sean asignadas y participar en la definición de los medios materiales a incorporar a la FAA, a fin de contribuir al cumplimiento de las tareas del organismo superior. El ARMACUAR es un núcleo con funciones primordiales.

Realiza inspecciones, reparaciones mayores, modernizaciones y modificaciones de aeronaves, motores y hélices y la gran revisión (overhaul) de componentes mecánicos, hidráulicos, eléctricos y de equipos de radar, comunicaciones, navegación, HUD (Head-Up Display), etc. Por Intermedio del DEM (Departamento Ensayos de Materiales) se dispone de laboratorios de ensayos químicos y no destructivos (NDE). También se trabaja en ingeniería de mantenimiento, desarrollo y diseño, mediante el software CAD-Catia, metrología y calibración de instrumentos y herramientas.

Las capacidades de Ingeniería, que se materializan en elaboración de informes técnicos, que dan como resultado la modificación de la documentación originalmente suministrada por el fabricante de la aeronave. Se realizan de diseños por medio del sistema CAD, que permite trabajar bajo la metodología de ingeniería inversa, a la hora de reproducir y fabricar componentes que ya no se encuentran en el mercado.

Uno de sus logros, es el diseño, desarrollo y producción de la barquilla Tordo para los Tucano, que aloja una ametralladora de calibre 7,62 mm. Actualmente, se encuentra en la fase de homologación y certificación para su empleo operativo. Esto permitiría obtener un know how, cuya finalidad es el desarrollo de una familia de pods de 7,62 y 12,7 mm. para ser utilizados en los aviones Pampa y Texan II.

Una dependencia clave, es el Centro de Investigaciones y Desarrollos Tecnológicos Aeronáuticos (CITeA), dependiente de la Dirección General de Investigación y Desarrollo de la FAA. Posee en su plantel Ingenieros altamente capacitados, encargados del desarrollo y mantenimiento del software operacional de los aviones A-4AR y Pampa. Investiga, desarrolla y programa el software y hardware, aplicado a sistemas de aviónica (debriefing, Evaluación y adiestramiento de combate en tiempo real, planificación de misión en tierra, pantalla multifunción, etc.), así como la evaluación y certificación para la integración de armamento a las plataformas aéreas.

J-52 argentino permanecen a la espera de su intervención en el Escuadrón Talleres, Sección Motores del GT5.

Escuadrón I  

Históricamente, el Escuadrón I era el encargado de las inspecciones, recuperación y mantenimiento mayor de los Mirage, demostrando con creces, el grado de profesionalidad y experiencia alcanzados, finalizando la última ICM (Inspección de Ciclo Mayor) en junio de 2014, entregando a la VI Brigada Aérea, el Mirage IIIDA matriculado como I-002. Por la desprogramación de ese sistema de armas y a la expectativa del arribo de un nuevo avión de combate, se adoptó la decisión de incorporar al esquema de inspecciones mayores a los Tucano y Pampa, liberando de este tipo de trabajos a la empresa estatal FAdeA.

Los Tucano son sometidos a Inspecciones mayores de 6.000 h., mientras que el esquema adoptado para los Pampa es de menores de 600 h. y mayores de 1.200. Durante el año 2021 se cumplió la primera menor de 600 de un Pampa III y en este 2022 finalizará la primera mayor en este entrenador avanzado. Retornando al pasado año, se incorporó a la línea de trabajo el birreactor de transporte ejecutivo Bombardier Learjet 35A.

Se envió en comisión a un grupo de especialistas a la II Brigada Aérea, lugar de asiento operativo de estos aviones, con la finalidad de recibir una capacitación, impartida por el personal del Grupo Técnico 2 (GT2), en vistas de la recuperación del matriculado como T-23, para ser sometido a una ICM de 12 años. Está previsto que, una vez finalizado estos trabajos, estará  en condiciones de ingresar al hangar otro avión de ese modelo, el T-22.

Con la desprogramación de los nobles Pucara, con asiento en la III Brigada Aérea, su reemplazo como plataforma de ataque y apoyo al fuego cercano, recayó en los Embraer EMB-312 Tucano. Para aumentar la cantidad de aeronaves, stock de componentes, repuestos y optimización del sostenimiento operativo de la unidad, un grupo de especialistas pertenecientes al Escuadrón I, se presentó en la Escuela de Aviación Militar durante julio de 2021. Finalizada la evaluación y selección, se trasladaron al ARMACUAR un par de fuselajes, componentes y documentación técnica de ese sistema aéreo. 

Siendo una aeronave con años de servicio, y en pos de extender su vida útil y adaptarla a las necesidades operativas actuales, la institución mediante la Licitación Publica N° 57/2021, adjudicó a la empresa REDIMEC la modernización de aviónica para el Tucano y seleccionando para su instalación el conjunto GARMIN G600HP (High Performance) TXi. Siendo el Área de Material la unidad elegida para la modificación de las aeronaves, se trazó la planificación y ejecución de los trabajos, seleccionando 2 prototipos. El A-122 es el primero, cuya modernización está absolutamente a cargo y bajo responsabilidad de REDIMEC.

El A-104 es el segundo prototipo y la única diferencia reside en que la modernización está a cargo de la misma empresa, pero es ejecutada por el personal del ARMACUAR, bajo la modalidad On the Job Training, complementada con cursos teóricos y prácticos. Destacamos que el personal afectado a estos trabajos se encuentra previamente certificado para inspecciones mayores, modificaciones y eliminación de fallas en los Tucano. La culminación del proceso, se efectúa con la total implementación de la modernización en el prototipo y con la obtención de la certificación de la aeronave, por parte de la Dirección General de Aeronavegabilidad Militar Conjunta (DIGAMC).

Personal del GT5 realizando comprobaciones finales en el biplaza C-901 y así dejarlo listo para el correspondiente vuelo de prueba, tras ser sometido a una Inspección ASPA.

Escuadrón II 

El Escuadrón II en tiempos pasados era el encargado de las inspecciones, recuperación y mantenimiento mayor de los A-4B/C Skyhawk  y Morane Saulnier MS-760 Paris. En la actualidad realiza las inspecciones mayores de los O/A-4AR Fightinghawk, las denominadas SDLM (Standard Depot Level Maintenance), cada 39 meses por tiempo calendario y de 6 meses en su intervención; y las ASPA (Aircraft Service Period Adjustment), de carácter intermedio y de 750 h. Sin embargo, este último esquema de trabajo, ha pasado a manos del Grupo Técnico 5 (GT5), para que el Escuadrón, concentre sus recursos y esfuerzos en la recuperación y mantenimiento mayor de las aeronaves.

También es el encargado de la recuperación, mantenimiento y modernización de los aviones Cessna 182, los Papa Golf –programa que se encuentra en plena ejecución desde 2018, modificando 7 con kits suministrados por REDIMEC.  Para estos trabajos dispone de un equipo de 6 suboficiales, que intervienen en el proceso de recuperación de la aeronave (cambio de accesorios y piezas por desgaste) y en electrónica otros 6, que están en talleres de apoyo al hangar, siendo aproximadamente 3 meses por aparato el tiempo requerido para su actualización.

Durante nuestra visita observamos los Beechcraft B-45 Mentor matriculados como E-037 y E-094, incorporando a este modelo al esquema de inspecciones y mantenimiento mayor, bajo la finalidad de completar 6 aviones, que se unirán a las 4 restantes, que componen la Escuadrilla Histórica de la Fuerza. Estuvimos acompañados por el jefe del Grupo Mantenimiento, el comodoro Juan Edmundo Perot, quien nos comentó en detalle, algunos aspectos en materia de recuperación, mantenimiento e incorporación de capacidades.

En lo que concierne al sistema O/A-4AR, la V Brigada Aérea se ocupa de las revisiones menores (cada 200 h.) y desde el año pasado de las ASPA (intermedias). Se trata de una evaluación, realizada por inspectores, quienes determinan y otorgan una extensión por 12 meses, para la continuidad operativa de la aeronave. Un momento complicado lo determinó el cierre del suministrador del cartucho del motor cohete para el asiento eyectable ESCAPAC IG-3. No obstante, este escollo fue superado, gracias a la aparición de un nuevo proveedor, Task Aerospace.

Al tiempo que, en 2021, se trazó el plan de intentar recuperar la capacidad de realizar el overhaul de los asientos, bajo la propuesta de construir un taller habilitado en el Área de Material, para así intervenirlos localmente. El problema, que afectó la operatividad del sistema de combate, fue la fractura en la cadena logística, por lo que la fuerza se vio sometida a una baja en su stock de repuestos y ha encarado un plan para recuperar la capacidad en ese ámbito, no solo mediante la compra de recambios y motores, sino también para recuperar aptitudes en el ámbito de la reparación.

Según nos comenta el comodoro Perot, hay 12 matrículas seleccionadas, 8 aviones disponibles más 2 serviciables. Originalmente, estaban contempladas 12 aeronaves a recuperar y ahora se ha extendido la cantidad a 18. Por ello, es sumamente importante precisar que no es la que estaría en servicio operativo de manera permanente, sino el número de células que se incorporarían al circuito operativo y en mantenimiento programado. Respecto a la recuperación y modernización de la flota de Cessna 182, nos comenta: Hay células que arribaron al ARMACUAR en camión. Todo se hizo aquí, recorrida de la estructura, comandos de vuelo, remoción de obsolescencias, cambio de accesorios, modernización e integración de cabina, motor y hélice.

En relación a la reciente incorporación de los primeros aviones Beechcraft UC/TC-12B Huron y las tareas a las que fueron sometidos en el Área de Material, nos expresó lo siguiente: Una vez arribados, se los traslado al Taller de Pintura de la base, donde se realizó el decapado de la aeronave y posterior aplicación del esquema gris baja visibilidad de la FAA, como así también la completa remodelación de los interiores y tapicería. Se envió una comisión de oficiales y suboficiales del Escuadrón II a Estados Unidos para la formación técnica en este sistema.  

Inspección de ciclo mayor en el A-4AR C-920 con el fuselaje de cola del 935.

Capacidades

En conclusión, el Área de Material Río Cuarto, ha concentrado sus recursos y esfuerzos primordiales para el año 2022, en el sostenimiento de aeronaves, con la producción de componentes y cumplimentar las ICM; recuperación y modernización de los Cessna 182; inspección de la estructura, remoción de obsolescencias, cambio de accesorios, cableado y comandos de vuelo, modernización e integración de cabina, con conjuntos suministrados por REDIMEC; y los O/A-4AR Fightinghawk y sus capacidades, trabajando intensamente para recuperar capacidades de mantenimiento y operacionales, que habían sido perdidas en los últimos años, comenzando con el objetivo de actuar sobre 12 aviones y evaluando, ahora la meta de 18.

En el Taller de Pintura se cumplimentan los requerimientos para la incorporación de los Huron y la estandarización para la aplicación del esquema gris de baja visibilidad a toda la flota de aeronaves. Es crítica la producción de componentes para su continuidad operativa de C-130H Hercules, que es un sistema de armas ya modernizado y la columna vertebral del Transporte Aéreo Estratégico Argentino, el uso intensivo del mismo durante las CAV (Campaña Antártica de Verano).

Diseña, desarrolla y certifica el pod Tordo de 7,62mm: Con la finalidad de sentar un precedente para una familia en un calibre mayor. Debido a la ejecución e implementación del programa de recuperación y modernización de los Cessna 182, se optimizaron las capacidades para la modernización del Banco de Motores, reemplazando los componentes análogicos y digitalizando su funcionamiento.

En resumen, la infraestructura Instalada del ARMACUAR es de 47.131 m2. de hangares y talleres; 8.843 de depósitos; 28.762 de rampas, refugios y dependencias de servicio; 2 pistas pavimentadas y habilitadas con VOR/ILS (Very High Frequency Omnidirectional Range/Instrument Landing System), con capacidad de operación de aviones de gran porte; bancos de motoes alternativos y a reacción (en preparación para su actualización); y Estación de Punto Fijo. La unidad dispone e 830 efectivos, entre personal militar y civil especializado. 

Visitando a los “Halcones”

Completada la visita al Área de Material Río IV, nos trasladamos a la V Brigada Aérea, en Villa Reynolds (Provincia de San Luis), distante 130 km. Fuimos recibidos por su jefe, el comodoro Carlos Pesante. Tuvimos la oportunidad de ingresar al Grupo Técnico 5 (GT5) Halcones, en compañía de su responsable, el vicecomodoro Adrián Ramírez, quien nos comentó de las múltiples tareas que están realizando. Tal como lo citamos antes, desde el año 2020, el Grupo se encuentra realizando el mantenimiento intermedio ASPA de los A-4AR, de 750 h.

Ha finalizado recientemente la segunda revisión, en concreto del biplaza C-901. y trabajando actualmente en el C-918 (ASPA N°1 de 750 h. más la de 100 de motor y la Fase B de planeador), así como una inspección menor de 250 h., en el C-911. Cuentan con la asistencia de calificados y experimentados especialistas en estructuras y montaje, enviados por el ARMACUAR. Dado que está en plena ejecución el programa de recuperación de células, debe prestarse suma atención a las tomas de plano, ya que se encuentran entre los puntos críticos del planeador y están sujetos a deformaciones y aparición de corrosión, requiriendo el cambio de estos conjuntos.

Vista parcial del Hangar de Montaje 1. Se observa el prototipo A-122 y al lado el  A-104, el segundo “Tucano” para la modernización de cabina.

Un punto crítico radicaba en el mantenimiento modular de los motores, capacidad que fue recuperada en el año 2020, con 4 procesados e intervenidos a la fecha. Específicamente, se trabaja en componentes que no alteran el balanceo del motor. A su vez, hay dos objetivos a cumplimentar. Uno, que se encuentra en proceso de recuperación, es el banco de pruebas de motores; y el segundo, se encuentra plenamente operativo, el de las unidades de potencia auxiliar APU (Auxiliaty Power Unit). Finalizado nuestra recorrida por el GT5, nos trasladamos a la plataforma, presenciando la puesta en marcha y despegue de A-4AR, en cumplimiento de una tarea táctica.

Conclusiones

En estos últimos años, hemos presenciado la incorporación de aeronaves nuevas, como los Texan II y Bell 412EP, que ponen de manifiesto el esfuerzo realizado por la Institución. No obstante, a la espera de una decisión política, que determine la adquisición de un nuevo avión de combate supersónico, la FAA concentra sus recursos y capital humano en la recuperación y modernización de sus aeronaves, así como en la recuperación de capacidades perdidas y soporte logístico. En tiempos en que las partidas presupuestarias no son sólidas, es imperativo el fortalecimiento de las áreas técnicas, dada su experiencia y capacidad de recuperación y mantenimiento de los sistemas de Armas. 

Desde el Ministerio de Defensa, la contribución a estas demandas, se materializa a través del Fondo de la Defensa (FONDEF), herramienta que permite una programación previsora para la reparación, modernización o adquisición de bienes materiales y se encuentra rindiendo sus frutos en la adquisición de los biturbohélices Beechcraft UC/TC-12B Huron, como plataforma de transporte logístico, enlace y formación de los futuros pilotos de transporte. 

Cabe mencionar el envío de una comisión de jóvenes técnicos a Estados Unidos, que fueron capacitados para desempeñar a futuro tareas de mantenimiento mayor en los Huron, que serán incorporados al esquema de intervenciones mayores en Rio IV. Se abrieron las vacantes para la incorporación de la tropa técnica voluntaria. Como requisito, los aspirantes deben poseer estudios aeronáuticos y actualmente y se están sumando 85 voluntarios, que serán, sin duda, futuros eficientes especialistas de la Institución. (Luis Piñeiro / Fotos: Mauricio Chiofalo)

 

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.