Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Raytheon abandona el concurso T-X de la Fuerza Aérea estadounidense

Raytheon ha anunciado que se retira del programa T-X destinado a dotar a la Fuerza Aérea estadounidense (USAF) con un nuevo avión de entrenamiento. La empresa estadounidense estaba aliada con la italiana Leonardo y juntos concurrían con el T-100, una versión adaptada a los requerimientos de la USAF de su entrenador Leonardo Aermacchi M-346 Master en servicio en Italia, Israel y Singapur.

Raytheon participaba como contratista principal pero, según informa en un comunicado, las dos compañías han decidido no seguir juntas en el programa. Raytheon no seguirá si bien no se descarta que Leonardo siga adelante en solitario o buscando un nuevo socio local, aunque dispone de poco tiempo puesto que está previsto que durante este año se anuncie el candidato elegido. En un comunicado, Leonardo anunció que aunque se mantienen confiados en las posibilidades del T-100, las dos empresas no han sido capaces de alcanzar un acuerdo comercial. Ambas anunciaron su alianza en febrero del año pasado.

Los desacuerdos podrían tener su origen en la presión de Raytheon para que Leonardo bajara el precio del avión hasta un 30 % y, por otra parte, en el reparto del control del programa. Como parte de la campaña comercial, Raytheon anunció en octubre que el T-100 se ensamblaría en Meridian, Mississipi. El acuerdo contemplaba que la construcción de los componentes y el premontaje se haría en instalaciones de Leonardo en Italia, mientras que el ensamblaje final y la parte correspondiente al sistema de entrenamiento en tierra se construirían en Estados Unidos.

Recordemos que el pasado 30 de diciembre la USAF publicó finalmente el documento Request for Proposal (RfP) según el cual el programa T-X comprende la sustitución de 420 veteranos T-38C por 350 nuevos aviones valorados en 16.300 millones de dólares. Este año se deberá elegir el ganador del contrato y durante el cuarto trimestre de 2024 conseguir la capacidad operativa inicial (IOC por sus siglas en inglés).

Los otros competidores a los que se enfrentaba la alianza ahora disuelta son: Boeing junto a Saab, que presentaron un avión de nuevo diseño el pasado septiembre y que a finales de diciembre realizó su primer vuelo,  misma opción elegida por Northrop Grumman, mientras que Lockheed Martin, junto a Korea Aerospace Industries, ofrece una variante del T-50A. Aun existen dudas sobre la participación del Scorpion de Textron AirLand, a pesar de que hace poco presentó una “configuración de producción” de su avión.

Leonardo ha tropezado con varios escollos en Estados Unidos ajenos a su propio producto. Hay que recordar el destino de los aviones de transporte C-27J que se iban a quedar la Fuerza Aérea y el Ejército de Tierra. Víctima de una guerra soterrada entre ambos cuerpos, fueron finalmente repartidos entre diferentes unidades, principalmente los Guardacostas. Mal final tuvo también el helicóptero presidencial basado en el Agusta Westland AW-101 que, a pesar de alzarse con el contrato, fue cancelado en 2009. Aunque el contratista principal era Lockheed Martin (el aparato se denominaba VH-71 Kestrel), recibió muchas críticas por ser una aeronave fabricada fuera de los Estados Unidos y finalmente en 2014 se eligió a Sikorsky para proveer el nuevo helicóptero, basado en el S-92.

Se da la circunstancia de que Raytheon reemplazó a General Dynamics como contratista principal junto a Leonardo. En esta alianza participan también la empresa canadiense de simuladores CAE y el constructor de motores Honeywell, que aportaría los dos motores F-124. Raytheon ofrecía el T-100 con un sistema integrado de entrenamiento táctico  denominado Embedded Tactical Training Simulation o ETTS. Esta alianza se basaba en una apuesta segura o de bajo riesgo, al concurrir con un avión que ya está en servicio en varios países y cuyo origen está en un proyecto conjunto de Aermacchi y la rusa Yakovlev  para el desarrollo de una aeronave de entrenamiento que terminó derivando en dos (el M-346 y el Yak-130). Se trata de un avión biplaza de entrenamiento militar avanzado, con propulsión biturbina, capacidad de ataque ligero y alta maniobrabilidad. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·T-100 basado en el M-346 (Raytheon)

·T-100 Ground Based Training System (Raytheon)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.