Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Turbinas OK, sistema de combate OK. Solo la propuesta de Navantia cumple los requisitos del contrato de las fragatas australianas

El pasado martes, durante la exposición naval Pacific 2017 el primer ministro australiano Malcom Turnbull anunció que las nueve fragatas del programa SEA5000 serán equipadas con el sistema de combate Aegis de la estadounidense Lockheed Martin. Este anuncio supone la mejora de la posición de la propuesta española de Navantia denominada F-5000 que apuesta por este sistema de combate, ya integrado en los destructores clase Hobart diseñados por Navantia y construidos en Australia por el consorcio ASC.

Navantia se posiciona en buen lugar después de atesorar 20 años de experiencia con el fabricante estadounidense Lockheed Martin, responsable del sistema de combate Aegis instalado en las fragatas F-100, las F-310 noruegas y los destructores AWD clase Hobart. La integración del Aegis en las otras propuestas presentadas por BAE Systems y Fincantieri con las tipo 26 y FREMM supondría asumir mayores costes y plazos de integración, con lo que la propuesta de Navantia se posiciona con ventaja. Más aún cuando la Royal Australian Navy (RAN) ha manifestado en repetidas ocasiones que quiere que la construcción de las nuevas fragatas comience en 2020.

Para la Royal Australian Navy, apostar de nuevo por el Aegis supone continuar con un sistema de combate que ha asegurado la operatividad con sus aliados estadounidenses y japoneses, con los que la RAN colabora intensamente.

Aunque no se haya especificado, es de su poner que la capacidad del sistema Aegis para localizar e identificar blancos aéreos a larga distancia, incluso misiles balísticos en las últimas versiones, habría influido positivamente en la elección de este sistema dado el peso de las amenazas china y norcoreana en la región y dadas las buenas relaciones de Australia tanto con Estados Unidos como con Japón.

Asociado al sistema de combate Aegis, las nuevas fragatas contarán con el radar CEAFAR desarrollado entre Australia y Estados Unidos y del que hemos venido informando en defensa.com por su interés para la futura fragata F-110 de la Armada española. Se trata de un radar de escaneado activo del tipo AESA que opera en banda S y en el que la australiana CEA ha colaborado con la estadounidense Northrop Grumman.

Propulsión

Más desapercibido ha pasado el acuerdo al que llegaron el pasado 27 de septiembre el fabricante estadounidense GE Marine Solutions y la empresa australiana RJE Global para fabricar en Australia las turbinas de gas LM2500 del primero. SE trata de la planta propulsora predilecta por la RAN, de hecho el cien por cien de las turbinas de gas de los buques de la RAN son de este modelo. Por ello es de esperar que siga dotando a sus más modernos buques, incluyendo las nuevas fragatas del programa SEA5000.

Las dos empresas han firmado un Memorando de Entendimiento por el cual RJE Global ensamblará módulos de las LM2500 y fabricará componentes para este equipo. Se da la circunstancia de que RJE Global ya tiene experiencia en esta tecnología puesto que ha trabajado con la versión montada sobre remolque de la LM2500 que es empleada como unidad generadora de potencia para industrias donde opera RJE Global como la minería o las infraestructuras.

Este anuncio es de importancia para Navantia puesto que la turbina LM2500 de GE Marine Solutions es la que dotaría a las fragatas F-5000 de Navantia, como parte del sistema de propulsión del tipo CODOG (COmbined Diesel Or Gas) similar al elegido para los destructores Hobart. Junto a las dos turbinas, estos cuentan con dos motores diésel. La fragata F-5000 tendrá en común gran número de sistemas y componentes con los destructores AWD como hemos venido analizando, por lo que resultaría lógico pensar que empleen el mismo sistema de propulsión.

En la RAN, la LM2500 es empleada por las actuales fragatas Anzac a las que sustituirán las SEA5000, por los buques anfibios de la clase Canberra (diseñados por Navantia), los destructores Hobart, las fragatas clase Adelaide (basadas en la Oliver Hazard Perry estadounidenses)

Esta misma turbina forma parte del sistema de propulsión de la propuesta de la italiana Fincantieri, basadas en las fragatas FREMM, que emplean una arquitectura del tipo CODLAG (COmbined Diesel-eLectric And Gas) con las turbinas fabricadas por la italiana Avio bajo licencia de GE. Por su parte las fragatas Tipo 26 ofrecidas por BAE Systems apuestan por turbinas de gas MT30 de Rolls-Royce. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·F-5000 (Navantia)

·La turbina de gas LM2500 en configuración naval (GE Marine Solutions)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.