Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El apoyo real de España al ataque aliado en Siria

Frente a la información facilitada por los medios generalistas el pasado fin de semana acerca de la utilización del territorio español para proyectar medios implicados en el ataque de EEUU a Siria del pasado 14 de abril, podemos asegurar que el destructor USS “Donald Cook” no lanzó sus misiles y puntualizar que los dos aviones cisternas que apoyaron las operaciones aéreas fueron dos Boeing KC-135R Stratotanker.

Tras  el anuncio por los altos mandos de la defensa de los Estados Unidos del ataque lanzado contra el programa de armamento químico del régimen del dictador sirio Bachar Al Assad, la agencia Efe informaba, citando como fuente al Ministerio de Defensa español, que en la operación habían participado dos aviones cisternas de los Estados Unidos basados en Zaragoza y se informaba que un destructor de Estados Unidos con base en Rota (Cádiz) había iniciado operaciones rutinarias en el Mediterráneo Oriental semanas antes del ataque con armas químicas.

Previamente, las redes sociales y a reglón seguido  varios medios nacionales, informaron que desde este destructor, el USS “Donald Cook” (DDG-75), que junto a otros tres navíos similares tiene sede en la Base Naval de Rota, se lanzaron decenas de misiles de crucero BGM-109 Tomahawk. Varios medios citan como fuente de la información del ataque del navío de la US Navy a la web especializada estadounidense USNI News, en la que realmente pone que, aunque el navío de escolta estaba en la región (Mediterráneo Oriental) no disparó ningún de sus misiles de crucero, según fuentes del Pentágono.

De hecho, en un ejercicio de transparencia informativa, este último organismo ha informado exactamente desde donde se han lanzado los 105 misiles con los que se habría cumplido el objetivo político/militar de contestar al ataque con armas químicas del Gobierno de Damasco con un ataque limitado, que no ha causado víctimas entre la población civil siria.

Respecto a los dos aviones cisternas, se afirma también que eran turbohélices Lockheed Martin KC-130J Super Hercules de los Marines basados en la Base Aérea de Morón (Sevilla), cuando los que realmente han realizado la misión de reabastecimiento han sido dos reactores Boeing KC-135R Stratotanker que están desplegados en la Base Aérea de Zaragoza.

En concreto, el pasado 28 de marzo llegaban a la referida instalación aragonesa del Ejército del Aire dos de estos aparatos, pertenecientes al 100 ARW (100th Air Refueling Wing) desde su aeródromo base, el denominado RAF-Mildenhall, una base técnicamente de la RAF (Royal Air Force) británica cedida a Estados Unidos.

Posteriormente, un tercer aparato del 100 ARW llegaba a Zaragoza. El 2 de abril, la web de la citada unidad de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Europa o USAFE (United States Air Force Europe) confirmaba el despliegue de dos de sus KC-135 y aproximadamente 75 efectivos. También se afirmaba que el despliegue temporal en Zaragoza estaba destinado a  continuar el apoyo a la operación “Juniper Micron”, con la que se respalda el esfuerzo de la Fuerza Aérea francesa que lucha contra el terrorismo islámico en Malí y otros países del Sahel.

Chocaba ya en la información facilitada que el despliegue se produjese en Zaragoza, ya que la otra vez se realizó en Rota, mucho más cerca del referido escenario africano, como ya publicó defensa.com.  En todo caso, han sido estos dos KC-135 los que han participado en la operación, repostando sobre el Mediterráneo a los aviones de Estados Unidos participantes, incluidos los dos bombarderos B-1B Lancer, que han realizado la fase más crucial de la operación aérea disparado 19 misiles Lockheed Martin AGM-158B JASSM-ER (Joint Air-to-Surface Standoff Missile-Extended Range). (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Boeing KC-135 de la USAF. Foto: Julio Maíz/defensa.com.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.