Viernes, 9 de diciembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Submarinos en Colombia, 50 años protegiendo el azul de la bandera

Los primeros submarinos de Colombia datan del periodo presidencial del general Tomás Cipriano de Mosquera, quien en 1951 compró los planos de un sumergible de esa época para ser construido en el país, dando fe de esto los estudios realizados por el vicealmirante (RA) Carlos E. Ospina Cubillos, presidente del Consejo de Historia Naval de Colombia. Es posible que en esa fecha se hubiesen incorporado por autorización presidencial ese tipo de buques con el fin recoger del fondo del mar perlas y oro, como lo demuestran textos históricos que reposan en los archivos nacionales.

Bajo el lema “Combatimos en silencio con absoluto poder” la flotilla de submarinos de la Armada colombiana cumple 50 años de existencia en 2022, creada oficialmente el 19 de septiembre de 1972 bajo la comandancia del capitán de fragata Manuel Avendaño Galvis. Pero la intención de conformar esta importante fuerza estratégica nace en 1968 bajo el Gobierno del presidente Carlos Alberto Lleras Restrepo, quien autorizó darle forma al proyecto para la adquisición de las primeras unidades, estando para esa fecha como director de la Armada Nacional de Colombia (ARC) el almirante Jaime Parra Ramírez.

Tras varios consejos de Seguridad Nacional realizados por los altos mandos navales, la Presidencia de la Republica, teniendo clara la necesidad de equipar a la ARC con unidades de este tipo, se analizaron las diferentes opciones en servicio en los diferentes países que los utilizaban, se determinó que las unidades a adquirirse serían de aproximadamente 450 ton. de desplazamiento y de más de 45 m. de eslora y que el precio en el mercado rondaba los 7.125.000 dólares. De esta manera, el primer acercamiento para la adquisición se realizó el 4 de diciembre de 1968, cuando el comandante de la Armada le dirigió́ al jefe de Operaciones de la US Navy una solicitud formal para el suministro de estos equipos, recibiendo una respuesta negativa el 23 de diciembre de 1968, al no encontrarse en inventario para la venta o arriendo unidades operativas.

En noviembre de 1968, el astillero inglés Camell Laird Ship Repairers anunció la visita a las instalaciones de la Base Naval ARC Bolívar, en Cartagena de Indias, del submarino ingles HMS Andrew, de la clase Amphion, perteneciente a la Royal Navy, que había entrado en servicio el 16 de marzo de 1.948, con un desplazamiento de 1.360 ton. y 89,45 m. de largo. Con más de 20 años desde su botadura, fue ofrecido a Colombia, pero con un precio de 6 millones de dólares, cercano al de unidades nuevas, desvaneciendo las intenciones para su adquisición.

HDW U-209-1200, el elegido

Entre octubre y diciembre de 1969, la Armada solicitó información detallada sobre las características técnicas, precios, financiación y referencias de diversos submarinos, tras tener sobre la mesa las propuestas presentadas por Francia, Alemania, España, e Inglaterra. Se descartó la francesa por el accidente de un Daphné. Con todo un poco más claro en cuanto a la necesidad, pero con una información todavía insuficiente, el presidente Carlos Alberto Lleras Restrepo autorizó realizar una visita de inspección a los otros fabricantes oferentes, con el fin recopilar más datos técnicos y financieros.

Se redactó  el 28 de julio de 1970 un acta por parte del Consejo Superior Naval, la cual especificaba que, de acuerdo a lo manifestado por la delegación encargada de la visita a los diferentes astilleros y tras el análisis de los estudios técnicos y financieros realizados, se aconsejaba la adquisición del HDW (Howaldtswerke Deutsche Werft) U209-1200 alemán, el cual también estaba siendo ofrecido y tenido en cuenta por las armadas de Argentina, Ecuador, Perú y Venezuela. En respuesta a esto, el Gobierno y la Armada deciden realizar acercamientos con el germano para analizar alternativas de pago.

La situación económica para esa fecha no era la mejor, razón por la cual, y tras varias ofertas, Colombia ofrece realizar el pago con café, a través de la Federación Nacional de Cafeteros, de 2 unidades, propuesta que fue analizada por el Gobierno alemán, y considerando las buenas relaciones entre ambos países, se acuerda cerrar el negocio bajo esas condiciones favorables para los dos. De esta manera, el  Gobierno Nacional y las sociedades Ferrostaal Aktiengesells-Chaft, de Essen, y Howaldtswerke-Deutsche Werft, de Kiel (República Federal de Alemania), celebraron el contrato para la adquisición de los 2 submarinos el 12 de noviembre de 1970, pero ya bajo el mandato de Misael Pastrana Borrero, quien había llegado a la Presidencia después de los comicios electorales realizados el 19 de abril de 1970, tomando posesión del cargo el 7 de agosto siguiente.

Los ARC Pijao y Tayrona

Ya teniendo claro el tipo de submarinos a adquirir, se determinó, por recomendación de oficiales navales recién llegados del Perú, tras su graduación como submarinistas, que el primer U209-1200 fuera bautizado con el nombre de ARC Pijao, en reconocimiento a una tribu indígena colombiana ubicada en el centro del país, caracterizada por su arrojo y heroísmo. El astillero alemán HDW inició los trabajos de construcción de este submarino el 14 de marzo de 1972, finalizando el 20 de mayo de 1974, para el 14 de abril de 1975 afirmar por primera vez el pabellón nacional. El 5 de mayo de 1975 zarpó por primera vez tripulado por personal colombiano para realizar maniobras de atraque, desatraque y prueba de comunicaciones con Colombia en aguas internacionales.

Durante el mes de mayo y la primera quincena de junio se realizaron salidas al mar en cumplimiento del plan Shake Down. El 22 de mayo se efectuó la prueba de profundidad en el dique de presión y de estanqueidad de la toma de carga de corriente de tierra, para finalmente, el 25 de junio, zarpar de Kiel rumbo a Cartagena de Indias en cumplimiento del Plan Conquistador, acompañado en algunos tramos por el remolcador ARC Pedro de Heredia. Durante la travesía recaló en los puertos de Ferrol y Tenerife, en España, y San Juan de Puerto Rico, siendo incorporado a la Armada el 18 de abril de 1975.

El segundo U209 llevaría el nombre de ARC Tayrona, también propuesto por los nuevos submarinistas y en reconocimiento a una tribu indígena colombiana de grandes guerreros que hizo presencia en la costa Norte, principalmente en la sierra nevada de Santa Marta. Inició su construcción el 15 de julio de 1972 y finalizó el 16 de julio de 1974, zarpando por primera vez el 4 de agosto de 1975 con la dotación oficial para realizar ejercicios simulados de inmersión y navegación en snorkel. El 18 de agosto se dirigió hacia la zona de operaciones de Olpenitz, donde realizó la primera inmersión estática a cargo de la tripulación colombiana.

Tres días después efectuó la maniobra de posarse en el fondo, en la segunda semana de septiembre, en el área de Skagerrat, operó durante una semana y descendió́ hasta los 250 m. de profundidad con el fin de efectuar la prueba de los hidrófonos del sonar activo. El 18 del mismo mes hizo carga y estiba de torpedos SST4 en el arsenal de la Marina alemana. Zarparía después de las exitosas pruebas el 24 de septiembre rumbo a Cartagena de Indias, en cumplimiento del Plan Horizonte, acompañado del ARC Pedro de Heredia, teniendo previsto recalar en los puertos de Ferrol, Santa Cruz de Tenerife y San Juan de Puerto Rico, siendo incorporado a la Armada el 18 de julio de 1975.

Se escogen los submarinos tácticos SX-506

Concretada la compra de los U209-1200, llamó la atención de la Armada una propuesta de unidades tácticas tipo SX-506, de tan solo 23 m. de eslora y 75 ton. de desplazamiento. Fabricados por Cosmos, instalada en Livorno (Italia), este tipo de submarinos y sus características de infiltración de comandos y capacidades de navegar cerca a la costa fueron del agrado de los colombianos, decidiéndose la adquisición de 2 ejemplares, acompañados de 4 lanchas submarinas CE2-FX60 Charriot, las cuales fueron adscritas a su llegada a la unidad de Comandos Submarinos.

A finales de 1971, se inició la construcción de los SX-506, especificándose en el contrato con la empresa fabricante que las secciones principales debían ser construidas en Italia, pero ensambladas en Colombia. El 7 de agosto de 1972 llegan a bordo del buque Rio Amazonas las 4 lanchas, junto a las secciones del submarino, para ser ensambladas por técnicos enviados desde Italia. Los trabajos se realizaron a bordo del dique flotante ARC Carlos Rodríguez Zamora y este primer sumergible llevaría el nombre de ARC Intrépido.

Las secciones de la segunda unidad, el ARC Indomable, fueron embarcadas en Italia el 12 de febrero de 1973, arribando a Cartagena de Indias a finales de ese año y procediéndose a su ensamblaje nuevamente a bordo del ARC Carlos Rodríguez Zamora, para afirmar el pabellón nacional el 18 de abril de 1973. El Intrépido marcaría un hito en la historia de la Armada, pues el 6 de noviembre de 1973 navegó de manera autónoma y con tribulación colombiana en aguas cercanas a la Base Naval ARC Bolívar, realizando la primera maniobra de inmersión de un submarino en aguas colombianas, informándose de este acontecimiento al presidente Misael Pastrana Borrero por parte del entonces capitán de fragata Manuel Avendaño Galvis, comandante de la Flotilla de Submarinos, siendo esta fecha establecida como el día de ese Arma.

Este tipo de submarinos tácticos, debido a su tamaño y características, carecían de la autonomía de un oceánico, decidiéndose la construcción del buque nodriza ARC My Jaime Arias Arango en el entonces astillero colombiano de Conastil y fue botado el 18 de abril de 1.973. La función del buque nodriza seria la de fungir como dique flotante, permitiendo llevar en su interior a los SX-506 para, posteriormente, ser desplegados en las zonas marítimas requeridas, siendo encargados de operaciones de infiltración de comandos, demoliciones submarinas e inteligencia, debido a la capacidad que les daba una cámara presurizada, permitiendo en inmersión abrir la escotilla de salida.

Las tripulaciones

Para la preparación de las tripulaciones de los U-209, la Armada decidió iniciar una serie de consultas con Alemania, Chile, Perú y Estados Unidos para estandarizar los procedimientos propios en la selección del personal idóneo para esta función tan específica, teniéndose en cuenta aspectos físicos y psicológicos  para ser submarinista, determinándose de esta manera una selección de 10 oficiales y 38 suboficiales, que se habían presentado como voluntarios, denominándose a este grupo como curso Tridente l, siendo desplazado al Perú para iniciar el de Especialización del Arma Submarina en la Escuela correspondiente y unidades sumergibles de la Armada de ese país, reconocido como el primero en dotarse de estos tipo de elementos en Latinoamérica.

Este primer grupo de marinos fue incorporado al Curso 34, junto a marinos peruanos, iniciando la capacitación en  abril de 1972 y terminándola ocho meses después. De esta manera se culminaba la formación de la que sería la primera tripulación de submarinistas colombianos. Posterior a esto, el 7 junio de 1973, se destinó en comisión al Perú a otro grupo para integrarse al Tridente II, incorporándose al Curso 35 de la Escuela de Submarinos de la Armada peruana, que se desarrolló́ de abril a diciembre de 1973, conformado por 11 oficiales y 46 suboficiales, los cuales harían parte de la tripulación para el segundo U209.

Teniéndose definido el personal y la capacitación para tripular los 2 U-209, a mediados de 1972 fue enviada una delegación de oficiales y suboficiales a Holanda con el objetivo de formarse, hacer la interventoría del sistema de control de tiro y coordinar el entrenamiento del personal de las 2 unidades submarinas en Hollandese Signaalappraten (HSA), de Hengelo. A su vez, los que permanecían en Perú en formación fueron calificados como submarinistas por el Ministerio de Marina local el 11 de mayo de 1973.

Adicional a esto, dos oficiales fueron enviados en comisión especial del servicio a la República Federal de Alemania para realizar los cursos de oficial de armas antisubmarinas  en la Escuela de Armas Submarinas de la Marina en Eckernförde e integrados a un grupo de 14 oficiales alemanes en la Escuela de Submarinos en Neustadt. El 21 de diciembre de 1973 viajó una nueva comisión hacia Alemania conformada por 1 oficial y 20 suboficiales, que formarían el grueso de la tripulación del primer submarino oceánico que sería entregado a Colombia.

Durante 1974 se designaron grupos de oficiales y suboficiales para cumplir diferentes capacitaciones en Alemania, Holanda, Francia, Inglaterra y Suecia, con el fin de recibir cursos sobre equipos, sistemas, motores, generadores, propulsión, baterías, periscopios, sistema de control de tiro y sensores, dictados por y en las diferentes empresas proveedoras, pudiendo este grupo de oficiales y suboficiales interactuar y conocer más a fondo los equipos y sistemas con los que se encontrarían en los U209. Después de rigurosos seguimientos y pruebas de aceptación de los submarinos, las tripulaciones ya conformadas cumplieron un programa arduo de entrenamiento durante ocho semanas, a cargo de ingenieros y técnicos de HDW.

Este entrenamiento, realizado ya en los nuevos submarinos, comprendió dos semanas de ejercicios a bordo en puerto, una de navegación en superficie, tres en inmersión, una en snorkel y una de emergencias y fallas en equipos y sistemas, todo esto previo al viaje a Colombia, culminando de esta manera la exitosa formación de las dos primeras tripulaciones. El adiestramiento de las de SX-506 y las lanchas submarinas fue realizada con personal colombiano capacitado en el Perú, seleccionándose en el segundo semestre de 1971 un grupo de  oficiales y suboficiales navales y de Infantería de Marina para incorporarse como tripulantes de estos sumergibles.

Se denominó Plan Cosmos a esta primera intención propia de capacitar submarinistas en Colombia, dando inicio en enero de 1972 a la primera fase del curso Cosmos I, cuyo programa incluyó clases de navegación costera, reconocimiento de cartas de navegación y anfibio y demoliciones submarinas (RADS) y el de buceo SCUBA. Una vez culminado, se seleccionó a 1 oficial y 12 suboficiales para realizar durante 2 meses un entrenamiento en electrónica y electricidad en la Escuela Naval de Suboficiales en Barranquilla (Colombia).

Adicionalmente, 7 oficiales y 11 suboficiales fueron enviados a la institución colombiana de formación técnica SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje) para el curso de motores y electricidad. Finalizado el periodo de entrenamiento de la primera fase, y en este caso antes de la formación de las tripulaciones de los submarinos U209 en Alemania, los submarinistas de los SX-506 y los comandos de las lanchas se establecieron en las instalaciones del taller de torpedos y armas antisubmarinas de la Base Naval ARC Bolívar, nombrando por decisión del alto mando al capitán de fragata Manuel Fernando Avendaño Galvis como comandante de la Flotilla de Submarinos, quien es recordado como el primer oficial a cargo de esta importante institución.

Buceo táctico

Durante el ensamblaje del primer submarino táctico y de las 4 lanchas submarinas, se dio inicio de manera alterna al entrenamiento de buceo táctico, dirigido por el instructor italiano A. Romano, bajo supervisión del ingeniero Sergio Pucciarini, presidente de Cosmos y buzo comando. Durante las largas jornadas físicas y las exigencias técnicas fueron la pauta, siendo esto necesario para adecuar al cuerpo y formarlo para su permanencia prolongada en el agua. Estas jornadas duraban de 4 a 6 horas diarias en piscina y en el área de la bahía de Cartagena de Indias, nadando con o sin equipo Scuba y dando paso a la fase de instrucción orientada al buceo con equipo de respiración a base de oxigeno (ARO), requisito imprescindible para ejecutar operaciones desde los submarinos tácticos SX-506.

Como prueba final para la certificación como buzos tácticos en el empleo del equipo autónomo de respiración con aire, se programaron dos pruebas de confianza de escape libre a 75 y 150 pies de profundidad en dos áreas. La primera se estableció dentro de la bahía externa y la segunda en un área cercana a la pared del faro de Salmedina, siendo necesario que tomaran aire por los reguladores de los tanques, hacer la inmersión hasta la profundidad requerida, llegar al objetivo, recoger un testimonio y subir nuevamente a superficie. Tras estas exigentes pruebas llevadas a cabo con éxito, los aspirantes a comandos submarinos recibieron el grado como buzos de segunda clase. Posteriormente, se adelantó el entrenamiento para calificarlos en labores de buzos de combate y como pilotos de las lanchas submarinas, empleando equipo de respiración autónomo (ARO).

Los SX-506 salen del servicio y llegan los U206A

Aproximándose el fin de la vida útil de los SX-506, que ya cumplían 35 años de continuos servicios, tras el desgaste normal de sus piezas y la dificultad de una nueva modernización, en 2008 la Armada, a través  del Plan Orión, determinó que estos debían ser remplazados, analizándose en el mercado unidades usadas en buen estado de mantenimiento, evaluando los alemanes U206A, que habían sido construidos especialmente para la Marina de ese país y modernizados recientemente, desplazándose en 2010 una comisión que se encargaría de revisar el estado actual de estas unidades, todo esto a cargo de la Jefatura de Planeación Naval con la participación oficiales de la Flotilla de Submarinos.

Durante la visita en Alemania también se realizaron acercamientos con el Gobierno de este país para analizar la posible adquisición de sólo 2 ejemplares de un ofrecimiento inicial de 4, reuniones que continuaron de manera formal en los años 2011 y 2012, determinándose que eran los idóneos para remplazar al ARC Intrépido y al ARC Indomable, que ya tenían en 2013 como fecha de retiro, tras 40 años de servicio. Las buenas relaciones entre ambas naciones hicieron que los temas legales, técnicos y financieros de la compra quedaran prácticamente definidos durante estos años.

El 20 de abril de 2012 tuvo lugar la primera presentación del proyecto al Gobierno Nacional por parte del contralmirante Leonardo Santamaría Gaitán, dándose a conocer las características y capacidades, además de aclarar detalles de la negociación, que incluía la entrega de armamento y repuestos compatibles con los ARC Pijao y ARC Tayrona. Finalmente, el 19 de julio de 2012 se firmó el acuerdo entre el Ministerio de Defensa Nacional de Colombia y el de Defensa de la República Federal de Alemania, para la adquisición de 2 U206A, armamento, equipo asociado y repuestos, lográndose de esta manera duplicar las capacidades submarinas de Colombia, que recibirían los nombres de los retirados SX-506, ARC Intrépido y ARC Indomable.

En mayo de 1978, el Pijao viajó a Curaçao para trabajos de mantenimiento quinquenales, permaneciendo durante 12 días en el dique de Curacao Dry Dock. Entre 1978 y 1979, la Armada gestionó las partidas presupuestarias para realizar el mantenimiento decenal, reparaciones y modernización de los 2 en el astillero de HDW de Kiel, a donde se desplazaron a mediados de 1980. A partir de 1982, el mantenimiento de casco y válvulas exteriores se continuó llevando a cabo en el dique Rodríguez Zamora del astillero nacional de CONASTIL.

Entre 1988 y 1989, la Armada abrió un concurso internacional para llevar a cabo el mantenimiento y reparación decenal, recibiéndose ofertas de astilleros de Alemania, Argentina, Brasil, España, Italia y Perú́. El de HDW de Kiel, constructor de los submarinos, fue el escogido. Entre julio de 1994 y octubre de 1996 subieron a dique en el de Braswel, en Panamá, para mantenimiento del casco, zonas de libre inundación, válvulas exteriores y cambio de empaquetaduras del eje de propulsión. Después de la creación del astillero nacional de COTECMAR, en 2000, se convirtió en el encargado de realizar todo tipo de mantenimiento a los U209, en algunos casos supervisado por el fabricante.

Foto de portada: Formación en muelle de los 4 submarinos de la Armada Colombiana junto al personal de la Flotilla.

Artículo completo

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.