Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los convoys no tripulados del U.S. Army

El sistema Autonomous Mobility Applique System, más conocido como AMAS, de Lockheed Martin, que permite convertir en no tripulados camiones logísticos, será una realidad en un breve espacio de tiempo y podrá verse instalado en los camiones del Ejército de Tierra estadounidense. Así lo ha afirmado el presidente de la división Tactical Missiles de Lockheed Martin, Frank St. John en una reciente entrevista en la web especializada Military.com.

El AMAS, del que nos venimos ocupando en defensa.com desde hace años, es un programa conjunto entre el Ejército y los marines estadounidenses que consiste básicamente en modificar vehículos logísticos existentes para que puedan funcionar como vehículos no tripulados terrestres. Está formado por un conjunto de sensores, otro de actuadores que inciden sobre los mandos del vehículo como la dirección o los frenos y un ordenador central que procesa la información captada por los primeros y actúa sobre los segundos  en función de ciertos algoritmos. La última evolución del software, en la que se trabaja actualmente, pretende guiar automáticamente al camión hacia un centro de almacenamiento, recoger una carga determinada y transportarla hasta otra ubicación.

Esta tecnología acumula ya catorce años de desarrollo en los que se ha instalado en nueve vehículos distintos y se han realizado más de 55.000 horas de rodaje. Ahora el TARDEC (Centro de Investigación, Desarrollo e Ingeniería de Vehículos Blindados del Ejército de Tierra Estadounidense) está listo para realizar la última prueba, que tendrá lugar en verano en un ejercicio convencional y de resultar positivos los resultados, podrían encargarse entre cien y doscientos sistemas para convertir en no tripulados camiones logísticos. 

Pruebas exitosas

En enero de 2014 tuvieron lugar las primeras pruebas de entidad, en las que se demostró el funcionamiento de un convoy de camiones no tripulados totalmente autónomos en áreas urbanas y combinando vehículos de diferentes tipos. En Fort Hood, Texas, el convoy se enfrentó a dificultades del entorno urbano y rural como obstáculos en medio de la ruta, cruces, tráfico o peatones caminando cerca de la ruta o entrometiéndose en ella. La demostración consistió en la formación de un convoy de camiones de distintos tipos como el M915 y el PLS (Palletized Loading System o PLS) del US Army equipados con componentes del programa AMAS.

El programa AMAS ha pasado por distintas fases ya que mientras que en la JCTD o Joint Capability Technology Demostration (Demostración Tecnológica de Capacidad Conjunta) se quería aumentar la seguridad de los conductores de vehículos de un convoy, en la fase CAD o Capabilities Advancement Demostration (Demostración de Capacidades Avanzadas) se pretendía directamente eliminar al conductor de la cabina. Para poder funcionar de manera autónoma, los camiones emplean un kit de dispositivos que incluyen receptores GPS o sensores laser.

En junio del mismo año tuvo lugar en instalaciones del Departamento de Energía estadounidense en Carolina del Sur la segunda serie de pruebas con un convoy de camiones no tripulados. En aquellas pruebas, denominadas CAD-2, se probó la capacidad de un convoy militar no tripulado para operar satisfactoriamente y con seguridad en diferentes entornos. El convoy estaba encabezado por un vehículo líder sin tripulación que era seguido por un grupo de seis camiones también sin tripulación que recorrieron incluso autopistas a velocidades de 65 km/h.

Diferentes vehículos integraban este convoy, entre ellos camiones del tipo FMTV Family of Medium Tactical Vehicles), un camión del tipo MTVR (Medium Tactical Vehicle Replacement), dos camiones para carga paletizada (PLS o Palletized Load Systems), dos cabezas tractoras M915 con remolque y un transporte pesado HET (Heavy Equipment Transport).

Con programas como este, el Pentágono podrá materializar en los próximos años su objetivo de extender el uso de sistemas no tripulados en el campo de batalla, sobre todo en misiones de alto riesgo como es la conducción de convoys de suministros en zonas de conflicto, objetivos habituales para los ejércitos enemigos y las fuerzas irregulares. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Uno convoy durante una de las pruebas (Lockheed Martin)

·El convoy de las pruebas de junio de 2014 (Lockheed Martin)

·Camiones PLS por pistas de tierra conduciéndose autónomamente (Lockheed Martin)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.