Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Francia vigilará los actos del 14 de julio con un MQ-9 Reaper

Lo hará con el Reaper de la Fuerza Aérea francesa numerado con el 612, que el pasado 4 de julio efectuaba su primer vuelo sobre territorio francés, con una duración de 5 horas, pilotado desde una central de control en la Base Aérea BA 709, en Coñac, por miembros del Escuadrón 1/33 "Belfort", encargados de operar este sistema.

Esta Unidad de la Fuerza Aérea gala, o  Armée de l´Air, tras dar de baja hace años sus aviones Mirage F-1CR de reconocimiento, aprovecho ese bagaje para  empezar  a realizar  operaciones con Remotely Piloted Aircraft System (RPAS),  utilizando inicialmente los aparatos Airbus Defence and Space (DS) Harfang, un sistema basado en el israelí  IAI Heron. Tras desplegarse en el Sahel, el citado sistema hubo de ser reforzado con la adquisición urgente del mucho más capaz sistema de GA-ASI, dadas las necesidades de reforzar la capacidad de Intelligence, Surveillance et Reconnaissance (ISR) en la operació Serval, puesta en marcha en enero de 2013, que en el verano de 2014 pasaría a ser denominada como Barkhane.                                                                                                                         

Hasta el momento, los General Atomics MQ-9 Reaper del Armée de l´Air solo habían volado sobre el amplio teatro de operaciones del Sahel, para facilitar inteligencia captada con sus sensores en favor de las fuerzas francesas que luchan contra el terrorismo, en una inmensa  franja de dicha región, que comprende parte de los territorios de Mauritania, le Mali,  Burkina Faso, Níger  y el Chad.

Este vuelo de pruebas efectuado en Francia es la antesala de las múltiples misiones reales que se van asignar a las  tripulaciones  de este  Reaper basado en Cognac, que empezarán con integrarse en el dispositivo especifico de seguridad aérea, lo que los franceses denominan  Dispositif Particulier de Sûreté Aérienne (DPSA), que se está montando para proteger el desfile del 14 de julio en París. 

Esta parada militar, a la que asistirá el nuevo presidente de la República, Emanuel Macron, es el acto más importante a nivel institucional de las celebraciones que se realizan en la fiesta nacional de Francia. Toda precaución es poca ante la grave amenaza del terrorismo islámico, más tras los precedentes, incluido el mortífero atentado perpetrado en Niza con un camión el 14 de julio del año pasado.

Este primer vuelo ha servido para probar el funcionamiento del RPAS  y sus sistemas de control terrestre, e igualmente para mantener la cualificación de sus tripulaciones en la delicada fase de  lanzamiento y recuperación del sistema, más conocido por la designación de LRE (Launch and Recovery Element).

El objetivo del  "Belfort" es volar cotidianamente el Reaper sobre Francia, así como formar a sus nuevas tripulaciones, proporcionando autonomía al Armée de l´Air en este campo de la instrucción, para el que hasta el momento ha tenido que contar con el apoyo del fabricante y de la fuerza aérea de los Estados Unidos o United (USAF). Está previsto que, en 2019, esta unidad cuente con una decena de MQ-9 Reaper y una treintena de tripulaciones para operarlos, tanto en territorio nacional como en los múltiples escenarios donde están desplegadas sus potentes Fuerza Armadas.

Contando con el  Reaper Nº 612, el 1/33 "Belfort" tiene  un total de seis MQ-9, estando los otros cinco aparatos de la flota desplegados en Niamey (Niger). Recientemente el Armée de l´Air hacía  público que desde la entrada en acción del sistema RPAS, en enero de 2014, se han realizado más de 15.000 horas de vuelo. (Julio Maíz Sanz)

Fotografías:

·Reaper aterrizando en la Base Aérea de Cognac. . Foto: Armée de l´Air.

·El Reaper del escoltado por dos Socata TB 30 Epsilon, también basados en Cognac.  Foto: Armée de l´Air.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.