¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Argentina y los F-16: termina una novela, comienza una nueva época

El ministro de Defensa de Argentina, Luis Petri, encabezó en Dinamarca el comienzo de un nuevo tiempo con la firma de un contrato que concluyó con la rúbrica de un acuerdo de adquisición de 24 aviones de combate F-16 para la Fuerza Aérea Argentina en presencia de su par danés, Troels Lund Poulsen.

“Hoy estamos concretando la adquisición más importante desde 1983, se trata de 24 jets F-16 que han sido modernizados y equipados con la mejor tecnología, y que se encuentran al nivel de las mejores aeronaves que vuelan en los cielos de la región sudamericana”, expreso el ministro Petri.

Los aviones de combate F-16/B MLU Fighting Falcon serán la columna vertebral del sistema de defensa aérea en Argentina, misión que durante más  de cuarenta años desempeñaron los aviones Mirage hasta su desprogramación.

Este paso significa la recuperación de capacidades perdidas hace muchos años, el contrato de marras implica la adquisición de 24 jets más un ejemplar para el adiestramiento del personal de especialistas y técnicos en tierra, piezas, partes, repuestos, sistemas complementarios una completa panoplia de armamentos que incluye misiles aire-aire AIM-9X SideWinder  y AIM-120D AMRAAM, además de un completo surtido de armamento aire-tierra. Las aeronaves empezarán a llegar a la Argentina durante 2025 y se completará el suministro en 2028.

El contrato rubricado incluye la provisión de cuatro simuladores de vuelo, ocho propulsores de repuesto y se garantizaran los repuestos, piezas y partes para los F-16 por el término de cuatro años. El acuerdo prevé la instrucción de aviadores y especialistas que asistirán a este sistema de armas.  El titular de la cartera estuvo acompañado por el Jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Brigadier General Xavier Julián Isaac y el Jefe de la Fuerza Aérea Brigadier Mayor Fernando Luis Mengo.

El ministro danés Troles Lund Poulsen destaco “la cooperación ejemplar con la Fuerza Aérea, el gobierno argentino y el gobierno estadounidense. Con este acuerdo, reforzamos nuestra cooperación en materia de defensa con los EEUU”.

Está claro que el profesional trabajo de los especialistas nacionales, pudo encontrar máquinas de buena tecnología y excelentes prestaciones. La específica situación estratégica de los EEUU con respecto al continente iberoamericano, más el claro avance de China en el continente, permitió la flexibilización de una posible transferencia de armas hacia la díscola Argentina. Como expresó la principal referente estadounidense en la región, la General Laura Richardson comandante del Comando Sur, “no permitiremos el avance chino en la región”, permitiendo que la Fuerza Aérea Argentina pueda acceder a material de primer orden.

Los F-16 daneses están en perfectas condiciones de mantenimiento, al ser Dinamarca un socio de la OTAN, ultra exigente en el estado operacional de las aeronaves de sus miembros. Además, se ha liberado un interesante surtido de armamento, cual era una exigencia no negociable de la Fuerza Aérea Argentina.

La llegada de estos aviones de combate implica una transformación de la Aeronáutica nacional tras muchas décadas de oscuridad. La adecuación de bases aéreas, la preparación de instalaciones y equipos y el adiestramiento de especialistas y técnicos en nuevas tecnologías representa un desafío. Uno  más de los tantos que ha tenido la Aeronáutica nacional, a lo largo de su corta pero descollante Historia. (Luis Piñeiro)

Fotografías: Luis Petri durante la firma de la compra de F-16 para la Fuerza Aérea Argentina. (Fuerza Aérea Argentina)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.