Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El “USS Porter”, tercer destructor del Escudo Antimisiles, llegará a la Base Naval de Rota el 30 de abril

(defensa.com) El próximo jueves, 30 de abril, el “USS Porter” (DDG 78), tercero de los cuatro destructores de la clase Arleigh Burke de la Us Navy dotados con sistema de defensa contra misiles balístico BMD (Ballistic Missile Defence), desplegados en la Base Naval de Rota (Cádiz), en el marco del escudo antimisiles de la OTAN, arribará al puerto español sumándose a los ya desplegados,  el “USS Donald Cook” y el “USS Ross”, que llegaron el pasado año. Será recibido en la base con una ceremonia formal, en la línea de la que tuvo lugar con el arribo de los dos anteriores destructores. Si se cumplen los plazos marcados por EEUU, el cuarto y último navío que integrará esta flota basada en suelo español, el “USS Carney” (DDG 64), llegará a Rota el próximo mes de junio.

El primero de los cuatro destructores con capacidad contra misiles balísticos, el “USS Donald Cook” (DDG 75), dotado del sistema de combate Aegis y modificado para tener la capacidad de disparo de los misiles SM3, llegó a Rota en febrero de 2014, en junio de ese mismo año lo hacía el “USS Ross” (DDG 71), que salía de la base de Norkolk el  3 de junio. Estos navíos forman  así parte de la contribución de Estados Unidos a la arquitectura de defensa antimisiles de la OTAN, según acuerdo de la Cumbre de Lisboa de noviembre de 2010. El entonces secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, anunciaba que la US Navy estacionaría 4 navíos dotados con el sistema Aegis en Rota. La idea era mantener en el Mediterráneo de forma permanente al menos 2 dotados con este sistema antimisil, con los que cubrir esta zona, formando parte del escudo de la Alianza y siendo una pieza clave de la fase de adaptación y aproximación del plan European Phased Adaptive Approach (EPAA) en Europa del sistema BMD.

Cuando en octubre de 2009 el presidente Obama decidió desplegar el sistema de escudo antimisil en el Mediterráneo, el Pentágono se puso a trabajar en el proyecto, decidiendo finalmente que el mejor punto para situar a los navíos de la US Navy encargados de cumplir la misión era España, y más concretamente la Base Aeronaval de Rota (Cádiz). Lo que la US Navy consigue basando la fuerza en Rota es evitar el largo tránsito del Atlántico, por lo que podrá tener permanentemente patrullando, al menos, 2 destructores, uno en el Mediterráneo Occidental y otro en su parte Oriental, quedando otro en reserva o para reforzar la fuerza, pudiendo permanecer el cuarto navío inmovilizado en los astilleros o el puerto, sujeto a tareas de mantenimiento.

UNA GRAN BAZA PARA ESPAÑA
Durante la ceremonia de llegada del USS Donald Cook, un alto mando español recordó que la cooperación y el adiestramiento conjunto es una de las ventajas inmediatas para la Armada, además del impacto económico en la región, que empieza con el contrato firmado con la empresa Navantia, cifrado en unos 150 millones de euros, para que realice el mantenimiento de los buques. Un total de unos 1.300 miembros de la US Navy, desglosados en unos 1.265 marinos y 35 miembros del grupo de apoyo, más unos 2.100 familiares, una vez completado el despliegue de los 4 DDG, se instalarán en la Base Naval de Rota, lo que supondrá un coste anual previsto por la US Navy de unos 100 millones de dólares. Estos militares se sumarán a los 4.400 estadounidenses (entre militares y civiles) que ya trabajan y residen en la base andaluza, aunque todavía quedará lejos la cifra de las 11.000 personas que albergó Rota durante el momento álgido de su empleo, allá por los años setenta.

La puesta en servicio del novedoso sistema de combate integrado Aegis, que fabrica Lockheed Martin, cuyo principal sensor es el radar AN/SPY-1D, se empezó a gestar durante los años ochenta, cuando el presidente Reagan desarrolló el sistema de defensa de la denominado Guerra de las Galaxias. Se integró al principio en los grandes y costosos cruceros de la Clase Ticonderoga, aunque enseguida una nueva Clase de destructores, los Arleigh Burke, pudieron integrar el sistema. El nuevo diseño naval, que desplaza unas 8.400 ton. y tiene una eslora de 154 m., se ha convertido durante estas tres décadas en la espina dorsal de la US Navy. Actualmente tiene un total de 62, estando previsto que los astilleros estadounidenses entreguen los trece que completarán la Clase, en los próximos años.

Obviamente, estamos ante un diseño en constante evolución, lo que ha permitido pasar de ser un buen DDG antiaéreo a un polivalente sistema con capacidad antimisil, una modernización que se está aplicando a varios de los navíos ya en servicio, como es el caso de los 4 que tendrán base en Rota. Habría que recordar que la empresa española Bazán (hoy Navantia) fue capaz de adaptar el sistema Aegis en un navío de diseño propio parecido, pero que desplaza solo 5.800 ton., lo que daría paso a las fragatas de la Clase Álvaro de Bazán, o F-100. En total la Armada española tiene actualmente 5 F-100, que pueden trabajar perfectamente con los DDG de la US Navy, dándoles, por ejemplo, escolta ante los peligrosos misiles antibuque ‘rozadores de olas’, cuando los navíos estadounidenses estuvieron centrados en las operaciones antimisil, tal y como nos comentó un experimentado almirante de la Armada.

El principal sistema de armamento, tanto en los Arleigh Burke como en las F-100, son los misiles Raytheon de los modelos RIM-66 y RIM-162, que son disparados mediante un lanzador de 90 celdas (48 en las F-100), agrupadas en el sistema de lanzamiento vertical VLS (Vertical Launching System) MK-41, que se sitúa en la proa del navío, justo  entre la pieza de artillería principal y el castillo de proa. La espectacular evolución de los misiles antiaéreos navales de Raytheon dio paso al RIM-161 Standard Missile 3 (SM-3), que actualmente ya utiliza, además de la US Navy, Japón, cuya principal misión es la de interceptar misiles balísticos de alcance intermedio. El sistema además tiene capacidad antisatélite, al menos contra los que evolucionen en el extremo más inferior de la órbita terrestre.

Estamos ante un sistema espectacular, con un alcance de 500 km., hablando de los de las primeras versiones, RIM-161A/B y C,  Bloque-I y, dado que no faltan los fondos, la siguiente evolución, la D Bloque-II, triplicará esa capacidad. Además, se desarrollará y fabricará una variante con base en tierra, que irá sustituyendo también a los Patriot.  Obviamente, cada nueva versión que se integra necesita de unos complejos y costosos programas de modificación del software del sistema Aegis, que, gracias a su arquitectura abierta, hacen posible la modernización de los navíos dotados con el sistema en un relativamente corto espacio de tiempo. Según los informes preliminares presentados por la US Navy al Congreso de Estados Unidos sobre su programa Aegis-MBD, el número de buques dotados con esta tecnología pasará de 24 en 2011 a los 41 previstos para el año fiscal 2018. (Julio Maíz)

Fotografía:
·USS Porter” (DDG 78)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.