Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

50º aniversario de la incorporación del “Twin Otter” a la Fuerza Aérea argentina

El viceintendente Juan Pablo Luque, en representación del Ejecutivo local, participó del acto conmemorativo en la IX Brigada Aérea (unidad que forma parte del Escuadrón Aeromóvil Águila, afectado a operaciones antárticas, desplegado en la Base Marambio) de Comodoro Rivadavia, perteneciente al Grupo Aéreo 9, por el medio siglo de historia del biturbohélice De Havilland DHC-6 Twin Otter en la Fuerza Aérea Argentina (FAA). En ese marco, valoró el sentido social de esta Fuerza para unir a los pueblos más postergados de la Patagonia en un sinfín de operaciones aeronáuticas.

La FAA utiliza estas unidades en la Patagonia, afectadas a los vuelos de fomento de LADE (Líneas Aéreas del Estado). Hacia el año 1955 el fabricante comenzó a realizar el estudio de factibilidad de un nuevo avión capaz de reemplazar al DHC-3 Otter, pero que duplicara su carga útil, con un peso máximo de despegue de 4.540 kg. y de 12 a 14 plazas.

El radical plan de dotar al transporte aéreo de aviones de turbinas llevado adelante por la FAA consideró la adquisición de un lote de 7 DHC-6-200 Twin Otter nuevos para cubrir varias de las rutas que LADE volaba por la Patagonia con Douglas DC-3/C-47 y 2 preparadas para operaciones antárticas, estarían pintadas con un esquema de alta visibilidad. De este modo en la primera entrega llegó al país el antártico T-85 pintado totalmente de rojo, tal como era entonces el uniforme de los DHC-2 Beaver de la Base Matienzo, mientras que el otro polar (T-84) sólo recibió unas modestas bandas de color naranja sobre el esquema de LADE. Llegaron al país en dos grupos: los primeros 5 trasladados en vuelo desde la fábrica canadiense hasta la I Brigada Aérea de El Palomar, donde fueron los aparatos estándar se incorporaron al servicio activo como parte del Escuadrón VII de Transporte Aéreo, mientras que los 2 antárticos fueron temporalmente a Tandil.

Poco después el Escuadrón VII se trasladó hasta su base definitiva en la IX Br. Aé. de Comodoro Rivadavia. El segundo lote compuesto por los T-86 y T-87, arribó a nuestro país un año más tarde. Estas máquinas fueron también destinadas al Escuadrón VII.

Utilizando como centro de operaciones la IX Br. Aé. Cabe destacar que los vuelos de LADE son esencialmente un servicio social y de apoyo a pequeños pueblos e, incluso, se establecen eventualmente vuelos especiales a puntos con necesidades urgentes donde únicamente el DHC-6 puede acceder. Durante el desarrollo de la Guerra por las Malvinas, se realizaron con el T-82 dos cruces a las Islas, con la finalidad de evacuar hacia el Continente heridos y un muerto. Con el fin de permitir el aterrizaje convencional sobre terreno semipreparado y a la vez practicar anevizajes, el avión está equipado con un juego de esquíes retráctiles montados en cada uno de los soportes de las ruedas.

En 1983, a fin de paliar la necesidad de repuestos, la FAA adquirió los 3 aviones que habían pertenecido a Aerochaco, una compañía del Norte de nuestro país quebrada unos años antes, si bien no se encontraban en buenas condiciones, siendo transportadas por tierra hasta el Área de Material Quilmes (AMQ), donde fueron sistemáticamente canibalizados en favor de los DHC-6 operativos. Pero una vez en el AMQ, el personal técnico se abocó a la posibilidad de puesta en servicio de al menos 2 de ellos, que recibieron las matrículas T-83 y T-90, el primero remplazando a otro con el mismo numeral perdido en un accidente y el segundo volando inicialmente para el Comando de Regiones Aéreas Sur, siendo más tarde incorporado por el Escuadrón VII de Transporte Aéreo.

En el AMQ quedaba aún una célula incompleta, que fue lentamente reacondicionada con partes de los aviones accidentados y repuestos que iban siendo acondicionados. Poco a poco se logró convertir aquellos restos en un avión, que fue puesto en línea de vuelo al momento de obtener los motores. Se matriculó como T-87 y pasó a volar en Comodoro Rivadavia. La pérdida del antártico T-84 en 1993, fue la circunstancia que obligó a la FAA a convertir al T-87 en polar y enviarlo a Marambio, destino que alterna cada año con el T-85. En la actualidad los sistemas de comunicación y navegación han sido modernizados con el fin de optimizar las operaciones en las crudas y especiales condiciones del Sur del país y la Antártida. También se les ha instalado un navegador GPS. El radar es un Bendix 1 400 meteorológico y todos poseen configuración de transporte de pasajeros.

Previamente a ser destacados en Marambio, a los antárticos se le colocan livianas puertas convencionales de doble hoja y apertura horizontal y el interior se convierte en más austero para incrementar la capacidad de carga y poder llevar equipo de salvamento. El T-87 (número de constructor 230) protagonizó en 1977 el único accidente fatal con Twin Otter, cuando realizaba un vuelo especial de traslado del gobernador de Río Negro, su esposa y una comitiva, como consecuencia de las malas condiciones meteorológicas. En1983 por una repentina espesa niebla, el T-83 (170) en vuelo de LADE impactó bruscamente contra la pista, destruyéndose pero sin víctimas. El segundo T-83 (179) se accidentó en Sierra Grande (Córdoba) en 1992 durante un despegue con fuerte viento lateral, impactando en las cercanías de la pista con importantes daños estructurales. que obligaron a darle la baja.

Finalmente, el antártico T-84 fue totalmente destruido por una imprevista tormenta polar en la Base chilena O'Higgins, a donde había trasladado parte del personal de Marambio. El T-87 (158), ex LV-JNP, fue inmediatamente preparado para reemplazar al T-84 en las tareas antárticas. La producción del modelo -200 terminó en 1969, sustituyéndolo el -300, certificado en 1969, de un peso máximo de despegue de 5.675 kg. y tanques de combustible en el interior de las alas reforzadas, que elevan la capacidad de combustible de 1.114 a 1.386 kg.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.