Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las "listas de los deseos" del Pentágono: Prioridades de las Fuerzas Armadas de EEUU

Todos los años por estas fechas tiene lugar en Estados Unidos una curiosa “tradición” según la cual los diferentes organismos con presupuesto propio en Estados Unidos elaboran una “lista de deseos” con la esperanza de que se le asignen fondos más allá de los inicialmente contemplados en el presupuesto ya remitido al Congreso y que, en el caso del Pentágono, este año se ha incrementado en 30.000 millones más, hasta alcanzar los 603.000 millones de dólares. Se trata de los documentos denominados “Unfunded Priorities List” o UPL, que podríamos traducir como Lista Requerimientos no Financiados.

En el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea, Ejército de Tierra, Marina e Infantería de Marina han remitido ya al Congreso sus listas detalladas de prioridades a la espera de tener algo de suerte y que los legisladores tengan en cuenta sus peticiones y asignen fondos adicionales con los que satisfacer necesidades puntuales.

Cada uno de los cuatro organismos espera que en el año fiscal 2018 (FY 2018) se atiendan algunas de las prioridades que han determinado y que han valorado económicamente, como si se tratara de una suerte de “agujeros que tapar” respecto a las peticiones originales. A grandes rasgos y tras analizar los diferentes documentos que han conseguido algunos medios estadounidenses, podemos contabilizar el valor de cada una de estas cuatro listas, que en su conjunto suponen la nada despreciable cifra de 32.000 millones de dólares.

El Ejército de Tierra y la Fuerza Aérea han hecho las mayores peticiones, ya que el primero ha identificado prioridades por valor de 12.700 millones de dólares, mientras que la segunda ha solicitado equipos por valor de 10.700 millones de dólares. La Marina se contenta con 5.500 millones de dólares y la Infantería de Marina a su vez pide 3.100 millones de dólares.

Si analizamos cada una de estas cuatro listas encontramos que la mayoría de adquisiciones se centran en aeronaves de ala fija y rotatoria, sin contar el caso del Ejército de Tierra que principalmente solicita aumentos de plantilla en diferentes unidades. Por citar un ejemplo, Fuerza Aérea, Marina e Infantería de Marina piden en total 24 unidades del avión de combate F-35 Lightning II, en diferentes versiones.

Ejército de Tierra

Los 12.700 millones de dólares solicitados por el U.S. Army se reparten principalmente entre 3.100 millones para incrementar sus efectivos en 17.000 unidades entre unidades activas, Guardia Nacional y reservistas. Se incluyen unidades de asistencia para tareas de formación, unidades con medios de defensa superficie-aire de corto alcance y lanzadores de cohetes de artillería MLRS.

Otras solicitudes importantes son vehículos y medios para las Brigade Combat Team (BCT) por 2.500 millones de dólares, nueve helicópteros AH-64E Apache por valor de 1.100 millones de dólares, tres UH-60 Black Hawk nuevos y otros tres remanufacturados así como nueve transportes pesados CH-47F Chinook.

Se calculan en 2.300 millones de euros las necesidades de munición no contempladas inicialmente, destacando misiles de artillería de largo alcance ATACMS empleados por los MLRS o misiles Patriot de defensa superficie-aire de largo alcance. Se solicitan también carros de combate Abrams, vehículos de combate de infantería Bradley, carros de recuperación M88 Hercules, medios de ingenieros como los destinados abrir brechas en áreas minas y excavadoras blindadas.

Fuerza Aérea

Entre las peticiones de la Fuerza Aérea valoradas en 10.700 millones de euros destacan otros catorce aviones de combate F-35A de Lockheed Martin valorados en más de 1.700 millones de euros. Esta lista incluye tres aviones de reabastecimiento en vuelo KC-46A, doce aviones de transporte Hércules para operaciones especiales en versión MC-130J, además de un HC-130 para patrulla marítima o la continuación del programa de guerra electrónica Compas Call basado también en el Hércules, basado en 284,6 millones de dólares. Aun con el F-35 llegando a la Fuerza Aérea, se destinan 177 millones de dólares para la fase de reducción de riesgos del programa del futuro avión de superioridad aérea del programa Penetrating Counter Air o Next Generation Air Dominance. Destacables son también los 360 millones de dólares para operaciones de disuasión nuclear o los 563 millones para medios para el ciberespacio.

Marina

De los fondos solicitados por la Marina, 2.700 millones serían para la adquisición de otros 24 aeronaves a repartir entre seis P-8A Poseidón para vigilancia naval de largo alcance por 1.000 millones, diez F/A-18E/F Super Hornet por valor de 739 millones de dólares, cuatro F-35C para portaviones por 540 millones, cuatro convertiplanos Osprey en versión CMV-22B para apoyo a portaviones por 392 millones.

Aunque no se incluya la adquisición de nuevas unidades de superficie ni submarinos, si se solicitan fondos para equipar los controvertidos Buques de Combate del Litoral (LCS por sus siglas en inglés). Con el objetivo de mejorar sus capacidades Over-the-horizon u OTH, se le instalarán lanzadores de misiles antibuque Harpoon a una de las unidades de la clase Independence por 31 millones de dólares y se mejoraran equipos con los que incrementar la supervivencia por otros 84 millones de dólares. Se creará en la Estación Naval de Mayport en Florida un centro de formación específico para este tipo de unidades por valor de 110 millones de dólares

Infantería de Marina

La Infantería de Marina estadounidense tiene autonomía presupuestaria más allá de la Marina, de ahí que también elabore su correspondiente “lista de peticiones” en este caso por valor de 3.100 millones de dólares. Destaca la adquisición de cuatro unidades del avión de combate F-35B, la versión de despegue corto y aterrizaje vertical por 617 millones de dólares y otras dos unidades de la versión para portaviones del mismo avión, la F-35C por 260 millones de dólares. Completan la lista más aeronaves como los cuatro KC-130J para reabastecimiento, incluyendo repuestos, valorados en 356 millones de dólares, dos aviones de transporte de largo alcance C-40A por 228 millones u otros dos aviones de transporte pero de pequeño tamaño del tipo UC-12W por 60 millones. 181 millones costarían dos convertiplanos MV-22B Osprey y 288 millones otros dos helicópteros de transporte pesado CH-53K con la dotación correspondiente de repuestos. Siete helicópteros de ataque naval AH-1Z supondrían un desembolso de 221 millones de dólares y por ultimo cinco aerodeslizadores valorados en 312 millones de dólares. (Texto: José Mª Navarro García)

Fotografías:

·El Ejército de Tierra estadounidense ha pedido fondos para otros nueve Apaches (Boeing)

·Otros catorce F-35A costarán 1.700 millones de dólares (USAF)

·Seis nuevos P-8A Poseidon costarán 1.000 millones de dólares (Boeing)

·Los LCS verán reforzada su capacidad de ataque naval de largo alcance (Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.